Home Page
Mensajes y comunicados de SOMI
Historia del Teatro
Carlos Somigliana
Fundación Somi
Obras estrenadas
Dramaturgia
NUEVO:
Sobrepoco, la columna de B.C.
Sobretodo,
Revista digital de crítica e investigación teatral
Textos de autores argentinos contemporáneos
Teatro Abierto
Taller En busca de la herencia... 2001
Libros y videos
Staff
Mail
 
Síganos
por Facebook
 
 
Comprar entradas en Alternativa Teatral
 
Textos de Autores Argentinos Contemporáneos
 
El detective y la niña sonámbula
de Ana Alvarado
 
Ver ficha de la obra en Obras estrenadas del Teatro del Pueblo


ESCENA 1

(En el centro de la escena un taxi inmóvil, se ve al conductor y al pasajero de espaldas. Por detrás del parabrisas se proyecta una filmación de una calle de ciudad con autos y transeúntes. Es el sistema utilizado en las viejas películas cuando se quería representar un auto en movimiento. El taxista y su pasajero hacen pequeños movimientos con el cuerpo simulando los baches, los desplazamientos en las curvas y el giro del volante.)

Pasajero:
(Habla apurado, sin escuchar al otro).



A Fiscales y La Pérgola, tome por Avenida de los Tomates, gire a la izquierda, suba el puente de las arcadas, nunca el de las columnas, gire de nuevo a la izquierda, después a la derecha, a la izquierda a la derecha, a la izquierda y ahí justo se va a encontrar con un callejón, sin salida pero... ahí no es. Es al lado.

(Avalanzándose sobre el Taxista y manoteándole el volante)



¡Por ahí no! ¡Le dije que tomara el puente de las columnas no el de las arcadas! Uf...menos mal que yo siempre estoy atento y dispuesto a resolver los problemas de los demás. ¡Qué hubiera pasado sin mí! Y por favor... ¡Póngase bien el cinturón de seguridad! Si usted está seguro yo estoy seguro.



(Le saca y le pone el cinturón de seguridad al taxista, molestándolo mientras maneja)



¿Mucho trabajo?. Parece que va a hacer buen tiempo. Claro a ustedes no les conviene porque la gente no sube al taxi y si no sube usted no come porque seguro que manejando un taxi gana dos chirolas y un cuarto. Un hombre joven como usted ya debería ir pensando en el futuro. Yo, por ejemplo, soy vendedor de cosas útiles y tengo una hermosa casa, una bella familia, un coche...

¡Qué mala postura tienen usted! ¡La espalda un desastre! En un año o dos...¡Jorobado! Pero...¡Es su día de suerte! Hoy me encontró a mí Y yo, justamente, estoy vendiendo estos almohadillones para prevenir jorobas por malas posturas, que cuestan solamente 15 pesos.

(Se lo coloca por la fuerza, mientras el taxista trata de controlar el auto y está a punto de chocar con otro)



¡Mujer tenías que ser para manejar así! ¡Andá a hacer rulos a la peluquería! ¡Anotá la patente, anotá, no más, qué vas a arreglar con eso!

¡Hay demasiados coches en la calle! Tendrían que resolver el problema del tránsito.



Ya estamos llegando...Le hago el chiste del taxista :¿Usted que estudió arquitectura o ingeniería?

Taxista:
(Hasta el momento sólo gesticuló, negó, asintió y murmuró por lo bajo)
Llegamos. No. Soy detective.

Pasajero:
¿Detective?

Taxista:
Sí. Diplomado. Llegamos, señor. Son doce pesos



(Se detiene la filmación. Se vé una hermosa casa. El Pasajero se baja. Es un hombre corpulento y bien vestido. Se acerca a la ventanilla del chofer para hablarle, dá la cara al público. Vigila que nadie se acerque o los escuche.)


Pasajero:
No se preocupe, le regalos los tres pesos.
¡Detective...¡Tengo un trabajo para usted!. Me viene de perlas un
detective- chofer. ¿Tiene sombrero de detective?. ¡Póngaselo!. No quiero que alguien de la casa reconozca su cara. No es que desconfíe de mi familia, pero..¡Ante todo la seguridad!. Ve ese garage, ahí dentro hay un auto..

Taxista:
(Trata de incluir estas palabras dentro del discurso verborrágico del otro, pero siempre llega tarde)



No preferiría mi dinero. Sí. No...bueno.¡Qué suerte!. Sí. Un poco viejo. No...claro. ¡Cómo va a desconfiar!. Claro. Sí. Interesante. Suele ocurrir.

Pasajero:
Durante todo el día lo uso normalmente.Por la noche lo guardo en el garage en perfecto estado. Cierro la puerta. Guardo las llaves. Por la mañana lo encuentro totalmente desgastado como si hubiese andado 200.000 km: el chasis vencido, el motor destruído, sin una gota de nafta, agua o aceite, las gomas lisas...y tengo que cambiarlo por otro. Tiro un auto por día ¡Qué le parece!



Taxista:
¿Quién vive además de usted en esta casa?



Pasajero:
Mi mujer y mi hija.Mi mujer no sabe manejar.¡Mi hija no querría
perjudicarme!.Faltaba más. Yo la protejo de todos los peligros de la calle. Nada malo de afuera puede entrar a mi casa. Yo decido cuándo y a quién se le abren las puertas .(Va enervándose) ¡Dónde estaría mejor mi hija que protegida en su casa!. ¡Si hacen falta 20 cerrojos, habrá 20 cerrojos!.¡Ningún atorrante, peludo o pelado atravesará nunca la puerta!

Taxista:
Sí . Ajá. No . Claro. Por favor. Por supuesto. No. Sí. No.¡Bueno, acepto!.

Pasajero:
Ni una palabra más. Preséntese para un puesto de chofer esta misma noche.
(El Pasajero se dirige rápidamente a su casa. El Taxista se queda
mirándolo unos instantes y luego arranca su auto. Se va. Vuelve a verse la filmación, pero esta vez hacia atrás, retrocediendo la cinta.)




ESCENA 2



(El Detective camina en dirección a la casa del Pasajero . Se repite el efecto de filmación que indica movimiento. Es un hombre de casi treinta años. Flaco, feo, la ropa de detective le queda mal: el sombrero es demasiado grande y el piloto demasiado chico).


Detective:
El tipo es raro y tiene pocas pulgas. La historia es más rara todavía. Conmigo que no cuente, yo estas películas ya las ví todas... Aburrido, sí, pero vivito y coleando. Bueno...pero qué puedo perder. Es una oportunidad de ejercitar mi talento para los enigmas. ¡Vamos! No puedo perderla!



(En el silencio de la noche se escucha un chistido. Mira, no ve a nadie. Otro chistido. No ve a nadie. Otro chistido. Una extraña sombra se proyecta sobre el Detective. Se asusta y apunta con el dedo aparatosamente hacia todas partes. Aparece una lechuza sobrevolándolo y chistando se ubica sobre la cabeza del Detective. Este trata de sacársela de encima y no puede.)



Lechuza:
Chiiist...chiiist...detective



Detective:
(sorprendido) Qué...¿Qué pasa?



Lechuza:
Cuidado con los ojos de la niña dormida. Ninguna lechuza la supera.



Detective:
No entiendo ...¿Qué niña?. ¿Qué ojos?



Lechuza:
(Mientras se aleja volando). Cuidado, detective que los ojos de la niña sonámbula no nublen tu mirada. Cuidado, detective, cuidado... No olvides regresar antes que se haga de día, detective o no regresarás nunca, nunca, nunca... Antes que se haga de día, detective.



(El Detective sigue caminando preocupado y hablando solo hasta que llega a la casa. Toca el timbre. Desaparecen los paisajes en movimiento. Se abre la puerta y aparece el Pasajero)



Detective:
Buenas noches, señor, vengo por el...



Pasajero:
(No deja hablar al Detective y grita fuerte tratando de que todo el mundo lo escuche). ¿ASI QUE USTED VIENE POR EL PUESTO DE CHOFER?. Sí, sí, YA VEO SUS ANTECEDENTES. Está contratado. Su función es cuidar mi auto día y noche. Escuchó bien ...DIA Y NOCHE. Pase por favor. (Al Detective susurrando): Y bien...¿Qué planes tiene?



Detective:
(Habla rápido para que el Pasajero no lo interrumpa) Hábleme de su hija. Adónde va, qué amigos tiene, costumbres, todo.



Pasajero:
Un ángel. Es la bella durmiente, duerme de día y de noche. Sólo se
despierta para comer y para ir a la escuela y eso...¡a la fuerza! A la noche apenas se duerme cierro bien su puerta con cinco cerrojos y por la mañana cuando le llevo el desayuno está siempre dormida. Amigos no tiene. Es muy obediente. ¡Un ángel!



Detective:
Ajá, ajá, ajá. A esa edad no es raro que duerma mucho. De día también. Más bien marmota....¿Escribe un diario personal? ¿Lee? ¿Escucha música?.



Pasajero:
Lee siempre el mismo libro de cuentos que leía de chica. ¿Le parece
sospechoso?



Detective:
No necesariamente pero tráigamelo, me gustaría leerlo.Necesito tres días y sus tres noches. Al terminar cada noche le informaré lo que voy averiguando.



Pasajero:
Muy bien. Confío en usted.

(Se van sigilosos cada uno por su lado)


ESCENA 3



(Dos ámbitos. En uno, un garage, el Detective está sentado junto a un auto exageradamente moderno . Lee en voz alta un cuento. En el otro, un dormitorio, una mujer joven duerme en su cama. Mientras el Detective lee, la Chica se incorpora y canta suavemente una canción.)



Detective:
"Había una vez un rey que tenía doce hermosas hijas. Dormían en doce camas, en una misma sala, cuyas puertas se cerraban cuidadosamente con llave, después que las princesas se acostaban. A pesar de esto, sus zapatos amanecían todos los días completamente gastados como si hubiesen bailado toda la noche y nadie podía explicar como sucedía aquello. Hizo anunciar el rey por todo el país que daría a elegir por esposa a una de sus hijas y además su corona al que descubriese el secreto, e indicase el lugar en que las princesas bailaban durante toda la noche;
pero que castigaría con la muerte al que después de haberlo intentado pasase tres días y tres noches sin dar la explicación acertada.
Cierto día pasaba por los dominios del rey un viejo soldado, herido en una batalla e inválido para la guerra, y al atravesar un bosque, encontró a una vieja que le preguntó adónde iba.



- Voy en busca del lugar en que danzan las princesas, para llegar un día a ser rey.



- Muy bien- le contestó la anciana;- no es empresa difícil. Ten solamente cuidado de no probar el vino que una de las princesas te ofrecerá de noche, y fíngete dormido antes que ella se aleje de tu lado...."



(Se interrumpe la canción y la chica de grandes ojos fijos y con los brazos extendidos como los sonámbulos, se acerca a la puerta que divide los dos ámbitos.)



Chica:
Chiiist...chiiist.



Detective:
(asustado) ¿Quién anda por ahí?.



Chica:
Chiist ...chisst...Señor.



Detective:
¡Basta de lechuzas por hoy ! ¡No puedo estar distraído!



Chica:
(Habla sin parar como el padre). No soy una lechuza, señor. Acá en la puerta. Venga, por favor...Tengo miedo. Estoy sola. Me aburro . Necesito ayuda. Alguien que me dé una mano, un gesto de comprensión en mi soledad. Alguien que me escuche. Alguien a quien amar. Una sola palabra puede cambiar mi vida, . El dinero no puede comprarme amor. Desearía que estuvieras aquí. Yo no quiero cambiar el mundo. Si perdiera mi fe en tí.



Detective:
(mirando hacia la puerta) ¡Ya sé!. Usted es la hija del patrón.



Chica:
(Entrando en el garage, mira fijamente al Detective y habla sin parar) Sí. Soy la hija de su patrón pero no soy solo eso sino muchas otras cosas interesantes que podría contarle estoy acá encerrada en mi habitación y me aburro mucho podría charlar conmigo no sabe lo feliz que me haría en este momento tan triste tener a alguien como usted para conversar se ve que usted es un hombre que ha vivido muchas cosas su mirada lo delata y que mejor para una pobre chica que no tiene con quien con..



Detective:
(Interrumpiéndola fastidiado).¡Basta!. No puedo, nena. Tengo que estar muy atento.



Chica:
(Mirando fijo al Detective con los ojos muy abiertos) Por
favor...¡Cuénteme que pasa afuera por la noche!. ¿Qué hacen los jóvenes en una noche tan linda?.¿ A dónde van?. ¿De qué conversan?. (Llorisquea) ¿Cómo se miran a los ojos los que pueden verse?. ¿Cómo se besan, los que pueden tocarse?. Los que no están presos como yo de un padre... (mira intensamente al Detective)



Detective:
(Acercándose a la a la Chica, levemente conmovido). No pasa nada , nena, nada extraordinario. La gente joven es muy aburrida y a los viejos como yo, bueno, en realidad no tan viejos, no se que opinarás vos... ser joven o viejo depende del espíritu ...Bueno, bueno lo que quiero decir es que a algunos mayores que queremos divertirnos, hace tiempo que no nos pasan emociones fuertes. Nada es romántico afuera ¿Entendés? Ni Romeo, ni Julieta, ni Tarzán, ni Jane.(La Chica llora más fuerte). Bueno, perdoname. Pero...de veras que no te perdés mucho ahí afuera.



Chica:
(mirándolo fija y seductoramente) ¿Le parece?.Cuénteme más... cuénteme como es un beso.(Lo mira fijamente como tratando de hipnotizarlo).



Detective:
(Mirando con los ojos entrecerrados a la chica y con cara de embelesado, o bien, de dormido). Un beso ocurre justo en el medio de las dos bocas y hace un sonido como de....



(El Detective aparenta quedarse repentinamente dormido.La Chica sonríe con malicia y vuelve a cantar su canción mirando al auto, que se pone en marcha y se acerca hasta ella. La Chica sube al auto. El Detective abre un ojo disimuladamente. La Chica continúa cantando mientras el auto sale a toda velocidad. El Detective va colgado del guardabarros trasero.)

CANCION DE LA CHICA SONAMBULA

"Si yo pudiera
probar un trago de cada amor,
no habría error.



Si yo pudiera
comprar en la tienda
la paz o la guerra,
no habría error.



Si desde la cuna pudiera elegir,
que entre un pingüino y ese señor
viviera el mejor...
No habría error.
NO HABRIA ERROR.

ESCENA 4



(Una discoteque en un barrio neoyorkino repleta de chicos y chicas
vestidos con camisones y pijamas. La chica baila desenfrenadamente con un negro con arito,lo besa. Luego con un chino, lo besa. Por último con un rubio con la cabeza afeitada. También lo besa. Mucha música y mucha gente. El Detective trata de entrar pero el portero lo detiene)



Portero:
No podés entrar con el "encantamiento" encima dejalo en el guardarropas.



(Señala una pila de las más variadas cosas: el auto de la chica, un
caballo con alas, un traje de astronauta, una piel de león, etc...)



Detective:
Es que yo no tengo "encantamiento", yo vine con una chica .... no sé si podemos arreglar de alguna manera... yo podría...



Portero:
Vamos Sherlock no des más vueltas, sacate esa ropa o no entrás. El dueño se reserva el derecho de admisión. ¡Sin encantamiento o afuera! (Lo empuja).



Detective:
(Empieza a sacarse la ropa tímidamente probando si de eso se trata) O.K. (Queda en calzoncillos ridículos)

Portero:
(Lo mira detenidamente de arriba a abajo). Bueno ¡pasá!, pero ya estás un poco grandecito para soñar con estas cosas...



(El Detective se oculta en la barra tras un vaso de whisky. Mira
desconfiado. Un borracho en salto de cama le da charla al Detective y cuando éste se distrae le toma el whisky).



Detective:
(Al borracho) What's the time, man?



Borracho:
(Aprovechando la distracción del Detective le toma el whisky) Four in the morning, man.



Detective:
Oh, sheet!



Borracho:
Ey, man look at this girl, she's really sexy! (Mientras el Detective mira a la Chica que baila desenfrenadamente en el centro de una rueda de gente, el Borracho le toma el whisky).



Detective:
(Tomando al Borracho por el cuello y recuperando su vaso) Shut up, man!



Borracho:
Ok.,man. Be calm. (Se para y se aleja farfullando protestas y
tambaleándose).



(Entra un matón en pijama rayado con dos secuaces. Silencio, la gente se aparta. El matón pide un tango y se pone a bailar con la Chica. Trata de besarla, ella no quiere. La Chica trata de escapar, el matón le pone una navaja en el cuello y la arrastra hasta la salida. El Detective no sabe qué hacer. Finalmente se avalanza sobre el matón. Es una lucha despareja, el Detective le tira del pelo, le muerde las orejas y trata de patearlo, pero el matón lo golpea duramente, le retuerce el cuello y le salta encima. La Chica mira embelesada al Detective, sin darse cuenta de quien es. En el
momento en que el matón va a destruirlo, entra el Portero golpeando las manos)

Portero:
Vamos chicos ¡a casa, a la cama!, ya está por amanecer y ya saben que si los descubren sus papis ¡Se acabó la fiesta!.



(Todos, incluído el matón, toman sus encantamientos y salen en estampida. Todo desaparece a gran velocidad. La Chica agradece exageradamente al Detective, canta su canción sube a su auto y emprende viaje. El Detective alcanza justo a vestirse y colgarse del guardabarros. El Borracho los despide.)



Borracho:
Bye, bye, pretty girl and bye, bye to your partner too.



(La Chica mira extrañada hacia todas partes)


ESCENA 5



(La Chica dormida en su cama murmurando. El Detective dormido en el garage también murmurando)



Chica:
Bye, bye. Thank you, very much. ¡Qué valiente que sos!



(Entra el Padre. Escucha un momento lo que habla la hija. Se preocupa.)



Padre:
¡Arriba!. ¡A desayunar!



Chica:
¿Ehh?. No, no. No quiero despertarme. Quiero seguir soñando. Dejame, por favor. (Se tapa la cabeza). ¡No quiero ver la luz!. Una ovejita salta el cerco, dos ovejitas saltan el cerco, tres ovejitas saltan el cerco, cuatro ovejitas...



Padre:
¡Basta, hija! ¡Qué calamidad! ¡Todas las mañanas la misma historia! ¡Cómo podés querer seguir durmiendo con todo lo maravilloso que te espera en este nuevo día!



(La Chica hace un gesto de desagrado. El Padre se va. La Chica se levanta perezosamente y se viste. Antes de salir se pega una par de martillazos en la cabeza.)



Chica:
¡Qué hermoso ver las estrellas en pleno día! (Sale de escena)



(El Padre despierta al Detective que está dormido en el garage.)



Detective:
(Murmurando dormido). ¡Soltála, te dije! ¡Te voy a dejar sin dientes! (Tira un golpe que casi le pega al Padre en plena cara)



Padre:
(Lo sacude).¡Arriba, hombre!. ¡Pero...caramba!. Buen detective resultó usted. ¿Qué novedades me tiene preparadas ?.



Detective:
(Despertándose). ¿Eehhh?. Ah. Sí. Disculpe estaba meditando...(Se levanta rápidamente). Escuche bien: (Recita como si fuera una maestra)

"Erase una princesa muy hermosa
que se aburría como una sosa.
Su padre, el rey, la encerraba de noche
sin dejarle a mano la llave del coche.

Ella dormía y soñaba que volaba,
que abría puertas y que bailaba.
Tan fuerte soñaba que de verdad danzaba
y los zapatos nuevos cada noche destrozaba.

Su padre, el rey, estaba preocupado
con el enorme gasto en calzado."

¿ Qué opina?



Padre:
Lo hace bastante bien, pero le falta un poco de pasión y tampoco me
convence la rima.



Detective:
No estoy hablando de eso. Concéntrese. Voy a contarle nuevamente esta parte del cuento y usted vá a pensar una solución para el problema que tiene el rey con la princesa y los zapatos.

"Erase una princesa muy hermosa
que se aburría como una sosa"'.



Padre:
¡Basta, por favor! El que me aburro como una ostra soy yo. ¡Qué método ridículo el suyo! Si el rey estaba preocupado porque su hija gastaba los zapatos, ¡Imagínese si estuviera en mi pellejo! ¡Un auto por noche! ¡Con razón tienen tanta plata los reyes, pedazos de amarretes! Tanto gasto en zapatos y después los hijos son unos papanatas que se casan con el primer avivado que se les cruza, se la pasan haciendo papelones y escándalos y ....



Detective:
(Sigue hablando como una maestra) Buenos, bueno. Muy bien. Ahora, piense, supongamos que usted fuera el rey y su hija la princesa...



Padre:
Yo, rey. ¡Ja!. Yo me hice de abajo, querido, transpirando la camiseta. Nada me vino de arriba.



Detective:
(Con tono de maestra que pierde la paciencia) Sólo suponga. Si usted fuera el rey...¿ Qué solución encontraría para su problema?. Vaya y piense...¡Ah! No le cuente a nadie este cuentito.



Padre:
Pero ..¡por quién me tomó a mí! Contar cuentitos...Si el lío es porque la princesa sueña, ¡es muy simple! ¡Qué no duerma!

(El Padre se va pero regresa inmediatamente a escena empujando un auto más exagerado que el anterior. La Chica regresa a su dormitorio y se acuesta en su cama. El Padre deja solo al Detective que trata de leer pero está pendiente de la puerta de la Chica, esperando que se abra . Se empiezan a escuchar ruidos ensordecedores: Radio y T.V. prendidas a todo volúmen, cumbias tropicales, el Padre canta a los gritos desafinando y hace ritmo con una olla. Ladra el perro y maúlla el gato. Se escuchan las voces del Padre y la Madre. La Chica, furiosa, trata de dormir pero no puede. Se pone a cantar y abre la puerta, casi pesca al Detective que estaba con la oreja
pegada en la pared divisoria. El Detective se hace el que está concentrado en la lectura y lee en voz alta. La Chica cierra y vuelve a su habitación, pero al rato vuelve a asomarse.La Chica y el Detective se vigilan y hacen gestos sociales de simpatía o de reprobación por lo que escuchan, con la típica gestualidad del cine mudo. El Detective se hace el simpático pero ella lo desprecia. Entran el Padre y la Madre al garage. La Chica vuelve rápidamente a su cama, se pone sus walk-man y se duerme. El Padre y la Madre desfilan por el dormitorio y el garage, discutiendo.)



Padre:
¡Alegría!. Nada de dormir en esta casa. ¿Qué pasa con ustedes? Todo el día durmiendo, pedazo de marmotas.



Madre:
Estás completamente loco ¡Qué van a decir los vecinos!



Padre:
Y a mí qué me importan los vecinos. ¡Manga de chusmas!



(Se escucha una sirena)



Madre:
¡La Policía! Tenés suerte que no llamaran al manicomio.



(Se escucha un timbre, se detienen los ruidos. El Padre y la Madre salen de escena, se escucha la voz de la madre)



Madre:
Disculpe oficial. Mi marido se puso a arreglar el televisor y de pronto salió como un ácido y se encendieron todos los aparatos de la casa. Yo le digo que llame al service...pero el se mete y después... No se preocupe no va a volver a pasar. Gracias. Portazo) ¡Qué verguenza!. No me hables. No me toques. Con capucha voy a tener que
salir a la calle. ¡Dios mío, dame paciencia!



(La Chica se levanta de su cama como sonámbula y empieza a cantar su
canción. Atraviesa la puerta. Mira al Detective. El tararea con ella y se hace nuevamente el dormido. La Chica se sube al coche y se va. El Detective va sentado en el guardabarros de atrás.)




ESCENA 6



(Una manifestación de estudiantes en camisón en un país cualquiera. Marchan cantando, bailando y moviendo pancartas. Protestan contra los ruidos agresivos del mundo de los viejos:las bombas y los misiles, las balas de los cazadores, los ruidos de las fábricas que polucionan, los gritos autoritarios, la música que no les gusta, etc...



Manifestantes:
No aplaudan, dejen de aplaudir
la canción de las balas,
el himno de la muerte
no se puede resistir.



Uno:
¡No seas neutral ante la destrucción universal!



Otro:
¡Se acabó, se acabó, la canción del gran cañón.!



(La Chica salta y canta con ellos. El Detective se mezcla entre la gente. La Chica se abraza y besa con todos los que la rodean. El Detective se integra discretamente a los besos y abrazos y sacude tímidamente una banderita. Empiezan a caer sobre los estudiantes nubes de gases y otros proyectiles. La manifestación se dispersa. El Detective arrastra a los heridos. Recoje los carteles. Proteje la retirada de los estudiantes y arma una barricada con el auto. La chica está caída e inmóvil en el medio de la escena. El Detective corre desesperado hacia ella. Está desvanecida. El Detective mira al cielo: está amaneciendo. Todo desaparece vertiginosamente. Arrastra el auto que está muy destartalado y reanima a la Chica con un tímido beso. La Chica lo abraza apasionadamente, reconoce a su héroe de la discoteca).

Chica:
Es tan hermoso estar acá, juntos en medio del peligro. Sos tan valiente. Gracias...(Lo abraza)



Detective:
(Ocultando su cara y tratando de escaparse) No, NO, NO...(señala al cielo). ¡Está amaneciendo!



(La Chica mira al cielo y vé que amanece. El Detective aprovecha su
distracción y escapa)



Chica:
Está bien. Tenés razón. Tenemos que volver. Si nuestros padres nos
descubren, nunca vamos a poder regresar...(Mira desconcertada para todos lados y no encuentra al Detective. Canta tristemente su canción y se aleja en el auto. El Detective apenas tuvo tiempo de empezar a vestirse y agarrarse del guardabarros de atrás sin que ella lo vea).



ESCENA 7



(La Chica dormida en su cama murmurando. Entra el Padre y se queda
escuchando lo que habla su hija.)



Chica:
Si mi papá se llega a dar cuenta a dónde voy....No. No quiero volver a mi cama....Me aburro...Te amo.



Padre:
(Muy preocupado por lo que escucha) ¡Hija! ¡Ya es hora de ir a la escuela! ¡Arriba, vamos!. ¡Qué estás soñando!. ¡Qué decís!. ¡Basta de pavadas!.



Chica:
(Dormida) ¿Qué? (Agarrando al Padre de la solapa) Yo lo amo... ¿Entendés?



(Se despierta).



Padre:
(Asustado) ¿Qué decís?



Chica:
Amar...¿Qué dije? (Disimula y se levanta apurada ). Hola. ¡Qué dormida que estoy!. Ya estoy papi, ya me levanto.¡A la escuela!



Padre:
(Sospechando) Hija, no es normal que tengas tanto sueño y además no me gustan tus sueños. Ni tampoco me gusta la cara de dormida que tenés a la mañana. Te advierto que si esto sigue así vas a ir a la escuela de noche. Y..y...í.



Chica:
(Se da cachetadas para despertarse) O.K. Papi. Ya voy.



(El Padre se va protestando. La Chica trata de reanimarse pero se vuelve a tirar en la cama y se duerme.)



Padre:
(Asomándose) ¡Hija! ¡Ya está el desayuno!



(La Chica se despierta de golpe. Se pega un nuevo martillazo en la cabeza y sale corriendo.)



(El Padre entra al garage y encuentra dormido y murmurando al Detective)



Detective
¡Yo también te amo!



Padre!:
¡Pero qué pasa en esta casa! ¡Voy a tener que prohibir que se duerma de noche! ¡Para ésto le pago!



Detective:
(Despertándose) ¡Eehhh! ¿Qué? Pero...¡Qué le pasa, hombre!. Tranquilo.



Relájese que vamos muy bien. Acuéstese acá y escúcheme. (El Padre obedece a regañadientes.)



(El Detective y el Padre en el garage en posición de paciente en diván y psicoanalista en silla. El Detective habla como un psicoanalista.)

Detective:
" Era tan ignorante la princesa que creía
que lo que soñaba, en la vida no ocurría."

¿Qué le parece que quiere decir esto que le conté?, elija una de estas tres respuestas:

1- Que la princesa era una burra.



2- Que la princesa por estar encerrada, no conocía la vida y por eso creía que lo que soñaba en el mundo real no existía.



3- Que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son.



Padre:
La princesa era una burra porque creía que todas esas pavadas que soñaba tenían algún sentido.



Detective:
(Perdiendo el control) ¡Burra!,¡Burra ese ángel! ¡Más burro será...
(Recupera su estilo de psicoanalista). Bueno. No exactamente.
Pensemos... ¿Cómo podría el rey ayudar a su hija, para que sea menos
burra?



Padre:
(Monologando fuera de quicio) Ayudar, ayudar. ¿Y al rey quién lo ayuda? Cuando proteje a la hija encerrándola, también se proteje él. Si la dejara sola la princesa se equivocaría todo el tiempo y el rey tendría que andar a los escopetazos. En el pobre rey amarrete, nadie piensa. Los hijos son unos desagradecidos, uno se sacrifica por darles lo mejor y ellos sueñan pavadas y se la pasan
haciéndole la guerra a los padres. Quieren que uno sea el malo de la película y ellos ser las pobres víctimas, pero bien que cuando quieren zapatos nuevos piden y hay que salir a comprárselos. ¡Qué anden descalzos! Y si quieren guerra... ¡Tendrán guerra!




(El Detective trata de calmar al Padre que está furioso. No lo logra. La Chica regresa a su dormitorio y se acuesta. El Padre sale de escena, pero regresa arrastrando dentro del garage a un tremendo tanque de guerra que ubica en el lugar en el que estaban los autos y se va. La Chica dormida canta su canción. El Detective se hace el dormido. La Chica abre la puerta, se sorprende al ver el tanque. Canta muy fuerte pero la canción no alcanza para poner en marcha al tanque. El Detective la ayuda a empujando el tanque sin que ella se dé cuenta. El tanque arranca, la Chica se va con el Detective atrás, camuflado con unas hojas.)


ESCENA 8



(Un frente de batalla, la noche en un país en guerra. Un comando solitario, musculoso, con el torso desnudo y en pantalón de pijama espera el inicio de la batalla. La Chica está sentada a su lado. Hablan susurrando en un extraño idioma.



Héroe:
Saratse conmigo ne sal sallatab



Oy yos la primer alab.



Chica:
Oy yos le primer oseb



Si sarreic sut ojos, áres sam fácil



(El Detective escondido espía la escena. Se pone un poco celoso. La Chica y el héroe se besan dulcemente. Empiezan a caer bombas.La Chica y el forzudo no las registran. El Detective se desespera. Las bombas recrudecen. Se escuchan voces de mando. Entra el Enemigo en pantalón de pijama y fuertemente armado. El soldado reacciona demasiado tarde, el Enemigo atrapa al héroe y a la Chica y se prepara para fusilarlos. El Detective está horrorizado. Está por amanecer. El Enemigo apunta. El Detective sale de su escondite y golpea por sorpresa al Enemigo que cae. El disparo no da en el blanco. El Detective toma el rifle del Enemigo, corre hacia la Chica y se abrazan. El supersoldado resignado regresa a la guerra mientras se despide de la Chica)



Héroe:
(Con cara de final de película):Soida, asomreh chica y soida neibmat a ut etnañapmoca .



(La Chica solloza abrazada al Detective en calzoncillos. Se besan largo rato. Por detrás de ellos continúa la batalla. El Enemigo y sus secuaces atacan a la pareja, el Detective dispara y derriba a unos cuántos pero siguen avanzando. Empieza a amanecer. Todo desaparece repentinamente, incluso el Enemigo que ya estaba por atraparlos.)



Chica:
No nos vayamos, quedémonos acá, no volvamos nunca más. Tengo miedo de no volver a encontrarte la próxima vez. ¿Qué nos espera allá? Nada emocionante. Te quiero...no te vayas. Nunca más voy a besar a otro. Te lo prometo. Sólo a vos.



Detective:
No podemos. Mirá. (Señala la escena vacía). Todo desaparece cuando sale el sol. Este es un mundo de sueños nocturnos. Nada más. Cuando salga el sol sólo habrá NADA acá. Tenemos que apurarnos. Cantá tu canción.



Chica:
No, no, no puede ser... vos vení conmigo, juntemos nuestros encantamientos y quizás despertemos juntos en algún lugar.



Detective:
(Vencido) Lo siento, yo no tengo ...yo no soy...pero te amo. (Va hacia el auto y se pone su traje de detective y avanza hacia la Chica tratando de abrazarla)



Chica:
( Soltándose de los brazos del Detective, histérica y hablando sin parar) No, no. ¡Qué hace usted acá! ¡Suélteme, no voy a volver a mi ridículo cuarto! ¡No va a llevarme con mi papá! ¡Mercenario! ¡Hipócrita! Mentiroso. Traidor ¡Mírese al espejo! No se hubiera molestado en engañarme. (Llora) Logró lo que quería es tarde, mi padre no me va a encontrar en la cama. Todo terminó.



Detective:
(Sacudiéndola enojado).¡Basta de palabrerío, nena caprichosa, me
cansaste!. (Burlón) ¿Tenés miedo de mostrarle a tu papá que ya estás grandecita para que te encierre en la torre como en los cuentos?. Yo tengo que regresar con vos porque no tengo otra forma de volver, no es mi sueño, no pertenezco a este lugar. (Más dulce) Vos pensás que esto no existe allá pero no es verdad, estas cosas pasan , podés vivirlas despierta y después vas a soñar con otras y así siempre... siempre hay sueños, algunos se cumplen, otros no. Vos deberías tratar de encontrar alguien a quien besar allá y no sólo por la noche. (Un poco irónico) Claro, es más difícil. Mucho menos cómodo. No podés escaparte cuando querés en un auto encantado y volver a tu camita calentita con un papá que te cuida. Vamos, nena, nadie sabe mejor que vos que las cerraduras no existen.



(La Chica intenta una protesta. El detective le tapa la boca)



Detective:
No hables nena, por favor. Sos mucho más dulce cuando estás callada.



(El Detective toma torpemente de los hombros a la Chica llorosa y
sorprendida. La ayuda a entrar dentro del tanque. Se los ve hablar y
discutir, aunque no se los escucha. El tanque no arranca. La Chica canta. No pasa nada. El Detective también canta. El tanque se pone en marcha trabajosamente. Amanece.)




ESCENA 9



(El Padre entra a la habitación de la hija y no la vé en la cama.)



Padre:
¡Hija! (Se asoma a la ventana) ¡Ni el tanque! ¡¡NI EL DETECTIVE!! ¡Esto es demasiado...(Busca por todas partes. Encuentra el libro tirado y abierto en una página, lee:



" Al tercer día el soldado contó al rey lo que había visto y pidió su recompensa. LLamó el rey a las princesas y les preguntó si el soldado decía la verdad. Al verse descubiertas, ellas confesaron todo. Después el rey preguntó al soldado cuál de ellas quería por esposa. Señor, le respondió éste, aunque no soy muy joven, elijo a la menor."



¡Yo los mato! (Sale)



ESCENA 10



(El tanque llega a la casa del Padre. De la ventana sale un cañon
apuntando. El Detective saca una bandera blanca y se dirige a la casa con la Chica protegida a sus espaldas. El Detective grita:)

"El Padre cansado de comprar calzado nuevo
y un poco extrañado porque no era lelo,
hizo vigilar a la princesa,
o mejor dicho, a sus pies de..de... fresa

El guardia descubrió la verdad
y la princesa se puso a llorar.
Encerrada y sin sueños
¡Qué mal lo iba a pasar!

El vigía, que amaba a la princesa,
cumplió su deber con tristeza,
esperando que el rey comprendiera
y para su hija empezara una vida nueva"



(Silencio. Tensa espera. Finalmente se abre las puerta de la casa y sale otra bandera blanca. La Chica entra a la casa y el Detective se queda triste en la puerta. Busca su taxi. Sube y arranca. Se va silbando la canción que cantaba la Chica. Se escucha gritar a la lechuza)



Lechuza:
Adiós, viejo detective y adiós también a la hermosa chica que te acompaña.



(El Detective frena el auto. Se da vuelta y ve a la chica que corre alegre en dirección al auto . Sonríe.)



FIN




Primera Mención III Concurso Iberoamericano de
Dramaturgia Infantil
Bilbao - España -
 
 
 

Av Roque Sáenz Peña 943
C1035AAE Buenos Aires, Argentina
E-mail info@teatrodelpueblo.org.ar
Esta sala cuenta con el apoyo del
Instituto Nacional del Teatro
y de Proteatro