Home Page
Mensajes y comunicados de SOMI
Historia del Teatro
Carlos Somigliana
Fundación Somi
Obras estrenadas
Dramaturgia
NUEVO:
Sobrepoco, la columna de B.C.
Sobretodo,
Revista digital de crítica e investigación teatral
Textos de autores argentinos contemporáneos
Teatro Abierto
Taller En busca de la herencia... 2001
Libros y videos
Staff
Mail
 
Síganos
por Facebook
 
 
Comprar entradas en Alternativa Teatral
 
Repertorio estrenado
 
     
Elenco Julieta Vallina
. Guillermo Arengo
. Roman Lamas
Coreografía   Leticia Mazur
Escenografía Carolina Ruy
Asistente de Escenografía María Laura Muñoz
Realización escenográfica y objetos A&B Realizaciones,
Bana Fernández Rolfi, H. Cosas, Ale Baamonde
Vestuario Roxana Barcena
Iluminación Ricardo Sica
Música Cecilia Candia
Realización de video Lucas Brunetto
Voz en Off  Guillermo Aragones
Fotografía Clara Muschietti
Prensa Carolina Alfonso
Operación técnica Juan Manuel Noir
Asistencia de dirección Marigela Ginard
Dirección

Ana Alvarado

Sala Carlos Somigliana

Agradecimientos: Lorena, Paola, Valentina

Este espectáculo ha sido realizado en su totalidad con el premio obtenido en el Concurso Nacional de Producción Teatral del Instituto Nacional del Teatro.

 

Deshauciada de la experiencia amorosa, Verónica García, abandona la ciudad para hacerse cargo de la dirección de un museo perdido en la estepa patagónica, con el ánimo de quien renuncia a una adicción e intenta una purga de su devastación personal, buscando un efecto balsámico sobre su herida.
Envuelta en sus brumas, escarcha, nieve y viento; una especie de vendaval que se parece al suyo no da tregua. El adentro y el afuera destituyen su frontera.
Siendo el único ser vivo en ese establecimiento, intermitentemente comunica sus peripecias a una amiga de sus tiempos de ciudad como si ella estuviera allí en ese instante y pudiera escucharla.
A pesar de sus “renuncias”; la civilización, la ciudad, los hombres, la directora del museo entrará en relación amorosa con el Gral. De La Serna y el cacique Cushamen, dos embalsamados, reproduciendo su llaga, como si no pudiera dejar de ser la herida que nos infligimos.
También Bálsamo habla de la muerte del cuerpo; no tener ya un cuerpo o tenerlo lastimado sin cabeza en una caja de cristal, o ser una cabeza conferenciante que perdió su cuerpo, con ese discurso civilizado que colecciona lo muerto lo ido lo arrasado exterminado por la civilización, y los gritos ahogados de lo salvaje pugnando por salir; de lo histórico hegemónico (la conquista del desierto y otras), y de lo salvaje femenino también como frontera entre la educación y la necesidad, que termina incendiándose.
Rescatada por la civilización cuando ya es tarde, cuando también se es salvaje en el sentido de “extraviada la razón”; otra frontera que se cruza desde la extrema lucidez del reconocimiento del desierto interior como paisaje a la locura como una especie de ceguera a la que se llega después de haber abierto demasiado los ojos.
La simultaneidad de finales habitados; el final de lo salvaje con su familia, pasada a degüello “de la pira de objetos del museo ardiendo y la caminata por el desierto- del cuerpo sin cabeza que cae en la batalla y es introducido en la vitrina de exposición del museo, el rescate del “nuevo” quien lleva a Verónica García hasta el primer paraje adonde la reconocen” la cabeza conferenciante perdida en el desierto.
Como si todo el caleidoscopio soltara los cristales a la vez para llegar a la oscuridad del apagón final.
No hay frontera entre lo real y lo virtual, el eterno retorno de lo gestado y no parido, la intrascendencia biológica del ser.
Bálsamo es también la fosilización de la máscara de la melancólica abandonada, la oportunidad de verse.
Maite Aranzábal

 
 
 
 

Av Roque Sáenz Peña 943
C1035AAE Buenos Aires, Argentina
E-mail info@teatrodelpueblo.org.ar
Esta sala cuenta con el apoyo del
Instituto Nacional del Teatro
y de Proteatro