Home Page
Mensajes y comunicados de SOMI
Historia del Teatro
Carlos Somigliana
Fundación Somi
Obras estrenadas
Dramaturgia
NUEVO:
Sobrepoco, la columna de B.C.
Sobretodo,
Revista digital de crítica e investigación teatral
Textos de autores argentinos contemporáneos
Teatro Abierto
Taller En busca de la herencia... 2001
Libros y videos
Staff
Mail
 
Síganos
por Facebook
 
 
Comprar entradas en Alternativa Teatral
 
  Repertorio estrenado    
 
 
Natalio
Aldo Braga
Olmos
Juan Carlos Dual
Matagente
Leo Granulles
Gerente
Aldo Pastur
Isabel
María Laura Berch
Escenografía y vestuario
Carlos Di Pasquo
Asistente de escenografía y vestuario
Natalia Simonetta
Realización de escenografía
Eduardo Gallina
Carlos Acosta
Diseño de luces
Di Pasquo - Baccaro
Operadores de luces y sonido
Lautaro Graciosi
Hernán Alcaráz
Fotografía
Magdalena Viggiani
Prensa
Walter Duche
Alejandro Zárate
Asistente de dirección
Vanesa Campanini
Dirección
Julio Baccaro
   
Sala Carlos Somigliana
  Torito Mazzarone, ídolo boxístico de las épocas en que "ningún paquete se animaba al Madison", se apartó de la práctica activa pero no pudo abandonar el boxeo. Sigue ligado mediante Round Producciones, empresa organizadora de combates que es manejada, en lo cotidiano, en lo más prosaico, por Natalio, un dócil gerente que lunes tras lunes deposita en el banco las grandes sumas que se recaudan el sábado.
Natalio, no obstante la decisión que tomó varias veces, nunca se animó a traicionar tanta confianza, hasta que conoce a Benigno Olmos, un pistolero de sospechosa malignidad que se le une para cometer el delito de robarse la última bolsa -más de siete millones de pesos-.
El operativo que ponen en marcha depara sorpresas, giros impensados y modificaciones de rumbo que asombrarán al espectador.
  No se es hombre de confianza de sí mismo. Se es hombre de confianza de alguien. Hombre de confianza es un mérito que uno no posee. Es mérito de quien lo otorga. Quien lo otorga -habitualmente posee una jerarquía superior a la nuestra- se fía de uno. Uno puede hacerse cargo de esa fianza o puede ser desaprensivo con ella, incluso traicionarla. Depende de las estrategias de dominio que los unos y los otros lleven a cabo.

¿Podemos fiarnos, entonces, de alguien? ¿Puede fiarse el "Torito" Mazzarone, Gerente de Round Producciones, de Natalio, su empleado y hombre de confianza? ¿Puede fiarse Natalio de su cómplice necesario, el delincuente Benigno Olmos? ¿Puede fiarse Benigno Olmos de "Matagente,' compinche y sombra de su itinerario bandoril? ¿Puede fiarse Isabel, la secretaria del "Torito" de..?

Cazadores cazados, cada unos de los personajes de la comedia, busca apropiarse de la imagen del otro. Pero como siempre hay una vida que transcurre fuera de la vida vivida frente a uno, esa imagen no puede más que ser parcialmente eficiente, conjetural, una máscara de modales. Y cuando se intenta pactar con ella -negocio, carrera, robo o cualquier otro emprendimiento humano- la imagen traiciona nuestras previsiones, convirtiendo, en este caso, el enredo teatral en una caja de sorpresas.

Las comedias de Perinelli tienen, entre otras, una gran virtud: como en la vida, nada es lo que parece. Ni el hombre de confianza.

Bernardo Carey
 
 
Volver
 
 

Av Roque Sáenz Peña 943
C1035AAE Buenos Aires, Argentina
E-mail info@teatrodelpueblo.org.ar
Esta sala cuenta con el apoyo del
Instituto Nacional del Teatro
y de Proteatro