Home Page
Mensajes y comunicados de SOMI
Historia del Teatro
Carlos Somigliana
Fundación Somi
Obras estrenadas
Dramaturgia
NUEVO:
Sobrepoco, la columna de B.C.
Sobretodo,
Revista digital de crítica e investigación teatral
Textos de autores argentinos contemporáneos
Teatro Abierto
Taller En busca de la herencia... 2001
Libros y videos
Staff
Mail
 
Síganos
por Facebook
 
 
Comprar entradas en Alternativa Teatral
 
  Carlos Somigliana    
 
  Homenaje al pueblo de Buenos Aires
 
(Se acentúan las luces de la sala. Comienzan a escucharse los compases iniciales de la "Marcha de San Lorenzo" hasta que, al iniciarse la parte cantada, el disco rayado repite interminablemente "Febo asoma, ya sus rayos...", "Febo asoma, ya sus rayos...", etc. Para la música, y se escuchan ruidos confusos detrás del telón, hasta que una voz estentórea se impone en medio del desorden.)

VOZ DEL VIEJO
(Gritando) ¡El homenaje va a comenzar de todas maneras!

(Más ruidos y confusión, hasta que, finalmente, se descorre el telón. Cámara negra, decorada con ornamentos patrióticos de tipo convencional, lo más abigarrados y del peor gusto posible. A los costados, sendos palcos son carteles que indican que uno está reservado a "Autoridades" y el otro a "Instituciones y Personalidades". El Viejo, el Joven Barbudo, la Tonta, la Fea y el Cantor están sentados en fila, frente al público, aplaudiendo durante algunos momentos. Luego, el Viejo se incorpora y se adelanta unos pasos.

VIEJO
Señoras y señores, buenas noches: estos aplausos son para ustedes. En efecto, nos hemos congregado aquí esta noche en este acto solemne con el propósito de tributar al noble, heroico y generoso pueblo de Buenos Aires el homenaje que se merece. En unos momentos más, comenzarán a llegar las Autoridades, Instituciones y Personalidades invitadas, y esta magnífica asamblea, bajo la advocación de San Martín de Tours, patrono de la ciudad, alcanzará el espectacular apogeo que ustedes podrán apreciar en toda su espléndida magnitud. Mientras tanto, con el concurso de los distinguidos artistas que me acompañan, daremos comienzo de inmediato a este acto, ya que mis compañeros y yo pensamos...(Mira molesto hacia los demás que, sin prestarle atención, se han levantado también y están acomodando las sillas en el foro, demasiado ruidosamente. El Viejo eleva el volumen de su voz) Mis compañeros y yo pensamos...(Un poco más alto)...Que ha llegado el momento de reconocer públicamente los méritos que adornan a los habitantes de esta ciudad preclara...(Los otros hacen más ruido todavía)...De esta ciudad preclara que...(Volviéndose hacia sus compañeros) Un poco de silencio , por favor...

JOVEN BARBUDO
(A los otros, sin prestarle atención) ¿Todavía sigue con el discurso?

VIEJO
(Más alto) ¡Silencio, por favor!

FEA
(A los otros) ¿Qué dice?

VIEJO
(Gritando) ¡Digo-silencio-por-favor! ¡Pero, caramba, un poco de respeto!

TONTA
(Ingenuamente sorprendida) ¿Dijo carajo?

(El Viejo se atraganta)

FEA
¿A usted le parece, señor, que ésta es la forma correcta de iniciar un acto cívico?

VIEJO
¡Yo no he dicho...eso! ¡Dije caramba! ¡Caramba!

JOVEN BARBUDO
Yo oí carajo. (A la Tonta) ¿Y vos?

TONTA
Carajo.

JOVEN BARBUDO
(A la Fea) ¿Y vos?

FEA
Carajo.

JOVEN BARBUDO
¿Ve? Dijo carajo.

TONTA
(Compasiva) Se le habrá escapado.

VIEJO
(Frenético) ¡Yo no...! (Dirigiéndose a los espectadores) Ustedes son testigos de que estos jovencitos son sordos o imbéciles. Pero no me prestaré a su torpe provocación...¡Eso es lo que son! ¡Provocadores! (A sus compañeros) ¡Ustedes quieren hacer fracasar el homenaje porque están al servicio de vaya a saber qué turbios intereses!

JOVEN BARBUDO
Oiga, eso es difamación.

FEA
¡No tiene derecho a decir eso! ¡Más turbios serán los suyos!

TONTA
Nosotros somos tan patriotas como usted...(Con una risita tonta) Yo, por lo menos, soy muy patriota...

JOVEN BARBUDO
Pero eso no tiene nada que ver con que usted diga carajo, justamente al comenzar el acto.

VIEJO
(Con ganas de asesinarlos) ¡Escúchenme, yo no dije carajo!

FEA
¿Y eso qué es?

JOVEN BARBUDO
¡Lo dijo y lo repite!

VIEJO
(Al borde de las lágrimas) ¡Ustedes me obligaron! ¡Ustedes me obligaron! ¡Yo no quería decirlo! ¡Miserables! ¡Han conseguido empañar sesenta años de conducta intachable! (Se refugia en una silla, al fondo del escenario, con la cabeza entre las manos)

CANTOR
(Hace un rasgueo con la guitarra) Bueno, ¿y ahora?

(Pausa larga. Los actores se miran entre ellos)

JOVEN BARBUDO
(No muy convencido) Por lo menos, terminó con el discurso.

FEA
(Idem) Sí...

JOVEN BARBUDO
¡Este, por supuesto! Pero sobre bases distintas, actuales, modernas...¡Estamos en la época del Caravelle! (Pausa. Los otros miran sin entender). Bueno, ustedes saben, en el arte reciente, la corriente intelectual se ha desplazado del desempeño físico y la continuidad emocional, cuyo fracaso suscita una forma muy inmediata de ansiedad, a la duda sobre las distinciones entre los medios y los estilos, entre el artefacto y el arte; lo que a su vez provoca un sentimiento de ansiedad menos intenso pero más general...

TONTA
(Interrumpiendo) ¿Y si lo llamáramos al viejito?

JOVEN BARBUDO
¿Ahora que nos libramos de él? ¿Con qué objeto?

TONTA
Y...El es el organizador.

VIEJO
(Desde el fondo, tímidamente, como si se estuviese hablando de otra persona) Hay que darle una oportunidad...

JOVEN BARBUDO
(Inflexible) Ya la tuvo.

VIEJO
Es un hombre honorable, a pesar de todo.

JOVEN BARBUDO
¡Honorable...! ¿Con ese vocabulario?

VIEJO
Es el que financia el homenaje...

(Pausa larga)

JOVEN BARBUDO
En fin, quizás podamos darle otra oportunidad...

FEA
Pensándolo bien, es una persona honorable...

TONTA
¡Y, además, los viejitos son tan simpáticos!

VIEJO
(Adelantándose rápidamente y retomando la dirección del espectáculo) Lo primero que viene es la alegoría.

FEA
(Desconcertada) ¿Una ... alegoría?

VIEJO
(Fríamente) Les recuerdo a todos en general. (Dirigiéndose al Joven Barbudo) y a usted en particular, repulsivo joven, que el organizador de este homenaje soy yo. ¡Yo! Ustedes han sido contratados, simplemente, para actuar bajo mi dirección. (La Fea intenta decir algo. El Joven Barbudo se aparta unos pasos, aparentemente ofendido) ¡Basta! No admito más discusiones. (Nadie habla. El Viejo, sin embargo, se da vuelta) He dicho basta. (Dirigiéndose a los espectadores) Pido disculpas por los lamentables incidentes que ustedes han debido presenciar.
Lo cierto es que esta aparente desorganización obedece a que, mientras esperamos a las Autoridades, Instituciones y Personalidades invitadas, quisimos dejar librados algunos aspectos del homenaje a nuestra espontaneidad, a nuestra inspiración, a nuestra...(Se pierde. Luego, a sus compañeros) Bueno, ¿dónde estábamos?

TONTA
En el homenaje

VIEJO
Sí, claro, en el homenaje...¿Pero en qué parte? (Nadie contesta, dirigiéndose al Joven Barbudo) ¡Usted...! ¿En qué parte íbamos?

(El Joven Barbudo habla al oído de la Fea)

FEA
Dice que se niega a dirigirle la palabra.

VIEJO
¿Cómo...?

FEA
Dice que usted lo humilló.

VIEJO
¡Pero esto es inaudito...!

FEA
Dice que él no colabora más hasta que usted no lo desagravie.

VIEJO
¡Un desagravio...! (Parece que va a explotar) ¡Que se vaya! ¡No lo tolero! ¡No quiero ver más esa cara de chimpancé!

TONTA
¿Y el homenaje?

VIEJO
¡Que se vaya! (El Joven Barbudo se retira por el foro, mientras la Fea trata de consolarlo) Tiene que haber miles de actores mejores que este papanatas. Aquí mismo, en la sala, sin ir más lejos... (A la Tonta) Por favor, usted, consígame ahora mismo un actor como éste.

TONTA
¿Ahora mismo? (El Viejo asiente) ¿Como este?

VIEJO
¡Sí, como este! Pero no tan imbécil...(Se retira al fondo del escenario, donde comienza a consultar algunos papeles)

TONTA
(Dirigiéndose al público) ¿Hay entre el respetable público un actor joven, con barba, de pelo negro (o rubio, o castaño), que se llame X.X. (el nombre del actor), pero no tan imbécil? (Silencio. Regresa al lado del Viejo) No consigo otro actor como éste.

VIEJO
(Bufando, a la Fea, que ha regresado) ¿Dónde se metió ese cretino?

FEA
Está llorando. Desconsolado. El no tolera las injusticias.

VIEJO
(Amenazante) ¡Usted...! (Traga saliva) En fin, todo sea por el homenaje. (Sale en busca del Joven Barbudo)

TONTA
Yo no entiendo nada...(A la Fea) ¿Vos entendés algo?

FEA
Mirá, yo estoy empezando a sentir mal olor...

TONTA
(Comprensivamente) Y, en estas cosas públicas siempre hay algún chancho...(Al Cantor) ¿Vos tampoco entendés nada?

CANTOR
(Encogiéndose de hombros) Qué se yo...Yo vine a cantar.

(Regresan el Viejo y el Joven Barbudo)

VIEJO
Yo podría ser su padre...Por eso lo he tratado con cierto rigor...

JOVEN BARBUDO
Y yo podría ser su hijo...Por eso lo mandé a la mierda.

VIEJO
¡Le ruego que modere el lenguaje!

JOVEN BARBUDO
Sí, pero entienda, los conflictos generacionales...

VIEJO
(Interrumpiéndole) De cualquier modo, no he querido ofenderlo. Si lo hice, le pido disculpas...

JOVEN BARBUDO
Lo mismo digo.

VIEJO
Resignemos nuestras diferencias de opinión en aras del homenaje.

JOVEN BARBUDO
Está bien.

VIEJO
Y, por favor, sáquese la mano del bolsillo.

TONTA
¡Que se abracen! ¡Que se abracen!

(De mala gana, los dos se abrazan)

VIEJO
Y ahora, continuemos...(Significativamente, al Joven Barbudo) ¿Por dónde íbamos?

JOVEN BARBUDO
(Con aire de repugnancia) En la alegoría...

VIEJO
Cierto, en la alegoría. (Retoma su lugar frente al público) Decíamos, pues, conciudadanos, que el deseo de ofrendar al pueblo de Buenos Aires la pública alabanza que merece, nos había congregado en este recinto. Y como forma de ejemplificar las señeras virtudes de los hijos de esta ciudad...

TONTA
(Interrumpiéndole) Perdón...¿No esperamos a las Autoridades, Instituciones y Personalidades?

VIEJO
(Sin prestarle atención)...Realizaremos una conmovedora y tocante alegoría, en la que esta señorita (Señala a la Tonta), con su belleza espléndida y un tanto sensual, representará a la Agricultura y Ganadería de nuestros campos ubérrimos; esta otra joven (Señala a la Fea), cuyo espíritu selecto y abierto al goce de las más puras emociones ustedes pueden imaginar, animará el papel de las Ciencias y las Artes que ornan la frente de nuestra amada República, este joven (Señala al Joven Barbudo), cuyo vigor físico y salud excepcional son advertibles a simple vista, simbolizará al Ejército, la Marina, la Aeronáutica, la Policía Federal, la Gendarmería Nacional, la Prefectura Nacional Marítima, el Cuerpo de Bomberos, los Boy-Scouts, los Exploradores de Don Bosco y otros cuerpos uniformados: en una palabra, toda la fuerza marcial que anima en el seno de esta urbe invicta; y, finalmente, el suscripto, en virtud de las canas que ennoblecen su cráneo, jugará el rol del Gobierno, la Política -extrapartidaria, por supuesto-, el Comercio, la Industria, la Banca, las Finanzas, las Relaciones Exteriores y la Jurisprudencia. Comencemos.

(Todos los actores adoptan actitudes forzadas y convencionales)

FEA
(Declamando) ¡Señor...! ¡Señor...! Golpeo a las puertas del Gobierno para advertirle del pavoroso y cruel destino que se cierne sobre la dicha de nuestra patria amada...¡Oh, dulce y paternal señor, escuchadme...!

VIEJO
¿Qué sucede? ¿Qué sucede a las Ciencias y las Artes, predilectas de mi corazón, para que así vengan a quejarse, ululantes, a las puertas de mi rosado palacio?

FEA
Señor, vengo a avisaros del castigo inmerecido que nos amenaza...La Agricultura y la Ganadería tiemblan.

VIEHO
¿Qué dices? Explícate.

FEA
¡El cruel gorgojo diezma las mieses argentinas!

VIEJO
(Mesándose los cabellos) ¡Oh, desgraciado de mí! ¡Oh, malvado gorgojo, mensajero de la Parca! Pero no es tiempo de lamentaciones...Agradezco a las Ciencias y las Artes su ojo perspicaz y su oportuno aviso; y de inmediato tomaré las providencias del caso. (Las Ciencias y las Artes se retiran con gentil reverencia) ¡Hijo mío, dormido Marte, despierta! (El Joven Barbudo se despereza) ¡Desnuda tu espada victoriosa y corre en auxilio de tu hermana, la Agricultura y la Ganadería...!

JOVEN BARBUDO
(Bostezando) ¿Qué sucede, padre mío?

VIEJO
¡El gorgojo se está comiendo a tu hermana!

JOVEN BARBUDO
(Levantándose de un salto) ¿Qué dices, padre?

TONTA
(Interponiéndose antes de que el Viejo pueda responder) Dice el cantor que se va.

VIEJO
(Apartándola y dirigiéndose siempre al Joven Barbudo) Lo que oyes, pero confío en tu denuedo...

TONTA
(Interrumpiéndole) ¡Eh, dice el cantor que se manda a mudar!

VIEJO
(Exasperado, gritando) ¡No interrumpa la alegoría!

CANTOR
(Displicente) Lo siento, pero se está haciendo tarde...

VIEJO
Usted fue contratado...

CANTOR
Hasta las once, once y media como máximo. A las doce, empiezo en la "boite"...Así que si quiere que cante algo, tiene que ser ahora...

VIEJO
(Resignado) Está bien, espere un momentito...(Dirigiéndose a los espectadores) Respetable público: un detalle de orden técnico nos obliga a hacer un alto en el desarrollo de la alegoría que ustedes estaban siguiendo con visible interés. El forzoso intervalo será amenizado con canciones y melodías que, sin duda alguna, retemplarán nuestro entusiasmo patriótico y nuestro fervor ciudadano. (Antes de que termine de hablar, el Cantor comienza a tocar la guitarra. Conviene que la introducción se prolongue un poco para crear el clima adecuado)

CANTOR
(Cantando. Aire de milonga)

Digo que quiero a Buenos Aires
pero te estoy queriendo a vos,
muchacha trémula y morena
que te me fuiste sin adiós,
que te me fuiste a no sé dónde
aunque hoy estés donde yo estoy.
Y si te busco en esa calle
que alguna vez fue de los dos,
y si me paro en esa esquina
bajo la sombra de tu voz,
y si me tomo una ginebra
por lo que fuiste y ya no sos,
digo que quiero a Buenos Aires.
....................................................
Digo que quiero a Buenos Aires,
pero te estoy queriendo a vos.

(Al terminar, nadie aplaude ni hace comentario alguno)

CANTOR
(Al Viejo) ¿Le gustó?

VIEJO
Sí, muy linda...¿Pero qué tiene que ver con el homenaje?

CANTOR
Perdón...

VIEJO
Claro, estábamos haciendo una alegoría...Yo creí que usted interpretaría algo alusivo.

CANTOR
¿Y cómo quiere algo alusivo a "eso" que estaban haciendo?

VIEJO
Qué se yo, una marcha patriótica, por ejemplo...O el Pericón Nacional...

CANTOR
(Con escasa convicción) Ahá...

VIEJO
¿Se da cuenta?

CANTOR
Si usted quiere que cante algo alusivo, tiene que referirse a un tema concreto.

VIEJO
(Pensativo) Sí, claro, un tema concreto...(A los restantes actores) ¿Alguno de ustedes tiene un tema concreto al que referirse?

TONTA
¿Y la alegoría, que estaba saliendo bien?

VIEJO
Eso va después...Algo concreto que tenga que ver con el homenaje.

FEA
Sugiero que nos refiramos a la implantación de la Ley de la silla en la Argentina.

VIEJO
No, eso suena a socializante. No hagamos divisiones ideológicas.

JOVEN BARBUDO
Personalmente, pienso que lo que caracteriza a las nuevas generaciones, es la noción de la voluntariedad de la conducta y el conocimiento de la obligación de obrar, paralizada por resistencias que, aunque reconocen raíz intelectual, no se manifiestan en el plano racional sino que adquieren general y significativamente una expresión sensorial con retroyección a lo atávico, es decir, una forma típicamente contracultural.

VIEJO
¿Eso es un tema concreto?

JOVEN BARBUDO
¡Saque las conclusiones! ¿Qué quiere? ¿Un esquema? ¿Una fabulita con moraleja y todo? ¡Estamos en la era de la IBM barra tres sesenta!

VIEJO
¿Y eso qué tiene que ver? ¡Yo lo que quiero es un tema concreto!

TONTA
Bueno, cada uno es libre...

VIEJO
(Interrumpiéndole) ¡Qué libre ni qué ocho cuartos! (Enfurecido) ¡Libres! (Cambiando de tono, ahora pensativo) Libres...Ahí está...¡Ya lo tengo! (Se dirige a los espectadores con aire de suficiencia y carraspea para aclarar la voz) Amigos nuestros: Rastreando los orígenes nebulosos, auscultando el presente incierto y adivinando el esplendente porvenir, se advierte sin dificultad que Buenos Aires ha nacido nimbada con el signo luminoso de la libertad. (Con tono cada vez más solemne y engolado, se trepa a una silla y se dirige a sus compañeros) Quizás sea esta alta...elevada...empinada palabra, la que mejor defina el ser íntimo de Buenos Aires. (Con ademanes de orador de barricada) Buenos Aires ha nacido con vocación lebertaria y ello explica el desarrollo a veces anárquico, tumultuoso siempre, de este pueblo que, como lo ha demostrado en innúmeras ocasiones, antes que la esclavitud, prefiere la muerte.

TODOS
(Contagiados por el tono fervoroso del Viejo) ¡Viva la libertad!

VIEJO
No en vano los porteños han ofrendado miles de vidas en aras de ideal tan sublime; no en vano las madres han educado a sus hijos como cachorros de leones; no en vano las doncellas han reservado sus honestos ardores para premiar con ellos a quienes venían de derrotar al enemigo en desigual pelea...¡No en vano, no! ¡La libertad era el acicate permanente; la libertad era el galardón preciado; la libertad era el objetivo improrrogable...!

TODOS
(Cada vez con mayor entusiasmo) ¡Viva la libertad!

VIEJO
¡Este pueblo sabe luchar por la libertad! Por eso, cuando la negra nube de la tiranía se cernió sobre las almas porteñas; cuando un déspota furioso quiso encadenar los brazos bellos pero fuertes de la gran ciudad; cuando llenó con sus hijos más preclaros las cárceles y mazmorras...

TODOS
¡Viva la libertad!

VIEJO
...las cárceles y mazmorras más infectas; cuando olvidó la función civilizadora del libro y exaltó el destino pedestre de la rural alpargata...

TODOS
(Excepto el Cantor) ¡Viva la libertad!

VIEJO
...Cuando abrió las compuertas del aluvión zoológico para castigar la urbanidad de los porteños y ensuciar sus primorosos "faubourgs"...

TODOS
(Excepto el Cantor y la Fea) ¡Viva la Libertad!

VIEJO
...Cuando hizo añicos el sueño de tantos pequeños propietarios, viejecitos jubilados, sancionando una bárbara y totalitaria Ley de alquileres...

TONTA
(Tímidamente) ¡Viva la liber...! (No alcanza a terminar, emitiendo en cambio una risita tonta)

VIEJO
Cuando...(Mira a los demás como esperando aliento) Cuando...(La silla cede bajo su peso y el Viejo cae al suelo. Mientras los demás lo auxilian, el Cantor arranca)

CANTOR
(Cantando. Aire de valsecito criollo)

La libertad es como una botella,
forma tan pura que a todos deslumbra,
aire tallado con puntas de estrella
y una nostalgia de sol en penumbra.

Pero el que quiera quedarse con ella
debe saber si en verdad le conviene
y antes que compre la hermosa botella
yo le aconsejo probar qué contiene.

¿Será tinta roja o vino?
¿Será Coca-Cola o ron?
¿Será Pepsi o marraschino?
¿Será pis o semillón?

Aunque el envase consiga tentarle
tenga cuidado con esa elección,
y a la etiqueta es mejor desconfiarle:
hay demasiada falsificación.

Y sobre todo yo no me fiaría
de los botelleros que hay en la ciudad,
que compran y venden botellas vacías,
que compran y venden nuestra libertad.

¿Será tinta roja o vino?
¿Será Coca-Cola o ron?
¿Será Pepsi o marraschino?
¿Será pis o semillón?

VIEJO
(Melancólicamente, terminando de sacudirse la ropa) Hubiera sido mejor que siguiéramos con la alegoría.

CANTOR
¿Por qué? ¿No le gustó la canción?

VIEJO
No, al contrario, me gustó mucho...

JOVEN BARBUDO
(Interrumpiéndole) Lo que pasa es que los temas que usted elige...Porque , la libertad...

FEA
Sí, francamente...

JOVEN BARBUDO
Y, encima, la forma de encararlo...

VIEJO
(Picado) ¿Qué tiene mi forma de encararlo?

JOVEN BARBUDO
Mire, no quiero pelearme otra vez, pero es una retórica insoportable...

VIEJO
(Con aire de suficiencia) Jovencito, yo cultivo la oratoria clásica; yo, como Demóstenes, Cicerón y Belisario Roldán, admiro la armonía y regularidad del período...

TONTA
(Con una risita escandalosa) Ay, este hombre dice cada cosa...

JOVEN BARBUDO
Sí, fíjese en los resultados...

VIEJO
(Pensativo) ¿Usted cree que deberíamos volcarnos más a lo cultural?

JOVEN BARBUDO
Exactamente.

VIEJO
Algo menos comprometido, ¿no?

JOVEN BARBUDO
Usted lo ha dicho.

VIEJO
¿Algo así como la poesía, o esas cosas?

JOVEN BARBUDO
Y, podría ser...¿Qué le parece si hacemos un "happening"?

VIEJO
¿Qué?

JOVEN BARBUDO
Un "happening"...(Tratando de explicarle) Un espectáculo audiovisual...

VIEJO
¿Pero cómo es la cosa?

JOVEN BARBUDO
No se lo puedo explicar en dos palabras...¡El asunto es hacerlo!

TONTA
Oigan, ¿por qué no hablan de cosas que todos entendamos?

VIEJO
¿Ve? Sí, yo también me inclino por algo más tradicional. Algo así como la poesía, ¿comprende?

JOVEN BARBUDO
(Sin mucho interés) Y, bueno, podríamos...

VIEJO
(Interrumpiéndolo) Sí, eso es, cuento con su ayuda. Prepárese, que yo haré el introito. (Mientras el Joven Barbudo sale, el Viejo se dirige nuevamente al público) Les ruego no impacientarse, mis queridos amigos. A pesar de todos los inconvenientes, este homenaje se desarrollará con absoluta normalidad. Ya estamos llegando al meollo de la cuestión, con perdón de la palabra. No nos asustemos de las palabras... ¡Al contrario! Quizás ellas nos den, mejor que nada, la exacta dimensión de Buenos Aires, la dimensión poética, trascendente, metafísica de Buenos Aires. (Se va entusiasmando) Porque Buenos Aires, mis amigos, mejor dicho, mis hermanos, ha nacido nimbada por el signo luminoso de la poesía. Desde aquella endecha lastimera de Almafuerte : "Llora, llora, urutaú en las ramas del yatay...", hasta el apóstrofe viril de José Hernández: "Ya no existe el Paraguay, donde nací como tú!", Buenos Aires ha sido el asiento natural, la morada dilecta de la Poesía. Lo prueban los suplementos dominicales de "La Nación" y "La Prensa"; lo prueban los innúmeros poetas de tono menor pero sentimiento profundo que proliferan en la Administración Pública; lo prueba, en fin, el prepotente epigrama orillero que proclama: "¿Será nena, será varón?/Si querés saberlo, subí al camión", estampado en la culata fornida de un camión arenero.(Entra el Joven Barbudo con una pila de libros que distribuye entre sus compañeros) A continuación, mis compañeros y yo honraremos a esta ciudad, que es la nuestra, del modo más adecuado al espíritu de Atenas del Plata, interpretando con todo sentimiento algunos bellos poemas seleccionados por este joven (Señala al Joven Barbudo), que, si bien se exhibió hace algunos momentos ante ustedes recubierto por la viril túnica de Marte, esconde bajo su exterior rudo y un tanto desagradable un espíritu digno de ser revestido por la toga de Apolo.

(El Joven Barbudo se adelanta)

TONTA
(A la Fea) La Toga es un jabón, ¿no?

VIEJO
(Severamente) ¡Sssshhh!

(Inicia los aplausos al Joven Barbudo, que los demás secundan débilmente)

JOVEN BARBUDO
(Leyendo) "Periplo del infortunio" (Mira alrededor con aire majestuoso. Comienza con un grito) ¡UUUGGGHHH! Este es mi mensaje. Alienado por la cibernética del cuerpo y la astronáutica del espíritu, buceo en mi yo profundo-Gastrointestinal, el universo que se dice real acecha, y cree que yo lo estoy mirando. No advierte, el ingenuo, que yo le intereso, y él a mí simplemente me aburre ¡UUUGGGHHH! (Espera los aplausos que no llegan y finalmente cierra el libro. El Viejo mira a la Fea, que abre a su vez el libro que tiene entre las manos)

FEA
(Leyendo el título del poema que supuestamente debe leer) "Anastomosis del sueño" (Deja caer el libro al suelo) No, no puedo. (Al Joven Barbudo) Disculpame, no puedo.

CANTOR
(Leyendo, etcétera) "El cántico adventicio" (Deja caer el libro)

FEA
"Los placeres redhibitorios" (Lo mismo)

CANTOR
"Cruasfiung" (Lo mismo)

TONTA
(Que ha estado hojeando su libro) ¡Ji ji ji ji ji! Dice culo! ¡Dice culo!

VIELO
¡Cállese la boca! (A los otros) ¿Pero qué les pasa?

FEA
No, no puedo...

JOVEN BARBUDO
(Indignado) ¡Son unas bestias!

TONTA
Es que son muy aburridos...

VIEJO
Pero...¿qué es esto? ¿Un sabotaje? (Parodiando) "No puedo..." "Aburridos..." ¿Y desde cuando ha quedado mal un poco de aburrimiento en un homenaje? (Al Joven Barbudo) ¡Usted también se buscó cada cosa!

JOVEN BARBUDO
¡Yo no podía imaginarme el nivel de esta mersa! ¡Y después hablan de cultura de masas!

(El Cantor empieza a tocar)

CANTOR
(Cantando)

Que se pierda lo que se pierda
pero salvemos la canción,
apretada entre nuestros dientes
como un cuchillo o una flor.

Que se queden con el poema
los literatos de salón,
y se guarden los del Di Tella
el alarido y la explosión.

Que se apodere de los Salmos
el Ejército de Salvación,
de los himnos los militares,
y los místicos de la oración.

Cada cual elija a su gusto
en esta gran liquidación
de toda la literatura
rematada al mejor postor.

Pero salvemos lo que importa
y conservemos la canción,
apretada entre nuestros dientes
como un cuchillo o una flor...

CANTOR
(Al Viejo) ¿Le gustó la canción?

VIEJO
Sí, preciosa, preciosa...Pero así no podemos seguir.

CANTOR
¿Qué pasa?

VIEJO
Fíjese, el público se inquieta, se mueve en los asientos. Ellos vinieron a un homenaje a la ciudad de Buenos Aires...¡Pero esto es cualquier cosa!

TONTA
¿Y si siguiéramos con la alegoría?

VIEJO
Sí, quizás fuera lo mejor...¿En qué parte íbamos?

JOVEN BARBUDO
(Señalando a la Tonta) Cuando el gorgojo se la comía a ésta...

TONTA
¿Quién hace de gorgojo?

JOVEN BARBUDO
Escúcheme, empecemos desde el principio. ¿De quién fue la idea de organizar esto?

VIEJO
¡La idea, la idea! Señor mío, no juguemos con las grandes palabras...A mí me encargaron organizar este homenaje.

FEA
¿Quién se lo encargo?

VIEJO
(Mirando hacia los costados con aire precavido) Se me ha pedido discreción.

FEA
(Suspicaz) Sí, me estoy dando cuenta de que aquí hay gato encerrado...

TONTA
¡Pobrecito!

VIEJO
(Siempre misterioso) A su tiempo, pero se sabrá. Hay altos intereses en juego...

JOVEN BARBUDO
Está bien, está bien, no nos interesan sus secretos. ¿Pero qué instrucciones recibió?

VIEJO
Y...organizar el homenaje.

FEA
¿Entonces?

VIEJO
Los contraté a ustedes, al Cantor, compre globos, encargué "lunch" para cincuenta personas...

JOVEN BARBUDO
(Interrumpiéndole) ¿Pero con qué objeto?

VIEJO
(Desconcertado) Hacer el homenaje...

FEA
No, dejalo; se hace el ingenuo.

JOVEN BARBUDO
¿Pero usted no tiene la menor idea de cómo hacer el homenaje?

VIEJO
(Sacando unos papeles del bolsillo y calándose unas gafas descomunales) ¡Aquí está el programa! ¡Todo está previsto! "Primero: Palabras a cargo del organizador. Segundo..."

JOVEN BARBUDO
¡Yo no le hablo del programa! ¡Le estoy hablando de la idea!

VIEJO
¿Ideas? ¿A qué se refiere, concretamente?

(El Joven Barbudo hace un gesto de abatimiento)

FEA
Te dije que era inútil.

VIEJO
(Bufando, indignado) ¡Ideas! Escúcheme, ya me estoy hartando de que ustedes traten de llevar las cosas a un terreno peligroso. Yo soy mucho más viejo que ustedes, amiguitos, y sé por experiencia que las ideas son ofensivas, despiertan resistencias imprevisibles...

JOVEN BARBUDO
Ya lo sé. La nueva estética, justamente...


VIEJO
¡Eso no tiene nada que ver con las ideas! Ustedes me obligan a decir cosas que no debería, pero...Escúchenme, ¿nunca pensaron en los que están arriba?

TONTA
¿Arriba?

VIEJO
¡Sí, arriba!

TONTA
Arriba está Dios, Nuestro Señor.

VIEJO
¿Y más abajo?

TONTA
Su Santidad el Papa.

VIEJO
¿Y un poquito más abajo?

FEA
El señor Presidente de la República.

JOVEN BARBUDO
Los Señores Ministros.

TONTA
Los señores comandantes de las tres armas.

FEA
El señor Jefe de Policía

TONTA
Los señores Jueces de la Nación.

JOVEN BARBUDO
El señor Intendente Municipal.

TONTA
La señora Comisión Honoraria Calificadora.

FEA
Los señores Jefes de Departamento.

TONTA
Los señores Jefes de División.

JOVEN BARBUDO
Los señores Encargados de 1ª divididos por 2 a la raíz cuadrada de 25.

FEA
Los señores Agentes de la Administración Pública...

JOVEN BARBUDO
...entidades autárquicas...

TONTA
...y/o descentralizadas...

VIEJO
(Interrumpiendo) ¡Está bien, está bien! Creo que, si incluimos a mi santa madre y a mi digna esposa, están todos. (Pausa. Dirigiéndose al público) No sé si se me olvido de alguien; pero, en tal caso, atribúyase a la fragilidad de mi memoria y no al deseo de menoscabar a persona alguna. (Pausa. Se dirige nuevamente a los actores) Después de todos ellos, estoy yo. ¿Cómo pretenden, insensatos, que yo tenga alguna idea que, inevitablemente, molestará a alguna de las potencias celestes o terrestres que aquí se han mencionado?

FEA
(Fríamente). Pero para eso están las leyes...las leyes lo protegen.

JOVEN BARBUDO
Claro.

VIEJO
¿Quién lo duda? ¡Yo me prosterno ante las Leyes! Dicho sea de paso, creo que usted dijo "leyes" con minúscula. Pero no importa...¿Entendió? ¡Me prosterno! Pero, justamente, por eso no olvido la existencia de los artículos 109,110,244,213,211 y 212 del Código Penal que reprimen, respectivamente, la calumnia, la injuria, el desacato, la apología del crimen y la tenencia de explosivos; de la Ley 11.723 que protege la propiedad intelectual; del decreto 4161 -derogado, modificado y ratificado por la Ley 17.401 que apunta a la cabeza de los diecinueve millones de argentinos que merezcan el mote ominoso de co-mu-nis-tas (Esta última palabra la dice en tono muy bajo, no obstante lo cual todos, incluido él mismo, se tiran espectacularmente cuerpo a tierra. Instantes después, el Viejo levanta la cabeza, que había protegido entre sus brazos) ¿Todos ilesos?

JOVEN BARBUDO
(Sollozando) Viejo de mierda...¡Con eso no se juega!

(Todos se levantan y lo atienden, pero él se refugia entre los brazos de la Fea, que lo consuela maternalmente)

VIEJO
¿Y ahora qué le pasa?

FEA
¡Pobrecito! ¡Sufre las consecuencias de la última guerra! ¡Las bombas de fósforo, los campos de concentración...!¡Una generación perdida!

VIEJO
(Dirigiéndose al público). Para aclarar todo posible malentendido, debo recordar al respetable público que nos honra con su presencia que, en unos instantes más, comenzarán a llegar las Autoridades, Instituciones y Personalidades especialmente invitadas. En tal sentido hemos comprometido, entre otras, a la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Sociedad Argentina de Escritores, Sociedad Protectora de Animales, Peña Tradicionalista "El Mangrullo", Colegio de Escribanos, Centro de Almaceneros e Instituto Di Tella. Además esperamos la llegada del farmacéutico don Estanislao Zorraquín, a quien entregaremos el diploma que lo acredita como "Primer Adherente Argentino". En efecto, una detenida compulsa de la prensa sería metropolitana, nos ha permitido establecer que el señor Zorraquín ha batido todos los records mundiales en materia de adhesiones, ya que ha suscripto alrededor de diez mil en los últimos doce años, siendo tales adhesiones sumamente variadas e incluso contradictorias, lo cual revela su independencia y amplitud de criterio.

FEA
Creo que todo tiene su límite...Pido la palabra.

VIEJO
(Sorprendido) Usted dirá.

FEA
Estimo que la conducción tradicional de este homenaje ha fracasado, como era de esperar. No sólo ha conseguido aburrir a los pocos incautos que atrajo, sino que ha emporcado el acto con sucias palabras y ha provocado crisis histéricas en los jóvenes presentes.

VIEJO
¡No le permito...!

FEA
¡Me tiene sin cuidado que me permita o no!

VIEJO
¡La histeria ya la traía puesta!

FEA
Ha provocado deliberadamente el pánico de la concurrencia, con gestos y voces alarmistas.

VIEJO
¡No voy a tolerar...!

FEA
Ha hecho la apología encubierta del Gobierno y de la Sociedad Rural Argentina, de los intereses monopolistas y antipopulares, del pasado oligárquico y la mentalidad extranjerizante...

VIEJO
¡Usted está loca!

FEA
Personalmente, no tengo la más mínima duda de que usted es un agente del imperialismo. (El Viejo la contempla asombrado) En consecuencia, he decidido producir un hecho revolucionario y asumir la conducción "de facto" del homenaje.

VIEJO
Señorita, usted y sus compañeros me tienen harto. En unos instantes más comenzarán a llegar las Autoridades, Instituciones y Personalidades invitadas, y todo volverá a su cauce normal. Mientras tanto, me exilio temporariamente...(Va hasta el fondo del escenario y se sienta en una silla con aire aburrido)

FEA
El lema que presidirá nuestra acción a partir de este momento es "UNIDAD". ¡Por la redención del género humano! ¡Por la formación de un frente único antifascista! ¡Por la lucha contra la segregación racial en Minnesota!¡Por el apoyo al campesinado turco contra las estructuras feudales que lo oprimen!¡Por la aplicación masiva de la vacuna antivariólica a nuestros hermanos bantúes!¡Viva la unidad!

TODOS
(Excepto el Viejo) ¡Viva...!

FEA
Contamos con la adhesión del proletariado (Mira a su alrededor, pero nadie se mueve); del proletariado, digo. (Pausa. Vuelve a mirar)¡Del proletariado con conciencia de clase! (Pausa. Vuelve a mirar) ¿No hay un maldito proletario en este lugar? (Pausa larga. Nadie contesta)

TONTA
(Tímidamente) Yo tengo un tío que trabajaba de mozo...

FEA
(Sin prestarle atención) Contamos con la adhesión del proletariado con conciencia de clase (Da un paso al frente); de los intelectuales, artistas y maestros normales (Joven Barbudo da un paso al frente); de los profesionales, empleados y otros sectores de clase media (Tonta se aproxima); de los elementos lúcidos y progresistas de la Iglesia Católica (Cantor se aproxima); de los terratenientes, empresarios y rentistas con sentido nacional. (Viejo levanta la cabeza sorprendido; luego se incorpora y se aproxima también. Quedan todos formando un círculo alrededor de la Fea) Ahora, gritemos todos juntos: ¡Viva la unidad...!

(Todos al mismo tiempo)

FEA
¡Viva el proletariado con conciencia de clase!

JOVEN BARBUDO
¡Vivan los intelectuales, artistas y maestros normales!

TONTA
¡Vivan los profesionales, empleados y otros sectores de clase media!

CANTOR
¡Vivan los elementos lúcidos y progresistas de la Iglesia Católica!

VIEJO
¡Vivan los terratenientes, empresarios y rentistas con sentido nacional!

(Todos se separan y quedan mirándose con recelo)

FEA
¡Esto no es un frente, sino una bolsa de gatos! ¡Sectarios de izquierda y de derecha! ¡Eso es lo que son! ¡Quedan expulsados!

VIEJO
(Acercándose con aires hipócritamente paternal) ¿Y ahora, hija mía?

FEA
(Tristemente) Ha llegado el momento de la autocrítica. Creo que mi dirección ha fracasado.

VIEJO
¿Entonces...?

FEA
Me autoexpulso. Siento que mi personalidad está atomizada. Tendré que consultar al psicoanalista.

VIEJO
(Ferozmente) ¡Usted se queda acá!¡Vamos a seguir con el homenaje!

(El Cantor comienza a tocar)

CANTOR
(Cantando)

Pienso en la guerra civil española
y de violetas florece mi sangre.
Pero en Villa Cartón
hay un chico con hambre.

Estribillo:

Cuando doblan las campanas,
ya sé que doblan por mí.
Pero para que las oiga,
tienen que sonar aquí.

Pienso en Vietnam y sus muertos me enlutan
porque los siento cercanos y míos.
Pero en Tierra del Fuego
hay un viejo con frío.

Cuando doblan las campanas...

(Etcétera)

Pienso en las bocas que muerden arena
sobre las rutas sedientas de Arabia.
Pero aquí, en Tucumán,
hay un hombre con rabia.

Cuando doblan las campanas...

(Etcétera)

CANTOR
(Al Viejo) ¿Le gustó?

VIEJO
Muy linda, muy linda...Pero tenemos que seguir con el homenaje. (Al Joven Barbudo) Escúcheme, ¿no llegaron las adhesiones?

JOVEN BARBUDO
No.

VIEJO
¿Ninguna autoridad? (El Joven Barbudo niega con la cabeza) ¿Instituciones? ¿Personalidades?

JOVEN BARBUDO
No, nada

VIEJO
(Dirigiéndose al público). Mientras esperamos la llegada de las Autoridades, Instituciones y Personalidades, retomo la conducción del homenaje. Ustedes han asistido al lamentable fracaso de grupos extremistas que pretendieron copar el acto. Por supuesto, no lo consiguieron ni lo conseguirán nunca. ¡Su prédica disolvente no cuajará jamás entre nosotros! Los porteños tenemos una tradición, un estilo de vida, una filosofía, una concepción del mundo, y no permitiremos que sus ideas malsanas infecten nuestros hogares, alteren nuestras sencillas pero sanas costumbres y mancillen nuestras tradiciones veneradas. ¡Amamos demasiado el suelo que nos vio nacer! (Dirigiéndose a los restantes actores) ¿No es así, compatriotas?

JOVEN BARBUDO
(Sin prestarle demasiada atención) Yes. (Dirigiéndose a la Fea) There are no potatoes in the house.

FEA
Put that paper in the table.

TONTA
Give me an orange, please.

VIEJO
(Asombrado) ¿Qué es esto?

FEA
Ssssshhhh...Estamos practicando.

VIEJO
¿Practicando qué?

JOVEN BARBUDO
Our English lesson. Pensamos radicarnos en los Estados Unidos.

VIEJO
(Incrédulo) ¿Radicarse en...?¡Pero , cómo...! (Con voz quebrada por la emoción) ¿Abandonar ...la...tierra...natal...?

JOVEN BARBUDO
No, escúcheme, no me interprete mal. Yo amo a mi patria como a mí mismo. (Con aire de quien da una explicación clara y definitiva) Pero soy médico.

VIEJO
Ahá...(Pausa. Espera una aclaración que no llega) ¿Y...?

JOVEN BARBUDO
¡Pero, señor...!¿Usted ignora que aquí no hay posibilidades de perfeccionamiento?

VIEJO
¿Cómo...de perfeccionamiento...?

JOVEN BARBUDO
¡Claro! De progreso científico, de realización personal...Eso sin hablar del aspecto económico, ¿no?

VIEJO
Bueno, no sé, acá se puede curar, hacen falta médicos...

FEA
¿Y eso qué tiene que ver? Mire, yo no soy médica, sino dactilógrafa, pero allí hay otras oportunidades...

VIEJO
Sí, lo entiendo; pero qué se yo...Dejar la patria, todo...

TONTA
Sí, eso es cierto...Yo por eso me llevo un "long-play" de Gardel.

JOVEN BARBUDO
Después de todo, también se hace patria difundiendo nuestros valores en el exterior. Y eso sin hablar del aspecto económico...

VIEJO
Sí, claro; pero...

FEA
Además, allí hay oportunidades para todo el mundo.

VIEJO
¿Le parece?

JOVEN BARBUDO
¡No le quepa la menor duda!

VIEJO
¿Pero será tanto como dicen?

FEA
Mire, yo tengo un amigo que se fue de lavacopas...Ahora tiene auto, heladera, televisor, de todo...

VIEJO
Pero...¿todo el mundo...?

JOVEN BARBUDO
Cualquiera, mi amigo...

VIEJO
¿Y así...?¿Gente de edad...también...?

FEA
¿No sabe que California es el paraíso de los ancianos?

VIEJO
Sería cuestión de pensarlo, ¿no?

(Cantor empieza a tocar)

CANTOR
(Cantando)

Es sabroso llenarse la boca con la patria
y saborear su nombre como un refresco largo,
pero aquellos que aceptan gustar esa dulzura
han perdido el derecho para escupir lo amargo.

Los que no gusten de ese gusto,
los que no quieran nada de él,
que se vayan a Norteamérica
o que se vayan a Israel.

Queda bien adornarse con antiguos laureles
que otros, en otro tiempo, supieron conseguir,
pero aquellos que aspiren a usar esa corona,
por dentro, con espinas, la deben revestir.

Los que no quieran la corona,
los que no la quieran sufrir,
que se vayan sin que los echen,
rumbo a Roma o rumbo a Madrid.

Nadie nos legó nada, sino una gran tarea,
pero hay que repartirla, casi como queriéndola.
La patria no está hecha, ni lo habrá de estar nunca
y hoy, siempre, todavía, hay que seguir haciéndola.

Que se vayan sin que los echen,
que sin llamarlos volverán,
y de este duro pan que es nuestro,
un pedazo de pan tendrán.

(Al terminar, todos aplauden cortésmente)

VIEJO
(Al Cantor) Escúcheme, quédese tranquilo...Me gustó mucho la canción, aunque...

JOVEN BARBUDO
(Interrumpiéndole) Entonces, nos vamos, ¿no?

VIEJO
(Molesto) Ya vamos a ver, pero éste no es el momento...(Dirigiéndose al público). Respetabilísimo público, este acto está llegando a su momento culminante, mientras seguimos aguardando la inminente llegada de las Autoridades, Instituciones y Personalidades que han querido asociarse a este significativo homenaje...

TONTA
Escúchame, señor, no quiero resultarte pesada, pero todo esto es terriblemente aburrido...¿No podríamos hacer otra cosa?

VIEJO
¡Es muy fácil criticar, señorita, pero usted se olvida de que todo el peso del asunto recae sobre mí...!

TONTA
Pero, justamente, podríamos hacer otras cosas...

VIEJO
(Despectivo) ¡Otras cosas...!¡Ya las hicimos, y fíjese el resultado desastrozo que tuvieron!

TONTA
No, yo decía otra cosa...Algo artístico...

JOVEN BARBUDO
No, escúcheme...

VIEJO
(Pensativo, sin hacerle caso) ¿Algo artístico?

TONTA
Yo puedo colaborar...Estudié danzas españolas.

VIEJO
(Soñador)Lo recuerdo, hija mía, lo recuerdo perfectamente. Tu pobre madre permaneció muchas horas sobre la aguja y yo debí hacer seis mil setecientas horas extras para que tú pudieras realizar esos cursos...(La Tonta lo mira sin comprender. El Viejo repite el bocadillo, mirándola con aire significativo)

TONTA
¡Ah! (Modestamente) Sí, papá...

VIEJO
(A la Fea) Y para que tú, querida, estudiaras tu taquigrafía...

FEA
(Idem) Sí, papá.

VIEJO
Y para que vos, nene...

JOVEN BARBUDO
(Interrumpiéndole) Morite, viejo.

VIEJO
(Pacientemente) Ay, nene, nene...(Dirigiéndose al público) Somos una familia modesta, pobre pero honrada, como tantas otras familias de Buenos Aires. Eramos muy felices, hasta que un drama ensombreció nuestra existencia...

FEA
Quedamos huérfanos de madre en la más tierna edad.

VIEJO
Sí, mi amada esposa desertó...

TONTA
Se fugó con un florista francés...

JOVEN BARBUDO
¡Vamos...!¡Era un verdulero italiano!

VIEJO
Es una triste pero dolorosa verdad...Desde aquel momento aciago, tuve que convertirme en padre y madre de estos cachorros.¡Por favor, queridos míos...!¡Perdonad a aquella desdichada que en un momento de locura os abandonó, vaya a saber por qué motivos insondables!¡Que el cielo la juzgue!

TONTA
Pero si vos le rompías el alma a patadas...

VIEJO
(Sin prestarle atención) Ah, hemos pasado momentos difíciles, momentos en que mi fe flaqueaba...(Señalando a la Fea) Como cuando esta hija querida estuvo a punto de convertirse en una solterona...

FEA
(Suspirando dolorosamente) ¡Papá...!

JOVEN BARBUDO
Hace copias a máquina, sus tarifas son módicas y puede ser llamada al 39-0705

VIEJO
(Señalando a la Tonta) O como cuando esta otra inocente estuvo al borde de dar un mal paso y convertirse en una prostituta...

TONTA
Bueno, viejito, no es para tanto...

JOVEN BARBUDO
(Al público) No hace copias a máquina ni sus tarifas son módicas, pero también puede ser llamada al 39-0705.

VIEJO
(Señalando al Joven Barbudo) O como cuando este querido degenerado estuvo a punto de convertirse en crítico de teatro, que es una mezcla de solterona y prostituta...

JOVEN BARBUDO
(Amenazante) No te metás conmigo, viejo camandulero...

VIEJO
(Reconviniéndolo sin mucha energía) Nene, que hay gente...(Se dirige al público otra vez, enjugando una lágrima furtiva) Pero todo eso ya pasó...Ya han cumplido su vocación...Ya son robustos gajos desprendidos del tronco paterno, al que sólo los unen los vínculos del respeto y del amor...(Pausa) Pienso, señores, que Buenos Aires está lleno de familias como la nuestra, y es en ellas donde se cimienta la grandeza de esta ciudad, y donde se practica el culto de las virtudes domésticas y se fortalece la moral pública y privada...(Vuelve a buscar su pañuelo para secar otra lágrima, pero al parecer advierte la falta de algo. Empieza a buscar en todos los bolsillos, con creciente desesperación, mientras se va transformando en un energúmeno) ¿Quién fue el hijo de puta que me robó la billetera?

TONTA, FEA Y JOVEN BARBUDO
¡Papá...!

VIEJO
¡Qué papá ni qué ocho cuartos!¡De aquí no sale nadie hasta que no aparezca mi billetera!

FEA
¡Escúcheme, viejo estúpido, este cuadro se llamaba "El amor filial" y no terminaba así!

VIEJO
(Con un suspiro de alivio encuentra la billetera y la exhibe con aire triunfal) ¡Menos mal...! Por un momento creí...

JOVEN BARBUDO
¿Usted nos trajo aquí nada más que para insultarnos?

VIEJO
Les ruego que me disculpen, pero me olvidé del papel porque me pareció...

FEA
¡Le habrá parecido lo que quiera, pero no tiene derecho a sospechar...!

VIEJO
¡Al fin y al cabo, la culpa la tienen ustedes!

TONTA
¿Nosotros...?

VIEJO
¡Sí, ustedes!¡Ustedes me hicieron desviar del programa! Si hubiéramos seguido con el programa...(Saca un papel del bolsillo y lee) "1ro.Palabras a cargo del organizador..."

JOVEN BARBUDO
Eso ya lo hicimos...

VIEJO
(Sin prestarle atención) "...2do.Recepción de las Autoridades, Instituciones y Personalidades invitadas..."

FEA
¡Pero si no vino nadie!

VIEJO
(Impávido) "...3ro. Alegoría patriótica. 4to. Reparto de caramelos masticables entre los asistentes..." (Frenando toda posible rebeldía) ¡Basta!¡Se acabó la democracia!¡Se terminó la anarquía!¡Vamos a seguir con el programa! (Enloquecido)¡Las Autoridades, Instituciones y Personalidades deben de estar por llegar! (Al Joven Barbudo) ¡Usted se me va a la puerta del teatro ahora mismo y se queda esperando para recibirlos!

JOVEN BARBUDO
Pero...

VIEJO
¡Y le dice al portero que no me demore las adhesiones!¡Que me las traiga a medida que van llegando!

JOVEN BARBUDO
¡Usted está loco! (Sale)

VIEJO
(Con gran energía)¡Ustedes agarren los caramelos!¡Vamos, ya hemos perdido demasiado tiempo!

TONTA
Pero, escúcheme...

VIEJO
(Sin prestarle atención, retoma su posición frente al público) Llegados a este punto, no puedo sustraerme a participar a ustedes de la emoción que embarga mi espíritu, al comprobar el apoyo que el Comercio y la Industria de Buenos Aires han prestado para la realización de este acto...En efecto, me complazco en anunciar a ustedes que contamos con el auspicio de la firma "Rodriguez, Rodriguez y Compañía", que tiene el agrado de presentarles por mi intermedio, como oferta propaganda, sus exquisitos masticables "Boeing Boeing" (Viejo, Fea y Tonta agarran cada uno una caja de caramelos, y las dos últimas comienzan a recorrer la sala, depositando en las rodillas de cada espectador un paquete, siguiendo la clásica técnica de los vendedores ambulantes de estos productos) En el comercio estos masticables se expenden al precio de veinticinco pesos el paquete; pero en esta ocasión, la fábrica los ofrece a ustedes a sólo diez pesos el paquete, como muestra de adhesión al homenaje que estamos realizando... (Al Cantor) ¡Usted, toque algo alusivo!

CANTOR
¿Algo alusivo?

VIEJO
¡Sí, algo alusivo!

(Cantor comienza a tocar)

CANTOR
(Cantando)

Cuando el Comercio y la Industria
se adhieren a alguna cosa,
es señal de que proyectan
una venta fabulosa.

¡Atención!
¡Precaución!
¡Ojo al ladrón
que no pierde una ocasión!

Puede ser un homenaje,
una exposición, un duelo,
un "happening", un desfile
o el Día del tío abuelo.

¡Atención!
¡Precaución!
¡Ojo al ladrón
que está haciendo promoción!

Pero puede estar seguro
de que algo le venderán:
desde un tranvía en desuso
a un nuevo plan quinquenal.

¡Atención!
¡Precaución!
¡Ojo al ladrón
que no tiene compasión!

Con el Comercio y la Industria
nada le vendrá de arriba.
Usted no debe olvidar
que ellos son las fuerzas vivas.

¡Atención!
¡Precaución!
¡Ojo al ladrón
que va a venderle un buzón!

VIEJO
Oiga, oiga...¿De dónde sacó ese "jingle"?

CANTOR
¿Cómo?

VIEJO
¿Le parece una forma adecuada de promover las ventas? ¿Le parece una forma correcta de manifestar nuestro agradecimiento a la firma anunciadora?

CANTOR
Y, bueno, qué sé yo, tuve que improvisar...

VIEJO
(Bufando) ¡Improvisar! ¡Hay formas y formas de improvisar! ¿Usted cree que el Club de Leones va a estar de acuerdo...?

CANTOR
(Interrumpiéndole) ¿Qué tiene que ver...?

(Entra corriendo el Joven Barbudo, llevando un telegrama en la mano)

JOVEN BARBUDO
(Excitadísimo) ¡Un telegrama!¡Un telegrama de la Municipalidad!

(El Viejo tira al suelo la caja de caramelos que tiene en la mano y recibe el telegrama. Todos se agrupan a su alrededor)

VIEJO
(Trémulo, emocionado) ¡Un telegrama de la Municipalidad! (Dirigiéndose al público) Señoras y señores: estamos en un instante solemne. ¡Han comenzado a llegar las adhesiones, y no dudamos que en pocos minutos más se harán presentes las Autoridades, Instituciones y Personalidades invitadas! (Agita el telegrama) ¡Esta es la prueba de que no mentíamos!¡Esta es la ratificación de la confianza que merecemos! Sabíamos, señoras y señores, que el noble corazón del general Iricíbar (O el Intendente de turno) no podía permanecer insensible a este acto que organizamos en homenaje a la ciudad cuyos destinos dirige con ecuanimidad y acierto...¡Y al fin ha llegado, expresada en conceptuosos términos, su adhesión incondicional y su reconocimiento ilimitado! (Con voz quebrada por la emoción) La espera ha sido larga y por momentos difícil, pero esto nos compensa, amigos nuestros, de todos los sinsabores, de todos los inconvenientes que hemos debido afrontar...(Abre el telegrama, se cala unos gruesos anteojos y se dispone a leerle con aire solemne) "Prohibida realización acto.Colaciónese" (Incrédulo, vuelve a leer) "Prohibida...realización...acto...Colaciónese"

CANTOR
Bueno, a mí se me hizo tarde...A las doce empiezo en la "boite"...

JOVEN BARBUDO
Sí, yo también me voy...Tengo un "happening" en una quinta de Belgrano...

FEA
En realidad, a todos se nos ha hecho tarde...

VIEJO
(Apabullado) Pero...¿Se van ahora...?

TONTA
Y...¿No es cuestión, no...?

VIEJO
No se pueden ir ahora...Tenemos que hablar del tango...De Gardel...Del fútbol, pasión de multitudes...¿No tienen nada que decirme?

JOVEN BARBUDO, FEA, TONTA Y CANTOR
(Se miran.Luego gritando todos a coro)¡Viva el Gobierno...! (De inmediato, salen todos atropelladamente)

VIEJO
(Tristemente, se sienta en una silla) No es el valor, tampoco, lo que caracteriza al noble pueblo...(Pausa larga.Se levanta lentamente, se quita la peluca y, con aire desolado, retoma su lugar frente al público) Señoras y señores: Razones de fuerza mayor nos obligan a suspender el homenaje que habíamos proyectado en honor del pueblo de Buenos Aires. Quizás en otra oportunidad...Porque, a pesar de todo, el pueblo de Buenos Aires merece un homenaje. Supongo que no ha nacido nimbado por nada en especial, pero ha sobrevivido. Ha sobrevivido a dos fundaciones azarosas, catorce revoluciones, ochenta y siete motines, ocho inundaciones importantes, cuarenta y tres epidemias de cierta entidad, diecisiete presidentes civiles y once militares. Ha sobrevivido. Sobrevive.

(Patéticamente, comienza a aplaudir al público, mientras cae el telón)


Buenos Aires, 15 diciembre 1967
 
 
Volver
 
 

Av Roque Sáenz Peña 943
C1035AAE Buenos Aires, Argentina
E-mail info@teatrodelpueblo.org.ar
Esta sala cuenta con el apoyo del
Instituto Nacional del Teatro
y de Proteatro