Home Page
Mensajes y comunicados de SOMI
Historia del Teatro
Carlos Somigliana
Fundación Somi
Obras estrenadas
Dramaturgia
NUEVO:
Sobrepoco, la columna de B.C.
Sobretodo,
Revista digital de crítica e investigación teatral
Textos de autores argentinos contemporáneos
Teatro Abierto
Taller En busca de la herencia... 2001
Libros y videos
Staff
Mail
 
Síganos
por Facebook
 
 
Comprar entradas en Alternativa Teatral
 
Repertorio estrenado
 
     
El General Víctor Hugo Vieyra
El Maestro Cutuli
Diseño de Escenografía y Vestuario Alberto Bellati
Fotografía Enrique Papatino
Diseño Gráfico Jorge Codicimo
Prensa Simkin-Franco
Música Se escucha un fragmento de Casta Diva, de Vincenzo Bellini, interpretada por Joshua Bell (violín) y la Academy of St. Martin in the fields.
Asistencia  de Dirección Silvia Emma Yorio
Dirección

Enrique Dacal

Sala Teatro Abierto

En París con aguacero ha sido distinguida con el 2º Premio del Honorable Congreso de la Nación Argentina / Concurso Anual de Ensayos Legislador José Hernández / Obras Dramáticas 2007.

Agradecimientos: Centro Cultural Gral. San Martín / Teatro Nacional Cervantes

Para la producción de este espectáculo se ha contado con subsidios del Instituto Nacional del Teatro y del Fondo Nacional de las Artes

 

Dícese del bronce
El juego perpetuo de la nostalgia nos devuelve al patio de la escuela donde los bustos de grandes figuras observan circunspectas nuestros recreos. Nosotros tan solo corremos y ensuciamos el guardapolvo, más preocupados por la reacción de nuestra madre que por la mirada grave de los próceres.
En las aulas, los manuales auxilian nuestra ingenuidad, y pretenden pasados y devenires gloriosos. Y aunque siempre será difícil llegar a la verdad, la historia que nos enseñan y aquella que con el tiempo descubriremos, difieren penosamente.
Pero somos chicos. No nos dejamos amedrentar por el futuro. El mundo es una vuelta a la manzana. Nadie ha muerto todavía. El pasado es tan ilusorio como el porvenir. Y si no ahí tenés. Miralo a Don José, con su nariz aguileña y su espíritu desinteresado, buscando la libertad más acá y más allá de los Andes. Grave y austero. Marmóreo. Como un padre severo y virtuoso. Ese hombre no fuma, no bebe, no come, no caga.
Y sucede algo increíble. La historia de este hombre perfecto dura tan solo catorce años y el resto no se sabe. Y hace falta abandonar la infancia para descubrir que hemos sido víctimas de una falsación operística, que el verdadero José ha sufrido reveses aterradores, que le han negado apoyo, que sus móviles eran otros, que ha debido morir en el exilio no por la traición de su par venezolano, sino por aquella de los otros próceres que todavía reposan a su lado en los bronces de la escuela.
Y lo que estos hombres han hecho resulta irremediable. Sus múltiples intereses han destruido documentos, o los han fragmentado con habilidad, para cambiarles su sentido. Las huellas que nos hubieran acercado a la verdad ya no existen o han sido mutiladas. La Patria ha ocupado tantas bocas chapuceras que su semántica se ha perdido.
Y aunque la contradicción nos paraliza, Don José excede los dibujitos de Billiken, las estatuas, los nombres de las avenidas y de los teatros, y logra inexplicablemente que todavía nos conmueva una sospecha de grandeza.
Es una batalla íntima, silenciosa, interior, de esas que defienden utopías olvidadas.
Enrique Papatino

 

Notas para la puesta en escena de En París con aguacero
El exótico militar, de gesto épico y palabra enfebrecida, pasea su solitario y sellado destino por los alfombrados salones del viejo mundo. El Maestro, perseguidor de la belleza y el placer, es un obsequiado en las tertulias que aportan significado al esplendor de la época. El capricho de una tormenta nocturna sitúa en íntimo contexto a los recíprocos desconocidos. El General espeta su pasión al consagrado Maestro, descarga el brillo de su pasada gloria y el dolor de su actual miseria, ladra su fiebre de libertad nunca aplacada. El Maestro, aunque ya con sus sueños de grandeza amortizados, toca el desapacible límite de su propio genio. El personaje revelado queda sin aprehender. El cronista siente vértigo por las alturas propuestas. Y el encuentro no deja huellas…
La fantasía transcurre en París, promediando el Siglo XIX. Es de noche, con aguacero y luz de velas mortecinas. Es un segmento de recta que podría ocurrir en cualquier lugar, actual o del pasado, en el que un rincón para el desvelo se torne excepcional a causa del encuentro entre hombres portadores de sueños inmarcesibles. Sospechados como José de San Martín y Gioachino Rossini, dos interlocutores de aquilatado valor escenifican la profundidad del conflicto existencial.
Enrique Dacal

 
 
 
 

Av Roque Sáenz Peña 943
C1035AAE Buenos Aires, Argentina
E-mail info@teatrodelpueblo.org.ar
Esta sala cuenta con el apoyo del
Instituto Nacional del Teatro
y de Proteatro