Home Page
Mensajes y comunicados de SOMI
Historia del Teatro
Carlos Somigliana
Fundación Somi
Obras estrenadas
Dramaturgia
NUEVO:
Sobrepoco, la columna de B.C.
Sobretodo,
Revista digital de crítica e investigación teatral
Textos de autores argentinos contemporáneos
Teatro Abierto
Taller En busca de la herencia... 2001
Libros y videos
Staff
Mail
 
Síganos
por Facebook
 
 
Comprar entradas en Alternativa Teatral
 
Repertorio estrenado
 
     
Isabel compañera Angie Ambrogi
Marcos compañero Gabriel Kipen
Chuzo compañero Mariano Bicain
Lía compañera Anabela Agostini
Sergio compañero Gastón Courtade
Susana compañera Ivana Averta
Mónica compañera Daniela Zayas
Ricardo compañero Juan Mendoza Zélis
Voces en off compañeros
Juan Palomino
Jorge Brambati
Cristian Bruno
Escenografía y luces compañero Marcelo Salvioli
Vestuario compañera Cecilia Carini
Musicalización y efectos sonoros compañera Malena Graciosi
Grabación en estudios de Kanibal Productora, Forest 804, CABA.
Asistente de vestuario compañera Alma Salvioli
Asistente de Escenografía compañero Iván Salvioli
Realización de Vestuario Sastrería Buenos Aires
Realización Escenográfica Raúl Olivari realizaciones
Maquillaje y peinado compañero Norberto Juárez
Fotografía compañera Valentina Morisoli
Prensa y difusión Leticia Hernando
Asistente de dirección compañero Ariel Nesterczuk
Producción ejecutiva compañera Leticia Hernando
Dirección

compañero Daniel Dalmaroni

Sala Teatro Abierto
Agradecemos a los compañeros Ricardo Sica, Patricia Farag y a todo el Teatro del Pueblo (Fundación Carlos Somigliana)
 

LAS FUERZAS ARMADAS DE LA COLUMNA VERTEBRAL DEL MOVIMIENTO

PRESENTAN

EL SECUESTRO DE ISABELITA
Del compañero Daniel Dalmaroni

Esta obra está dedicada a  las  víctimas de la Triple A y a los desaparecidos durante la dictadura militar en la Argentina.

La clave de esta pieza, como podría ocurrir en una comedia, es el equívoco. Pero a la inversa de muchas obras donde es habitual el develamiento progresivo de una verdad terrible, aquí la verdad es descubierta desde el comienzo de un modo literal: “Yo no soy Isabel Perón” es la primera frase de El secuestro de Isabelita. Desde ese equívoco, los personajes alcanzan una estatura que es a la vez trágica y ridícula, heroica e ilusoria. Esta obra no cuestiona el ideal de la lucha revolucionaria, ni las víctimas del terrorismo de Estado, sino el orden de la creencia: el lugar común de una  “fe revolucionaria” y la posibilidad de confundirla con una fe religiosa.
La fe revolucionaria de los secuestradores de Isabelita no forma parte de una estrategia para la lucha por el poder real, sino una pura creencia que se transforma en delirio. Así los revolucionarios establecen rituales que no entienden del todo, en los que diluyen su propia identidad personal y su voluntad, sumidas en un ideal que los excede y cuyo alcance no pueden precisar.
El abrupto final alude históricamente a la continuidad de la acción de la dictadura tanto en los crímenes de la triple A, como el operativo “Independencia” en Tucumán, o el llamado “decreto de aniquilación del accionar de los elementos subversivos” firmado por Ítalo Luder durante la presidencia de María Estela Martínez de Perón– .
El secuestro de Isabelita sugiere que la historia también puede ser trágica debido a un  fatal malentendido, a una errónea interpretación de sus presupuestos, animada tanto por el ideal o la utopía, como por creencias falsas y hasta un mesianismo basado en ilusiones tan contundentes como la metáfora de un sosías de Perón.  

 
 
 
 

Av Roque Sáenz Peña 943
C1035AAE Buenos Aires, Argentina
E-mail info@teatrodelpueblo.org.ar
Esta sala cuenta con el apoyo del
Instituto Nacional del Teatro
y de Proteatro