Home Page
Mensajes y comunicados de SOMI
Historia del Teatro
Carlos Somigliana
Fundación Somi
Obras estrenadas
Dramaturgia
NUEVO:
Sobrepoco, la columna de B.C.
Sobretodo,
Revista digital de crítica e investigación teatral
Textos de autores argentinos contemporáneos
Teatro Abierto
Taller En busca de la herencia... 2001
Libros y videos
Staff
Mail
 
Síganos
por Facebook
 
 
Comprar entradas en Alternativa Teatral
 
Textos de Autores Argentinos Contemporáneos
 
Sacco y Vanzetti
de Mauricio Kartun
 
Dramaturgia sumaria de documentos sobre el caso

Un espacio despojado. Planos a distintas alturas que oportunamente iluminados permitan la transición rápida de un espacio a otro. Luces y penumbras entre las que se ocultan y se descubren los personajes, deambulando por allí. Siempre presentes. Sacco, Vanzetti, Rosa, Stewart, Katzmann, Thompson, Thayer, Luigia, Medeiros, y los testigos.

UNA VOZ: Mil novecientos dieciséis: Sentencias a veinte años de prisión a dirigentes del movimiento obrero norteamericano sin mas delito que su afiliación a los sindicatos de la I.W.W., Trabajadores Industriales del Mundo.
Mil novecientos diecinueve: Son expulsados de Estados Unidos centenares de obreros. En Montana, en las minas de cobre, se disponen destierros en masa al desierto, y prisión a miles de huelguistas.
Mil novecientos veinte: Son apresadas mas de ocho mil personas, y en las calles de Boston se las obliga a desfilar encadenadas.
Solo en las dos primeras décadas de este siglo ingresan a Estados Unidos mas de tres millones de inmigrantes. (Silencio.)

BARTOLOMEO: (Solo. Una carta.) Norteamérica. Gennaio 1920. Signorina Luigia Vanzetti. Villafalleto, Italia. (Una luz descubre a Luigia que lo escucha cargada de nostalgia.) Querida hermana: Aquí estoy de vuelta en la ciudad. Compré por fin el carro y la balanza para vender pescado (Evoca.) (Pesce...! (Pesce fresco...! (Frutti di mare...! Los cuchillos de filetear ya los tenía. Me ha ido bien las primeras semanas aunque ahora con la nieve, ya no se puede trabajar a la intemperie. Tomé el toro por los cuernos y me coloqué de albañil en una obra, aunque tampoco en esto las cosas andan bien: el cemento escasea por la huelga ferroviaria que se mantiene desde hace meses. Así son las cosas en América. Seguramente tengas razón, y la tenga papá...

LUIGIA: Bartolo... Con quei soldi del carretto abresti potuto prendere il biglieto di ritorno...

BARTOLOMEO: ...Seguramente tengas razón, si. Quizá lo haga el año que viene si junto lo suficiente. Al fin y al cabo no será mucho lo que deje aquí: amigos, eso sí, y unos cuantos baldes de sudor. De todos modos estoy, como te he contado, tanto mejor que entonces, cuando llegué. La gente ahora se anima a pedir por lo suyo, y vieras: a algunos ya no nos tratan como animales. De aquellos días sí ya no quiero acordarme. De dormir a la intemperie y andar revolviendo tachos para encontrar una hoja de repollo o una manzana picada. Tres meses recorriendo Nueva York sin conseguir trabajo hasta que aquel paisano piamontés me llevó con él de pinche a la cocina de un club. La despensa ni tenía ventanas. El vapor del agua para lavar las cacerolas formaba en el techo unas gotas como piedras que nos caían sobre la cabeza todo el día. El calor de los hornos te ampollaba las piernas. Las piletas no tenían desagüe, el agua caía al piso y corría hasta una rejilla. Cuando se tapaba, se inundaban las plataformas de tabla y nos empezábamos a resbalar en el barro que se hacía. Trabajábamos doce horas un día, catorce el otro. Las salidas eran de cinco horas cada dos domingos. Comíamos lo que sobraba y dormíamos ahí mismo. (Seis dólares por semana!. Comparado con aquello lo de hoy hasta parece humano. Nicola Sacco, el compañero del que te hablé, se vuelve a Italia con toda la familia. Ellos también me quieren convencer, y quizá entre todos lo estén consiguiendo. Querida Luigina: saludos en mi nombre a todos los amigos y vecinos. Besos a las tías, a Ettore, a Cencina, a Nalín y familia, y a papá. (Quedan mirándose un último instante.)

LUIGIA: (Susurra.) )E a me...?

BARTOLOMEO: Mille baci e tanto affetto. Tuo. Bartolomeo Vanzetti.(Oscuro sobre él.)

NICOLA: (En lo más alto. De cara al cielo. Rosa lo observa.) Subo a la terraza para poder ver las estrellas... Rosa, si lo contamos en Torremaggiore se hacen cruces... ¡En Norteamérica el cielo no se ve! Desde la calle apenas si se puede ver alguna. (Un tiempo.) No me acostumbro... Me duelen los ojos. )Podrá ser...? Los primeros años no me daba cuenta. Lo sentía pero no me daba cuenta. Lo descubrí aquella mañana que cruzamos el puente a pie: A los paisanos que miraban lejos, se les aclaraba la vista. Desde aquí, Rosa... Ahí hay demasiados cables, no tiene gracia. Antes esas cosas se enterraban: los caños, los cables... Ahora te los cuelgan sobre la cabeza (Qué manía! Van a terminar tapándose el cielo. )Se durmió Dante ya? (Rosa no contesta. Un tiempo.)

ROSA: No vayas Nicó. No quiero.

NICOLA: Para eso subiste.

ROSA: Sí.

NICOLA: Ya te lo dije que no hay ningún peligro ni...

ROSA: (Interrumpe.) Bartolomeo estuvo acá. Me contó.

NICOLA: No quería que te asustaras.

ROSA: )Quién era?

NICOLA: No importa.

ROSA: Importa.

NICOLA: Salsedo. Otro compañero. Se tiró por la ventana en la oficina de policía. Lo estaban interrogando. Tienen una lista. Estamos preocupados. Habría que avisarle a esa gente para que esté prevenida, sacar un material de propaganda que hay.

ROSA: No vas a ir.

NICOLA: Rosa...

ROSA: Que vaya otro. Otro que no tenga familia.

NICOLA: Como si fueran tiempos estos para que esté uno en la casa prendido a las faldas de la mujer...

ROSA: La gente nos mira mal. Ya por italianos nos mira mal... )Qué necesidad...? (Tenemos dos hijos!

NICOLA: )Y por quién si no?. )Hay alguna otra forma en este calvario para que algún día estén mejor...?

ROSA: Si. Volvernos.

INCOLA: Paciencia... El consulado tiene todo listo. Como si eso cambiara las cosas. Aquí o allá...

ROSA: Acá no nos quieren.

NICOLA: (Duro.) Allá tampoco. (Pausa.) Rosa... (Un tiempo. Finalmente Rosa le concede un gesto de desconsolada aprobación. Se ilumina un espacio en el que Bartolomeo observa sus pertenencias que son inventariadas por el teniente Stewart.) Me voy a cuidar.

STEWART: ...Un reloj de cadena de mucho uso, la marca no se lee...

NICOLA: Voy a necesitar algún dinero...

ROSA: Eso no. El dinero del viaje no se toca.

STEWART: ...Cinturón hebilla de bronce, monograma Be y Ve...

BARTOLOMEO: Bartolomeo Vanzetti.

NICOLA: ()Veinte más o veinte menos que más da...?!

ROSA: (Da! (Da...!

STEWART: ...Un par de lentes pinza con el aro derecho roto...

NICOLA: (A Stewart.) Míos... (A Rosa. Urgido de pronto.) No tengo tiempo, dame...

ROSA: No.

STEWART: ...Revólver marca Colt calibre 32...

BARTOLOMEO: Mío.

NICOLA: (A Rosa.) (Vamos... me espera!

STEWART: )Es el que intentó sacar al ser detenido...?

BARTOLOMEO: Quise sacar mis papeles de inmigración. Los tenía...

STEWART: (Interrumpe.) Seis balas del calibre mencionado...

NICOLA: Rosa... Mañana estoy de vuelta. Te prometo que es la ultima...

STEWART: ... Chambergo negro...

NICOLA: (A Stewart.) Mío también... (A Rosa.) (Juro...! (Lo hace.) No tengo tiempo ya. Dame... (Rosa resignada saca dos billetes arrugados.)

ROSA: Sólo veinte... (Nicola la besa largamente.)

STEWART: ...Un llavero de cadena con dos llaves, una común y una pequeña de candado...

NICOLA: La última...

ROSA: (En un arranque.) Mejor llevar otros tres, por cualquier cosa... (Le arroja tres monedas.) (Pero ni uno más...!

Con un gesto leve de sus manos la pareja se despide.

STEWART: ...Veintitrés dólares: dos billetes de diez y tres monedas de a uno... (Nicola se vuelve hacia él.) Un cortaplumas de acero, enmangado en hueso...

NICOLA: (Incorporado ya a la comisaría. Aclara.) Un despuntador... Un despuntador para cigarros... Señor... )Podemos saber por qué se nos arresta?

STEWART: (Vago.) Rutina.

NICOLA: )Rutina...?

STEWART: Rutina. Rutina policial.

NICOLA: Pero tendríamos derecho a...

STEWART: Claro. Derechos. Conozco sus derechos, y también mis deberes, señor... (Duda. Busca en los papeles.)

NICOLA: Sacco. Sacco Nicola.

STEWART: Un diario en idioma italiano, de filiación anarquista, y un impreso en papel rojo...

NICOLA: Y verde... Rojo y verde, de Italia.

STEWART: ...Rojo y verde, de la misma orientación ácrata. (Da por terminado el inventario. Un tiempo.) Bien. Señor Vanzetti deberá aguardar aquí, mientras yo interrogo al señor Sacco. Luego lo haré con usted. ( Stewart se instala en un espacio neutro desde el que domina ambos interrogatorios. A Nicola.) Ahora le voy a hacer algunas preguntas. No está obligado a contestar si no quiere... (A Bartolomeo.) pero si contesta, sus respuestas podrán ser utilizadas contra usted en el tribunal.

NICOLA: )Tribunal...?

STEWART: (A Bartolomeo.) Están arrestados bajo sospecha.

BARTOLOMEO: )De qué?.

STEWART: Eso ya lo veremos. )Le molestaría repetir su nombre...?

BARTOLOMEO: Vanzetti Bartolomeo. Vanzetti con doble te.

STEWART: )Casado?

BARTOLOMEO: No. Soy solo. Tengo todos los parientes en Italia.

NICOLA: Tengo la mujer mía y dos hijos. Dante y ...

STEWART: Repita por favor el nombre y el apellido de la persona que dice que vinieron a buscar.

BARTOLOMEO: Poppy. Sé nada más que se llama Poppy. Bah... todos lo llaman así. Es un sobrenombre, como se dice.

NICOLA: El... Bartolomeo se tenía que encontrar con un amigo de él, y me dijo a ver si yo lo acompañaba a Bridgewater.

STEWART: )Cómo se llama ese señor...?

NICOLA: No sé. Yo no lo vi nunca. No sé.

STEWART: (A Bartolomeo.) )Y dónde vive...?

BARTOLOMEO: )Dónde vive...?

STEWART: Poppy, ese...

BARTOLOMEO: No sé.

STEWART: )Cuánto hace que lo conoce?

BARTOLOMEO: Bastante hace. Trabajamos una vez casi dos años en Plymouth. Una fábrica de sogas que había.

STEWART: )Y lo único que sabe es que se llama Poppy? (Bartolomeo asiente. Stewart lo mira con insistencia.)

BARTOLOMEO: (Se encoje de hombros.) Todos lo llaman así.

STEWART: )Señas particulares...? (Un tiempo.) La descripción.

BARTOLOMEO: Grandote y gordo es, y pelo blanco... Anda siempre con una camisa azul.

STEWART: Camisa azul...

BARTOLOMEO: Azul.

STEWART: )Pero usted hoy lo vio...?

NICOLA: No, no. Vinimos en tren. Un viaje largo. No terminaba nunca el viaje. Después nos bajamos...

STEWART: Ajá...

NICOLA: Anduvimos caminando un rato, hasta una plaza grande que hay, pero Bartolomeo dijo que ya era muy tarde, y que ese amigo se debía haber acostado ya. Así que nos volvimos.

STEWART: )Y para qué quería ver a Poppy?

NICOLA: No, yo no quería... Yo sólo venía a...

STEWART: Vanzetti digo... )Para qué lo venía a ver...?

BARTOLOMEO: Tenía que hablar con él para recomendarle un paisano mío que llegó recién. Pensé que podía conseguirle algún trabajo.

NICOLA: No sé. Por una partida de pescado, creo.

STEWART: )Pero al final, entonces lo vio...?

BARTOLOMEO: No, estaba demasiado ocupado.

STEWART: )Pero habló con él?

BARTOLOMEO: No. Hablar no.

STEWART: )Y de dónde sacó entonces que estaba ocupado?

BARTOLOMEO: Unos amigos que vi, me dijeron...

STEWART: Amigos..

BARTOLOMEO: Unos amigos...

STEWART: Datos personales. (Un tiempo.) Los nombres...

BARTOLOMEO: (Un tiempo.) No sé. No los conozco.

STEWART: )A qué partido pertenece?

BARTOLOMEO: )Partido...?

STEWART: Partido. A qué partido.

BARTOLOMEO: Ninguno.

NICOLA: No me ocupo de política yo. Trabajo en la fábrica Milford. Zapatos.

STEWART: )Y cómo es que llevaba ese diario anarquista?

NICOLA: Un hombre repartía por la calle. Nos dio a nosotros también.

BARTOLOMEO: Estaban tirados en la plaza y los recogimos. Ni los leí.

STEWART: )Anarquista o socialista?

BARTOLOMEO: Qué...

STEWART: Su partido.

BARTOLOMEO: Ninguna de las dos cosas.

STEWART: )Está inscripto en algún sindicato, señor Sacco? )En alguna organización de trabajadores... gremio...?

NICOLA: No.

STEWART: (A Bartolomeo.) )Tomó parte en alguna huelga...? )Un piquete...?

BARTOLOMEO: No.

STEWART: )Conocía a Andrea Salsedo?

BARTOLOMEO: (Un tiempo.) No.

STEWART: )Pero habrá leído su nombre en los diarios?

BARTOLOMEO: No se. No me acuerdo.

STEWART: Era un anarquista. (Bartolomeo niega.) Un rojo.

BARTOLOMEO: No sé...

STEWART: Basura. Se mató en Nueva York.

BARTOLOMEO: (Calmo.) )Por qué?

STEWART: Estaba detenido. Cuando vio que conocíamos toda su actividad se suicidó. )Algo que decir?

BARTOLOMEO: Nada.

STEWART: Bien... (A Bartolomeo.) Después firmará su declaración. (A Nicola.) )Hay algo que quiera modificar o agregar?

NICOLA: No señor.

STEWART: Lo lamento, pero deben quedar detenidos. Al menos esta noche.

NICOLA: Mi mujer me espera en casa. Se va a preocupar.

STEWART: Nosotros le avisaremos.

NICOLA: )Por lo menos se puede saber qué hicimos?

STEWART: Rutina. Ya les expliqué.

BARTOLOMEO: Tiene nuestras direcciones. No nos vamos a escapar.

STEWART: Lo siento. Ya es algo tarde para averiguar antecedentes. Mañana a la mañana, si no aparece nada en su contra quedan libres.

NICOLA: )Rutina, eh?

STEWART: Rutina policial.

BARTOLOMEO: No tienen derecho. No hicimos nada... Nosotros...

La luz se los lleva. Stewart, calmo, toma su carpeta y ordena las declaraciones.

THAYER: (Golpea el martillo.) Se incorpora al cuerpo de la causa el informe del Teniente Stewart al fiscal de distrito (A Katzmann que se va haciendo ahora visible.) Fiscal KATZMANN: )puede decirnos la fecha exacta en la que recibe el informe mencionado?

KATZMANN: Sí, sí, su señoría. En la mañana del 6 de mayo, en la Comisaría de Brockton. Veinticuatro horas después del arresto de los acusados.

THAYER: )Puede verificar si se trata del mismo informe?

KATZMANN: Sí su señoría (Stewart se lo extiende. Desaparece Thayer. Katzmann comienza a leer velozmente.) Cinco de mayo de 1920. En base al primer interrogatorio del que adjuntamos copia... surge evidencia suficiente de que los dos ciudadanos italianos detenidos en Bridgewater han declarado en falso. A pesar de no haberse efectuado las investigaciones de rigor por falta de tiempo, resulta presumible que Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti... etc, etc, etc... (A Stewart. Jovial.) ¡Pero mire qué buena pieza teniente Stewart...! Su estilo es cada vez más jurídico... Lo voy a recomendar como escribiente en el juzgado... Bueno... Tendremos un bonito desayuno esta mañana. (Palmea a Stewart que no lo retribuye.) )Cómo sigue todo por aquí?

STEWART: (Seco.) En paz. Hasta ahora. (Con una seña hacia afuera incorpora a la escena al grupo de testigos.) El Fiscal Katzmann los llamará por apellido. (A Katzmann.) Aquí está el expediente: Doble homicidio y robo en South Braintree.

KATZMANN: Todo por hacerse y el día se nos escapa como agua entre los dedos... A ver, STEWART: un inteligente resumen de los hechos...

STEWART: (De mala gana.) El 15 de abril a las tres de la tarde en la calle Pearl, frente a la fábrica de zapatos Slater & Morril, Parmenter, el cajero de la firma, y Berardelli del cuerpo de vigilancia...

KATZMANN: Stewart... Tiene una extraña noción de resumen usted. (Lee rápidamente.) Se produjo el robo... asesinaron a los dos... huyeron con la bolsa... ¿Cuánto...?

STEWART: 16.000 dólares. Algo menos.

KATZMANN: Qué más...

STEWART: Huyeron en un coche negro que los esperaba.

KATZMANN: Coche negro...

STEWART: Iban otros tres hombres. Al menos eso dicen los testigos. Aspecto extranjero los cinco.

KATZMANN: )Se sabe algo del dinero, del auto...?

STEWART: La plata todavía no entró a circular. El coche lo encontramos en un parque. Pensaron que era peligroso y lo abandonaron. Le pedimos a los informantes que nos avisaran de cualquiera que anduviera buscando de alquilar vehículo. Fue por eso que cayeron esos dos. Un taller mecánico nos dio el informe y los levantamos. Pista falsa: no sé en qué andarán, pero con esto no tienen nada que ver.

KATZMANN: )Son todos los testigos?

STEWART: Hay otro mas: Luis Pelser, pero no se ha presentado. Insiste en que no ha podido ver nada y no hubo manera de...

KATZMANN: (Corta.) )Algo más?

STEWART: Sí. Les mostré a los testigos algunas fotos de archivo. Una empleada reconoce a uno de los asaltantes: Tony Palmisano. De la banda Morelli. (Aburrido.) No tiene nada que agradecerme, sólo cumplo con mi deber.

KATZMANN: (Desinteresado.) )Palmisano, eh...?

STEWART: Tengo la foto y la testigo. Se le hace firmar la declaración, parten todos, y vuelve a salir el sol.

KATZMANN: (Sacando papeles.) Prepare el reconocimiento.

STEWART: Oiga, acabo de decirle que ya han identificado a uno de los...

KATZMANN: (Interrumpe.) Diligencia, Stewart... Diligencia... Que pasen de una vez a ver a esos italianos.

STEWART: Le digo que no tienen nada que ver con esto... Habrá que averiguar en qué andan, pero...

KATZMANN: (Interrumpe.) Stewart. (Seco.) A mí me pagan para encontrar culpables. Los inocentes no necesitan que nadie los encuentre.

STEWART: (Un tiempo. Agrio.) Sí señor.

KATZMANN: Bien. Ahora haga pasar aquí a todos los testigos y traiga aquí a esos dos.

STEWART: Juntos...

KATZMANN: Juntos, si..

STEWART: Katzmann, no nos conocemos de hoy... Hay reglamentos. No puedo poner a todos juntos en...

KATZMANN: ¡Y yo no puedo perder el día en esta ruina sólo porque a usted se le ocurra...!

STEWART: (Interrumpe.) (Si esta ruina se mantiene en pie todavía, es porque yo no dejo entrar líos aquí! (Y no hablo de leyes, Fiscal, hablo de líos! (No quiero ningún compromiso! (Tengo treinta años aquí! Y voy a llegar a mi retiro sin cicatrices. ¡Es posible que limpio no llegue, pero no voy a llegar con cicatrices! (No me complique con sus cosas!

KATZMANN: (Entonces no me obstruya! (Pausa tensa.) Bien. Supongo que si me voy sin haber hecho los careos, alguien deberá dar explicaciones. (Comienza a guardar sus papeles. Stewart lo observa tenso.)

STEWART: (Finalmente. De mala gana. A los testigos.) Pasen por aquí. El Fiscal Katzmann necesita interrogarlos.

Una luz cruda ahora sobre Bartolomeo y Nicola, encandilados contra un fondo blanco.

KATZMANN: Bien. Como ya sabrán fueron citados para reconocer a estos hombres detenidos por nuestra policía. Limítense a observarlos atentamente. Después responderán a las preguntas del caso. (Sacco hace un gesto de cansancio. Katzmann se lo indica a Stewart con un ademán.)

STEWART: Derecho Sacco.

M. SPLAINE: (A Katzmann.) Si me permite señor, yo he visto una foto hace un momento que me mostró el teniente, y pude...

KATZMANN: (Interrumpe airado.) ¡Pero qué hace...?! (No comprende que no se puede...!

M. SPLAINE: Yo...

KATZMANN: )Quién le pidió que hable? Toda la complicada maquinaria de un procedimiento puede echarse a perder sólo porque...

M. SPLAINE: Lo siento... Créame... yo pensé...

KATZMANN: No piense. Nadie le pidió que lo haga. Sólo mire a estos hombres y trate de reconocer en ellos a aquel asesino. (Un tiempo.) Bien. (Bajan las luces sobre Nicola y Bartolomeo que desaparecen. A Cesare Rossi:) Usted... Nombre, apellido, ocupación.

C. ROSSI: Cesare Rossi. Trabajo en la secadora de la lavandería.

STEWART: Estaba en la terraza con el otro, el que no se presentó. La lavandería queda enfrente a la...

KATZMANN: (Interrumpe. A Rossi.) )Italiano? (Cesare asiente.) Piense bien lo que va a declarar. Le advierto que el falso testimonio es un delito grave. )Reconoce a alguno de los dos...?

C. ROSSI: )Y qué voy a decir yo...? Estábamos en la terraza, colgando ropa, con Pelser. Son varios pisos. No se puede desde tan alto...

KATZMANN: (Interrumpe.) )No reconoce entonces?

C. ROSSI: Apenas los veíamos... Vine porque me lo han pedido, pero desde allá arriba ni Pelser ni yo pudimos...

KATZMANN: (Corta.) Gracias.

STEWART: (A Katzmann. Aparte. Chicanea) Cuando usted ordene preparo las fotos...

KATZMANN: (Sin poder ocultar el fastidio. A Levangie.) Usted...

STEWART: El señor Levangie es el guardabarreras del paso a nivel por el que cruzó el auto al huir.

KATZMANN: )Bien...?

LEVANGIE: El de bigotes. Ese manejaba.

KATZMANN: Señor Levangie... )Seguro?

LEVANGIE: )Cómo? )Quiere que se lo ponga escrito? Se lo firmo donde me pida.

KATZMANN: Bueno... Al fin alguien con los ojos abiertos.

LEVANGIE: El otro no sé. Pero que el de bigotes manejaba, manejaba.

KATZMANN: No es necesario mucho más por hoy. Claro que tendremos que molestarlo de nuevo.

LEVANGIE: Si es para esto... Ya era hora que empezaran a limpiar un poco... )Son italianos, no...? (No espera respuesta.) Los huelo. Peleé con nuestras tropas allí...

KATZMANN: )Veterano de guerra, eh?

LEVANGIE: Nosotros matándonos allá, y estos acá comiéndonos la comida...

KATZMANN: Lo llamaremos señor Levangie.

STEWART: (Aparte. Insiste.) Sólo uno entre cuatro, y ninguna otra prueba. No creo que le alcance para dejarlos adentro.

KATZMANN: Se verá, teniente... Se verá. (A Mary Splaine.) ¡Pero... quién queda aquí! Esta muchacha que casi echa todo a perder...

M. SPLAINE: Lo siento... Realmente lo siento. Yo no sabía que no se podía mencionar... Es la primera vez que...

KATZMANN: Bueno... Ya está hecho. Nombre, apellido, ocupación...

M. SPLAINE: Splaine. Mary Splaine. Soy la tenedora de libros de la fábrica... Yo estaba tildando unos comprobantes de caja.... Y bueno, como a las tres de la tarde... Las quince horas, vendrían a ser, yo...

KATZMANN: (Interrumpe.) (Señorita... Señorita...! Sólo una cosa le pedimos, escuche bien: )Reconoce a alguno de los dos detenidos? )El pelo... las manos... los bigotes? Algo que nos sirva de ayuda.

M. SPLAINE: Bueno yo...

KATZMANN: Sí... Sí, adelante...

M. SPLAINE: Créame que quisiera ayudar a la justicia... Pero al mismo tiempo... Compréndame... Tal vez las manos de uno de ellos, pero...

KATZMANN: Sí, adelante...

M. SPLAINE: No, no... No puedo decir ni que sí ni que no.

KATZMANN: Entiendo. (Seco.) Pueden irse.

M. SPLAINE: Comprenda mi posición...

KATZMANN: (Fastidiado.) Gracias señorita Splaine. Al salir pueden retirar sus documentos. Corroboren sus datos por si hay que volver a citarlos. (Los testigos se retiran.)

STEWART: ¿Bueno...?

KATZMANN: (Pausa. Digiere. Transición. Sonriente.) Stewart... Stewart... Tenía razón usted Stewart... Con estos elementos no se los puede retener más aquí...

STEWART: Es su problema...

KATZMANN: Vamos Stewart... No puedo arriesgarme a llevarlos así a un tribunal...

STEWART: )Qué pretende ahora, que...?

KATZMANN: Necesito retenerlos unos días... Tal vez mañana mismo...

STEWART: Basta Katzmann... Suficiente por hoy.

KATZMANN: No se enterará nadie, créame... En esos hombres hay algo...

STEWART: No.

KATZMANN: Hay algo. Lo veo, usted sabe...

STEWART: No.

KATZMANN: Olvide lo de la foto... Está bien, estuve mal... Lo admito... A veces... Sé que no fue el de la foto, la banda Morelli, conozco el caso... Créame... Al fin y al cabo es sólo una foto vieja...

STEWART: (Estalla.) ()Una foto?! ()Sólo lo de la foto pasó hoy aquí?! (Con la mitad de lo que he hecho esta mañana sobra para que me arranquen esta placa y se la tiren a los perros! (Y usted me habla de la foto!

El Juez Thayer que desde su estrado hace sonar su martillo imperiosamente.

KATZMANN: Teniente...

STEWART: (Teniente un carajo! (Mostró a los dos sospechosos solos, y usted sabe que sólo se los puede mostrar mezclados con otros! (Interrogó a los testigos en grupo, y la ley exige que se lo haga por separado! ()Era poco eso?! (Ahora me pide que retenga a los detenidos!

KATZMANN: Lo necesito...

STEWART: (Y yo necesito mi sueldo!

THAYER: (Martillo.) (He dicho silencio!

STEWART: (Mi puto sueldo...! ()O por amor a qué carajo se cree que sigo aquí...?! (Me importa una mierda la suerte de esos italianos, pero los quiero hoy lejos de esta comisaría!

KATZMANN: Son culpables.

STEWART: No quiero más riesgo...

KATZMANN: Son culpables.

STEWART: (No hay un solo testimonio, ni uno solo lo suficientemente comprometedor como para...!

THAYER: (Desde su espacio. Martillo.) Se incorpora al expediente el informe policial de la sección política. (Katzmann y Stewart detienen la pelea.)

KATZMANN: (Mientras Stewart recoge el informe y vuelve con él. Casi para sí.) )Sección política...? )Qué tienen que ver esos dos con la sección política...?

STEWART: (Todavía agitado.) No sé. Acaban de enviarlo de la central.

KATZMANN: (Hojeándolo con interés creciente.) Stewart... Stewart... Hay unas cuantas cosas notables aquí... (Un tiempo.) Teniente, traiga aquí al de los bigotes (Stewart va a salir.) Teniente... (Stewart se detiene. Katzmann agita los papeles.) Sobran elementos ahora para una causa... (Stewart asiente. Va a salir.) Stewart... (Stewart se detiene nuevamente. Katzmann levanta la mano en señal de paz.)

STEWART: No hay rencor, Katzmann. No hay rencor. (Va hasta Vanzetti, lo toma con firmeza y lo conduce ante Katzmann.) Frederich Katzmann, el Fiscal de Distrito.

BARTOLOMEO: Quiero protestar por el tratamiento que nos dan aquí. No nos dejaron dormir en toda la noche, y no se nos ha dicho qué hacemos detenidos.

STEWART: )Terminaron ya los lamentos...? Bien. Hable cuando se le pregunte. (Y hable!

BARTOLOMEO: Ya dije todo lo que tenía que decir.

KATZMANN: (Calmo.) No, no. Eso sí que no es cierto... (Katzmann y Stewart rodean a Bartolomeo. Cae sobre él un cono de luz. El cuello desabrochado, exhausto. En algún lugar de la escena Luigia comienza como una letanía un rezo en su idioma. Medeiros en su celda se agita en una pesadilla. Desde un fugaz pasillo de luz, Thompson observa tomando unas notas.) Italia es una república...

BARTOLOMEO: Sí.

KATZMANN: )Y cómo es entonces que tiene un rey? )Tiene un rey, no?

BARTOLOMEO: Sí... Sí, un rey.

KATZMANN: Una república con rey...

BARTOLOMEO: Una república no es.

KATZMANN: )Quiere a este país?

BARTOLOMEO: )A éste?

KATZMANN: (A éste, a éste! ()Cuál otro?!

BARTOLOMEO: )Cuándo van a terminarla con eso?

KATZMANN: Sí o no...

BARTOLOMEO: No es una pregunta que se pueda...

STEWART: Sí o no.

BARTOLOMEO: Tendría que separar... Hay cosas que...

STEWART: Conteste sólo la pregunta.

BARTOLOMEO: (Mareado.) )Qué pregunta?

KATZMANN: ()Qué pregunta...?! (La que le hicimos. )Quiere a este país?

BARTOLOMEO: No se puede contestar así.

STEWART: Sí o no.

BARTOLOMEO: No... yo...

KATZMANN: No. Dijo que no.

BARTOLOMEO: (No! Yo no dije... Quise decir que yo no... (Estalla.) (No aguanto más! (Quiere pararse. No puede.) (No entienden que no puedo más!

KATZMANN: (Impasible.) )Quiere a este país?

BARTOLOMEO: (Un tiempo.) Sí.

KATZMANN: Ajá. )Y por qué entonces desarrolla actividades antinorteamericanas...?

BARTOLOMEO: Jamás lo hice.

KATZMANN: )Niega ser anarquista?

BARTOLOMEO: Sí. (Un tiempo.) No.

STEWART: Sí o no.

BARTOLOMEO: No.

KATZMANN: )Por eso anda armado por la calle?

BARTOLOMEO: Se los dije cien veces. Defensa personal.

STEWART: )De qué hay que defenderse en este país?

BARTOLOMEO: Tengo un negocio. Pescado. Hay robos.

KATZMANN: )Cuando llegó a América ya estaba afiliado o lo hizo aquí?

BARTOLOMEO: Yo no... (Basta, me niego a seguir contestando!

THAYER: (Martillo.) Petición denegada.

THOMPSON: (Mi defendido tenía derecho, Señor Juez...!

THAYER: (Interrumpe.) No ha lugar.

KATZMANN: (A Bartolomeo.) Se niega porque ve que se va incriminando de a poco.

BARTOLOMEO: (No...! (Me niego porque no doy más! (Porque me caigo de sueño! (Porque ya no entiendo más nada!

KATZMANN: Bien. (Va al escritorio. Después de una pausa.) Bartolomeo Vanzetti, lo acuso formalmente de homicidio doble y robo, cometido el 15 de abril del año en curso, en complicidad con el detenido Nicola Sacco.

NICOLA: (Desde su espacio.) (Rosa...! (Rosa!.

BARTOLOMEO: ()Cómo asesinato...?! (Me acusa de asesinato!

KATZMANN: Doble asesinato y robo. (Comienza a guardar sus papeles en el maletín. Bartolomeo intenta infructuosamente ponerse de pie. Medeiros lanza un aullido cortante.)

MEDEIROS: (La jeringa, hijos de puta! (Quiero jeringa! (Métanse en el culo la clemencia! (La silla eléctrica métanse...! (Traiganme mi jeringa y una buena aguja y guárdense en el más oscuro rincón del ojete todo lo demás! (Sigue con sus aullidos. Stewart intenta dominar a Bartolomeo.)

BARTOLOMEO: (Déjenme tranquilo! (No me toquen! (Thayer golpea el estrado con energía.) ()Yo asesino?! ()A quién podemos matar nosotros?!

KATZMANN: Mataron para robar.

BARTOLOMEO: )Qué inmundicia es esa?

KATZMANN: Hay un testigo. Lo reconoció.

BARTOLOMEO: (Miente! (Miente! (Miente!

THAYER: Si el reo no se comporta deberá retirarse de la sala.

THOMPSON: ¡Hay tres testimonios en contra, su señoría!

BARTOLOMEO: (Como que me llamo Bartolomeo, miente!

KATZMANN: Fue usted el que ha mentido hasta ahora. )Sí o no?

BARTOLOMEO: (Pausa tensa.) (Sí, mentí! (Sí señor, porque no quise confesar que era anarquista! (Mentí porque tuve miedo de terminar como Salsedo! (Está bien, soy anarquista! (Eso no tiene nada que ver con ser delincuente! (No soy delincuente yo! (Nicola! (Nicó! ()Oyó?! (Somos asesinos y ladrones!

NICOLA: (Desde su espacio.) ¡¿Bartolomeo?!

BARTOLOMEO: (Asesinos y ladrones!

NICOLA: Bartolomeo... ()Qué le hacen...?!

ROSA: (Nicola...! (Nicola!

NICOLA: (Rosa!

BARTOLOMEO: (Asesinos y ladrones...! (Luigia no creas lo que dicen los diarios...!

NICOLA: ()Qué le hicieron, Rosa?! (Bartolomeo! (Déjenme salir! (Déjenme salir...!

Aúlla Medeiros. Grita Rosa. Reza Luigia. El martillo del Juez llama violentamente a silencio. Paroxismo. Como si salieran de una pesadilla, todo cesa de pronto con la entrada de Thompson. Bartolomeo y Nicola se miran atontados, agitados aun. Comienza a crecer a su alrededor el espacio del juicio.

THOMPSON: Señor Vanzetti... Señor Sacco, al fin. No veía la hora de que me autorizaran. Soy Thompson, su abogado... William Thompson. Lamentablemente esta primera visita tendrá que ser muy breve. Me imagino cómo se sienten, pero quiero que sepan para su tranquilidad que estoy tan convencido de su inocencia como ustedes mismos. Estudié el caso meticulosamente y no tengo ninguna duda al respecto. Así que no hay nada que temer. Gracias a Dios la incomunicación ha sido levantada y nos quedan unos cuantos días de margen para preparar la defensa. El 31 de mayo tenemos la primera audiencia.

THAYER: (Iniciando el juicio.) Señores del jurado confiamos a su conciencia y decisión la vida de dos hombres. La corte sabe bien que ese deber de ustedes es difícil e inquietante. Pero tenemos confianza plena en vuestro patriotismo y devoción al deber...

THOMPSON: (Mientras se integra con sus defendidos al tribunal.) Señor Bartolomeo... Señor Nicola... Hay alguna cosa, si me permiten que siento un deber de conciencia comentarles. Habrán sabido ustedes cuántos abogados rechazaron el caso. Y supongo que imaginan ustedes por qué. Quiero aclararles entonces por qué lo he tomado yo. Señor Sacco, Señor Vanzetti: soy abogado porque creo obstinadamente en la justicia. En la de Dios. Y en la de este país. Me he sentido entonces en la obligación ética de tomar este caso de ustedes, porque si por el prejuicio de un hombre de leyes se condenase a un inocente, todas esas mismas leyes perderían sentido. Quiero aclararles también que nada me une a sus ideas políticas, pero como confío en nuestra democracia, y en esta constitución, puedo admitir la existencia de cualquier ideología, por extravagante que fuese. Y quisiera que cuando mañana ustedes salgan libres puedan admitir conmigo las virtudes y la vigencia de nuestras leyes.

Vuelve a primer plano la presencia de Thayer que termina su alocución a los jurados.

THAYER: ...Y ahora señores del jurado les formularé las preguntas de rigor, a las que habrán de responder con la máxima honestidad. )Tienen ustedes algún vínculo de amistad o parentesco con los imputados o con las víctimas del hecho? )Se han formado ya alguna opinión acerca de la culpabilidad o inocencia de los imputados? )Tienen ustedes alguna prevención o prejuicio contra los reos? )Son sus principios contrarios a la pena de muerte? (Una pausa breve. Thayer golpea con el martillo.) La corte confía en que los jurados sabrán desempeñar correctamente su labor. La audiencia queda abierta.

Con un golpe de luces estalla el ámbito del juzgado, su rumor, sus personajes.

THAYER: Pónganse de pie los acusados. (Bartolomeo se pone de pie. Nicola, más nervioso no entiende.)

BARTOLOMEO: (A Nicola.) Si alzi... (Este lo hace.)

THAYER: )Los reos tienen algo que decir antes que la acusación tome la palabra?

NICOLA: Sí. Que somos inocentes.

THAYER: El acusado sólo puede responder por sí mismo.

NICOLA: Que soy inocente, entonces.

BARTOLOMEO: Hay unas cuantas cosas que tendría que decir...

THAYER: El imputado sólo tiene el derecho de afirmar su inocencia o admitir su propia culpabilidad.

BARTOLOMEO: (En voz baja.) Soy inocente.

THAYER: El acusado debe hablar de manera que todos lo escuchen. Se dice que los italianos tienen una garganta de oro, así que seguramente será un placer oírlo.

NICOLA: Parli piú forte.

BARTOLOMEO: (Más alto.) Soy inocente.

THAYER: Los acusados pueden tomar asiento. Que pase el primer testigo.

UNA VOZ: El 10 de junio se presenta ante el tribunal Luis Pelser. Cambia su anterior testimonio en la comisaría, se desdice y declara ahora reconocer a Sacco como uno de los asesinos. Diez días después de la primera audiencia, el 20 de junio, declara el guardabarreras Levangie. (Luz sobre Levangie.)

LEVANGIE: (Aclarando a alguien.) Le-van-gie g.i.e. gie. Levangie...

THOMPSON: )Señor Levangie usted es guardabarreras en el paso a nivel donde se produjo el asalto?

LEVANGIE: Sí señor.

THOMPSON: Según su declaración y la de los otros testigos, los asaltantes subieron a un auto y pasaron a gran velocidad delante suyo. )Fue así?

LEVANGIE: Más o menos.

THOMPSON: )Quiere decir que no fue exactamente como yo lo he referido?

LEVANGIE: Bueno si, como ser, las cosas fueron así, pero el auto no pasó delante mío tan rápido. Pararon para cruzar la vía y tuvieron que ir más despacio, así que pude ver bien al que manejaba.

THOMPSON: )Y según usted ese hombre que manejaba era Vanzetti?

LEVANGIE: Sí señor. Puedo jurar que era él.

THOMPSON: )Y el que viajaba al lado era Nicola Sacco?

LEVANGIE: No. A Sacco ya le dije que no puedo reconocerlo. El sol daba contra los vidrios del auto. No voy a afirmar una cosa así si no estoy matemáticamente seguro.

THOMPSON: Mientras que sí está "matemáticamente" seguro de que el hombre que manejaba era Vanzetti.

LEVANGIE: Eso.

THOMPSON: )A qué distancia suya pasó el auto?

LEVANGIE: Bueno... unos pasos.

THOMPSON: )A qué velocidad?

LEVANGIE: Serían... no sé... la verdad no sé, pero era bastante despacio porque pude ver bien la cara del que manejaba.

THOMPSON: )Y era Vanzetti?

LEVANGIE: Oiga... Si le digo que era él. Ya van cien veces que lo digo.

THOMPSON: En esta misma sala, cinco personas han declarado bajo juramento que Vanzetti no sabe manejar.

LEVANGIE: )Y entonces?

THOMPSON: Mire bien al hombre que está acusando. (Levangie lo hace.) Vanzetti levántese por favor (Bartolomeo se para.) )Señor Levangie, de qué color son los cabellos del acusado?

LEVANGIE: Morochos... son negros.

THOMPSON: )Cómo describiría su físico?

LEVANGIE: No sé... Robusto.

THOMPSON: )No es delgado, no?

LEVANGIE: No, delgado no.

THOMPSON: Señor Levangie, antes que usted tres testigos declararon que el hombre que manejaba el auto era rubio y delgado...

LEVANGIE: (Confundido.) A mí no me interesa lo que digan los demás...

THOMPSON: (Calmo.) He terminado, puede retirarse señor Levangie.

THAYER: Se levanta la sesión.

Un cambio de luces y ya está Mary Splaine presta a declarar.

UNA VOZ: Testimonio de Mary Splaine, testigo de cargo, el 20 de junio de 1921.

KATZMANN: Señorita Splaine, )Usted presenció el asalto de South Braitree?

M. SPLAINE: Sí señor. Una cosa horrorosa realmente.

KATZMANN: )Dónde estaba usted en el momento del asalto?

M. SPLAINE: En mi oficina. En el primer piso de la fábrica.

KATZMANN: Bien. Relátenos todo lo que vio.

M. SPLAINE: Cómo no, si. Bueno... Vi a un hombre con un arma que disparó sobre el pobre Berardelli y escapó en un coche negro, donde lo esperaban los otros asaltantes.

KATZMANN: )Se encuentra en esta sala ese hombre?

M. SPLAINE: Sí señor. (Señala a Nicola.) Es aquel. El que no tiene bigotes. (Nicola se para violentamente. La acción queda congelada. En otro espacio Rosa escucha conmovida.)

NICOLA: ¡Que sepa que yo no fui! (Rosa, no pares de decírselo! (Va a leer los diarios! ()Qué va a pensar de su padre?! (Hijo: Sacco es un gran apellido. Un apellido antiguo y bueno! (Y Dante es un nombre hermoso! (Un gran orgullo llamarse Dante Sacco...! (Vuelve la acción.)

KATZMANN: )Sabe el nombre de la persona que acaba de señalar?

M. SPLAINE: Sí, Sacco. Nicola Sacco.

KATZMANN: Gracias Señorita Splaine.

(Sacco se deja caer en su banco. Murmura como para sí.)

NICOLA: (Dante! (Dante, no es cualquier nombre, hijo...! Alguien que se llame así debe hacer honor al idioma. No deje de practicar. Recuerde la canción. (Cuando volvamos a Torremaggiore tiene que saber saludar a los abuelos!

UNA VOZ: Cesare Rossi. Italiano. Operario de lavandería. Declara el 2 de Julio de 1921.

THOMPSON: )Dónde se encontraba en el momento del asalto?

C. ROSSI: En la terraza

THOMPSON: )La terraza de la lavandería?

C. ROSSI: Sí señor.

THOMPSON: )Quién estaba allí con usted?

C. ROSSI: Luis Pelser. Otro empleado que trabajaba conmigo allá.

THOMPSON: Señor Rossi, )sabe que el señor Pelser ha declarado ahora reconocer en la persona del acusado Nicola Sacco al asesino de South Braitree?

C. ROSSI: Lo oí, sí.

THOMPSON: )Fue usted testigo de distintas manifestaciones de su compañero declarando lo contrario?

C. ROSSI: Sí señor. (Un tiempo.) El sabrá.

THOMPSON: Bien. Ahora cuente por favor, todo lo que vio.

C. ROSSI: Pelser y yo estábamos tendiendo unas telas en la terraza. Estábamos charlando y de repente oímos tiros en la calle. Nos asomamos y vimos a los ladrones que escapaban corriendo, y al guardaespaldas del cajero tirado en el suelo.

THOMPSON: )El señor Pelser se asomó antes, o después que usted?

C. ROSSI: No, nos asomamos los dos al mismo tiempo.

THOMPSON: )Quiere decir que lo que ha visto usted lo ha visto también Pelser?

KATZMANN: Me opongo su señoría. El testigo no puede saber...

THOMPSON: (A Katzmann.) Cambiaré la pregunta, entonces (A Cesare.) )Pudo reconocer a los asaltantes que escapaban?

C. ROSSI: Mire señor, lo que yo digo lo pueden probar ahora mismo si quieren. Pueden ir y subir allí y ver. Cualquiera que tenga dos ojos puede hacerlo. Basta mirar desde esa terraza para darse cuenta que desde allí arriba es imposible reconocer a nadie. (Los personajes de la escena congelan. Sólo Thayer y Katzmann permanecen en acción.)

THAYER: Katzmann... Lo está haciendo mal, Katzmann.

KATZMANN: Yo...

THAYER: Mal. Está cometiendo errores imperdonables. Y el primero de todos: traer al tribunal a esos hombres sin pruebas ni testimonios suficientes.

KATZMANN: Thayer... El proceso recién empieza...

THAYER: Y ya podía haber terminado. Unas pocas audiencias habrían bastado si usted hubiese...

KATZMANN: No podía prever que...

THAYER: (Seco.) Era su deber preverlo, Katzmann. (Pausa.) Véame mañana antes de la audiencia.

KATZMANN: Su señoría... (Thayer lo mira.) Créame que haré lo posible... (Thayer vuelve a sus papeles.) Su señoría... (Thayer vuelve a mirarlo. Lenta transición.) Si usted y la corte lo permiten quisiera hacerle al señor Levangie algunas preguntas suplementarias...

THAYER: (Reinstalándose en el juicio.) Si la defensa no se opone...

THOMPSON: No hay objeción, su señoría.

KATZMANN: (A Thompson.) Gracias abogado. (A Levangie.) Tal como lo destaca mi colega, su declaración sorprende un poco. Efectivamente, tres testigos antes que usted describieron al conductor del coche como un hombre rubio y delgado... )No se habrá equivocado señor Levangié...?

LEVANGIE: No.

KATZMANN: Bueno, no hay que ser tan categórico. Cualquiera puede cometer un error...

LEVANGIE: Si le digo que lo vi, lo vi.

KATZMANN: Señor Levangie. Siga conmigo un razonamiento, por favor: Usted vio que se cometió el asalto, y que asesinaban a dos personas. Obviamente se impresionó. Luego vio que los asesinos subían al auto y huían en su dirección. En ese momento habrá sentido miedo, nada más normal. (Pausa.) En ese estado de ánimo, que todos comprendemos, perfectamente pudo haberse equivocado...

LEVANGIE: Pero que...

KATZMANN: Tranquilo señor Levangie... El abogado Thompson nos ha demostrado claramente que Bartolomeo Vanzetti no podía estar al volante del auto porque no sabe manejar. Pero eso no quiere decir que Vanzetti no viajara en ese auto. Señor Levangie, si usted insiste con tanta seguridad, y hasta ha jurado haber visto a Vanzetti al volante, sabiendo que con su testimonio puede enviar a ese hombre a la silla eléctrica, es evidente que su declaración algo tiene que tener de cierto, )no es así? (Levangie lo mira sin comprender.) )No es posible que a causa de su estado de nervios y de la velocidad del auto usted haya confundido el lugar que ocupaba Vanzetti en el vehículo?

LEVANGIE: )Qué significa...?

KATZMANN: Piense un momento. Trate de recordar aquella escena. )No sería posible que Vanzetti viajara en el asiento posterior, detrás del conductor?

LEVANGIE: (Después de una pausa.) Bueno... Ahora que lo pienso...

THOMPSON: ¡Me opongo, su señoría!

THAYER: )Cuál es la razón, abogado Thompson?

THOMPSON: Es evidente que la acusación sugirió una respuesta al testigo.

THAYER: No resulta evidente. Oposición rechazada.

THOMPSON: (Contenido.) (Es injusto!

THAYER: )La acusación tiene más preguntas por hacer?

KATZMANN: No su señoría.

THOMPSON: (Injusto!

THAYER: Se levanta la sesión.

Thompson y Vanzetti se miran fijamente.
Vanzetti se sienta e inicia una carta.

BARTOLOMEO: Querido padre: vuelvo a escribirle para reafirmar una vez más mi inocencia. Para decirle que dispongo de una buena defensa, que tengo a mi lado un formidable escuadrón de personas generosas que no me abandonan ni me abandonará jamás, y comunicarle mi buena salud y estado de ánimo. Es probable que cuando reciba ésta, el proceso haya terminado ya, y esperemos que sea con mi absolución. Padre: es difícil imaginar la situación actual de este país que tanto admiró años atrás. Vivimos aquí una triste época. Época de corrupción, época en que el poder es asaltado desesperadamente, y desesperadamente se defiende. El estado hace bien el mal y mal el bien, y se apresura a meter en la jaula a un hombre honesto y encontrar culpable a un inocente. Ya no nos sorprenden las cosas mas increíbles. Existe en esta corte una sociedad entre abogados y autoridades judiciales que es capaz de condenar o absolver a quien quiera. (Qué canalla la gente honesta, y qué ramera la justicia! En esa justicia he perdido ya la fe. Hablo de la que recibe ese nombre, y no por cierto a ese sentimiento que yace en el corazón del hombre y que ninguna fuerza infernal será jamás lo bastante fuerte para aplastar. Querido papá: Saludos a todos. Un beso y un abrazo. Su hijo. Bartolomeo.

Bartolomeo levanta nuevamente la vista hacia Thompson. Vuelven a mirarse fijamente. Thompson, baja la cabeza y vuelve al juicio entre avergonzado y rabioso.

THOMPSON: (A Mary Splaine.) Señorita Splaine, usted fue interrogada por la policía de Brockton...

M. SPLAINE: Sí señor. (Pausa.) Y declaré que no estaba segura de que él fuera el asaltante. Realmente estaba en duda. Pero después, estudiando bien las fotografías de Sacco que salieron en los diarios, me convencí de que era él propiamente.

THOMPSON: Sin embargo cuando en esa comisaría le mostraron la foto de un prontuariado, usted afirmó categóricamente que ese era el asesino.

M. SPLAINE: Si... Bueno, me pareció. Pero después me dijeron que ese hombre estaba preso desde hace tiempo. Debí haberme confundido... )Todos nos equivocamos, no?

THOMPSON: )A qué distancia se encontraba del lugar en el que se produjo el asalto?

M. SPLAINE: Y... Desde ahí... Unos treinta metros.

THOMPSON: (Indicando el fondo de la sala.) Señorita Splaine. )Puede ser tan amable de decirme el color de la corbata de aquel señor, el que está parado en la puerta de la sala?

M. SPLAINE: (Nerviosa.) Bueno... A decir verdad... No, no señor, no veo bien desde acá.

THOMPSON: )Por alguna razón en particular?

M. SPLAINE: Bueno... Soy un poco miope.

THOMPSON: )Sabe a qué distancia se encuentra aquella persona?

M. SPLAINE: No.

THOMPSON: (Está a menos de quince metros, señorita Splaine! )Quiere explicarme entonces, por favor, cómo ha podido reconocer a Nicola Sacco a treinta metros...?

M. SPLAINE: Yo... (Alterada.) Bueno, lo reconocí. No veo por qué...

NICOLA: (Ma perche dice queste bugie...!

KATZMANN: Señorita Splaine, si me permite... Estoy algo sorprendido. No entiendo por qué oculta ese detalle justamente.

M. SPLAINE: Bueno, yo no sé a qué...

KATZMANN: Por alguna razón que se me escapa, usted no está diciendo toda la verdad.

M. SPLAINE: Yo...

KATZMANN: )Cuál es el motivo, señorita, por el que se niega a admitir que en ese momento -como resulta obvio estando en una oficina- usted se encontraba con los lentes puestos...?

M. SPLAINE: Bueno... Claro... ¡)Dios mío, no lo dije...?!

THOMPSON: (Protesto su señoría! (La actitud del fiscal, sirviendo la respuesta a los testigos es francamente intolerable! (Con todo el respeto que me merece esta corte, este proceso se está volviendo un... verdadero circo!

THAYER: (Golpea el martillo.) (Abogado Thompson! No quisiera verme obligado a incriminarlo por ofender a la corte.

THOMPSON: Es la actitud del fiscal, la que ofende a la corte.

THAYER: Suficiente. (Un tiempo.) No me parece que el fiscal haya sugerido la respuesta al testigo. Creo que simplemente ha tratado de aclarar sus ideas algo imprecisas.

THOMPSON: Es esa misma imprecisión justamente, la que les quita validez.

THAYER: Eso lo debe decidir el jurado. (A Katzmann.) )Tiene algo más que preguntar a la testigo?

KATZMANN: No, su señoría.

Un aparte entre Thompson y Thayer.

THAYER: Abogado Thompson... Quiero advertirle que su insolencia está pasando todo límite. No diga después que no se lo advertí: Si continúa en esta actitud va a ser usted el que termine en el banquillo de los acusados...

THOMPSON: Con todo respeto señor Juez... El banquillo de los acusados hoy es el lugar más limpio de esta sala.

Transición. La luz sube sobre Luigia.

BARTOLOMEO: Luigia. Hermanita. (Época de poda! Hay que acordarse de replantar los gajos...

LUIGIA: (Recibiendo la carta.) "...)Cómo está la diamela de papá...? )Y mi camelia...? Hay que dejarle buenas yemas. Las más gordas."

BARTOLOMEO: No dejes de avisarme cuando revienten, que imaginarlas es mi forma de verlas. Le he escrito a papá otra carta, y sigue sin responderme. Sé que se enfurece con mis ideas, y me castiga con su silencio. )Qué puedo hacer? No sabe cómo me daña. )Cómo está? )Cómo lleva sus años? Hermana: te pido que lo beses por mí. Así de sonso. Que alguno de los besos tuyos, aunque él no lo sepa, sea de los míos. Así de sonso.

LUIGIA: "...Abrazos. Bartolomeo."

Transición. Thompson ahora frente a Cesare Rossi.

THOMPSON: Señor Juez, quisiera interrogar nuevamente al señor Cesare Rossi. (Thayer asiente.) Señor Rossi: Aquel día del asalto usted trabajaba en el lavadero.

C. ROSSI: Sí señor.

THOMPSON: )Trabaja allí todavía?

C. ROSSI: No señor. Me despidieron.

THOMPSON: )Por qué razón?

KATZMANN: Todo esto no es pertinente su señoría.

THOMPSON: Sí su señoría. Creo que la respuesta puede ser muy importante.

THAYER: Proceda entonces.

THOMPSON: )Por qué fue despedido?

C. ROSSI: Bueno, después del asalto no se habló más del asunto. A los pocos días nos llamaron a Pelser y a mí de la policía; nos mostraron a los acusados y nos preguntaron si los reconocíamos. Nosotros dijimos que no. Una semana después nos llamó el capataz y nos dijo que estábamos despedidos. Nosotros le dijimos por qué y nos dijo que lo había decidido la gerencia. Pedimos hablar con el gerente pero no nos atendió. Un tiempo después pasé un día por la puerta de la lavandería y me encontré con el capataz de casualidad. Le dije a ver si podía volver al trabajo. Al principio quiso cambiar de conversación, pero al final me dijo que podíamos volver al lavadero si le decíamos a la policía que reconocíamos en esos dos hombres a los asesinos. Yo le dije que estaba loco, y él me dijo que lo pensara. Fui enseguida a verlo a Pelser y le conté todo. No me dijo nada, pero a los pocos días me enteré que había vuelto a trabajar en el lavadero. Desde entonces yo no he podido conseguir un solo trabajo en ningún lugar de la ciudad. Apenas escuchan mi nombre ya me cierran la puerta, señor...

Se esfuma el tribunal. Thayer y Katzmann en un aparte.

THAYER: Basta Katzmann... La declaración de ese hombre que despidieron nos ha echado el mundo encima.

KATZMANN: )Usted no creerá que yo...?

THAYER: Ni quiero saberlo. ¿Cómo no interrogó antes a ese hombre...?

KATZMANN: Yo... No creí necesario...

THAYER: (Ah, no creyó necesario! )Se da cuenta en la situación que me coloca? Se puede acusar a los otros testigos de falso testimonio...

KATZMANN: No cambiaría nada.

THAYER: Usted subestima a la defensa.

KATZMANN: El abogado Thompson no tiene experiencia penal...

THAYER: El abogado Thompson conoce de sobra su trabajo...

KATZMANN: Es hábil, no lo voy a negar, pero sólo eso... Está en usted justamente neutralizar esa habilidad.

THAYER: Hable claro, Katzmann.

KATZMANN: (Un tiempo.) No puedo luchar contra dos adversarios.

THAYER: )Qué quiere decir...? )Que yo favorezco a la defensa?

KATZMANN: No es conmigo justamente con quien lo hace.

THAYER: )Usted me hace responsable a mí de sus errores...?

KATZMANN: No recuerdo haber cometido ninguno.

THAYER: (Furioso.) ()Ah no?! (Mire Katzmann, de ahora en adelante mi objetividad será inflexible! (Por lo menos que nadie pueda decir cuando haya que absolver a esos italianos que la justicia no ha prevalecido!

KATZMANN: )Cuál absolución, Thayer...?

THAYER: )Y qué pretende...? ¿Que condene a alguien sin pruebas...? Usted se olvida con quién está hablando...

KATZMANN: Ni Sacco ni Vanzetti son inocentes, Thayer...

THAYER: (Demuéstrelo...! Ese es su trabajo...

KATZMANN: Thayer... ¿Cómo quiere que...? Estoy entre la espada y la pared...
(Usted me presiona... Nuestra gente me presiona...!

THAYER: )Quién es "nuestra gente", Katzmann...?

KATZMANN: )Hace falta que se lo diga? No quiero resultar irrespetuoso señor, pero ni usted ni yo llegamos aquí en un repollo.

THAYER: (Yo he actuado siempre dentro de la ley...!

KATZMANN: Y de eso se trata. De estar unidos dentro de ella. (Thayer va a hablar.) )No ha declarado usted siempre que cada una de nuestras acciones debe tener como fin el bien de nuestro país...? Nuestra gente está esperando esta condena. Y usted sabe a quién me refiero cuando digo "Nuestra gente". Hay un solo magistrado en todo el país capaz de dar una lección ejemplar a la subversión. Las elecciones están encima. La distribución de cargos en la suprema corte también. (Tiempo. Thayer calla.) No los defraude Thayer . Puede estar tranquilo. Nuestra gente no lo va a defraudar a usted.

Thayer permanece pensativo. Un fundido precipita nuevamente el espacio del tribunal.

UNA VOZ: El seis de julio de 1921 declara ante el tribunal Nicola Sacco.

KATZMANN: Señor Sacco, recuerdo que ha dicho usted alguna vez, que amaba la libertad, y a los países libres.

NICOLA: Sí.

KATZMANN: )Quería usted a este país en mayo de 1917?

NICOLA: Tengo que aclarar algo...

KATZMANN: )No ha comprendido la pregunta...?

NICOLA: Sí.

KATZMANN: Bueno, responda entonces, sí o no.

NICOLA: Sí.

KATZMANN: Ajá, la quería... ¿Y para demostrarle su amor huyó a México cuando el estado lo llamaba como soldado...?

NICOLA: Me fui para no combatir.

KATZMANN: )Y cuándo volvió nuevamente?

NICOLA: Después del armisticio.

KATZMANN: Cuando la guerra había terminado, digamos.

NICOLA: Sí señor.

KATZMANN: )Se da cuenta que está declarando ser desertor?

NICOLA: ¡Io non sono un vigliacco...!

THAYER: (Martillo.) No se comprende al acusado.

NICOLA: (Corrige.) (Que no soy un... un cobarde... Si es lo que quiere decir!

KATZMANN: )Entonces por qué desertó...?

NICOLA: Soy contrario a la guerra por principio.

KATZMANN: )Quiere decir que su filosofía le impide combatir...?

NICOLA: Mis ideas sono... son... están contra toda clase de violencia.

KATZMANN: )Qué ideas, sus ideas políticas...?

NICOLA: (A Thompson.) Devo rispondere a... a esta pregunta?

THAYER: Naturalmente.

NICOLA: Soy un anarquista. Y el anarquismo está en contra de toda clase de violencia...

KATZMANN: (Irónico.) )De veras...? (Sacco se pone de pie.) Permítame decirle que esto es para mí una novedad absoluta. Y supongo que lo debe ser para todos en esta sala. ()Usted se olvida que los anarquistas asesinaron en este país al presidente Mackinley?! (Que hicieron explotar una bomba en Wall Street que destrozó a diez compatriotas inocentes...!

SACCO: (Descontrolado.) (Non sono stati gli anarchici!

THAYER: (Martillo.) Si el acusado insiste en su idioma, se solicitará traducción al intérprete.

SACCO: Digo que los anarquistas no fueron... Que no somos asesinos.

KATZMANN: )Ah no...? La historia de los últimos años señor Sacco, ha demostrado que anarquía es sinónimo de subversión contra el orden constituido, de desprecio por la propiedad privada, de incitación a la violencia...

NICOLA: (A Thompson.) )Che cosa ha detto?

KATZMANN: (A Thompson.) Yo mismo se lo aclaro. (Digo que el anarquismo se ha valido en toda su historia de la violencia y el robo...!

NICOLA: (Estalla.) ()Cosa state a dire queste fesserie davanti allá gente?! )Sovversivi noi...?! (Thompson trata infructuosamente de interrumpirlo.) E da teci il pane che ci basti per sfamarci e noi li rispeteremo... )Ribelli noi? )Che significa? Se ci trattate come gli animali per forza che ci ribelliamo. )Ladri...? )Ladri noi che lasciamo il sangue per campá? (Termina agitadísimo.)

KATZMANN: (Fastidiado.) )Alguien quiere tener la amabilidad de traducir...?

THOMPSON: Protesto su señoría. Las apreciaciones políticas del fiscal están alterando a mi detenido. (A Sacco.) Señor Sacco, le ruego que se tranquilice y aclare ahora en nuestro idioma.

NICOLA: Sí señor...

THAYER: (Con una hoja en la mano.) No hace falta abogado Thompson. La traducción legal obra en poder de esta corte. (Lee.) El señor Sacco admite entre otras cosas, según leo, que algunos anarquistas recurren a la rebeldía violenta....

NICOLA: (A Thayer.) No señor... No es eso lo que dije...

THOMPSON: Protesto su señoría... La traducción no es...

THAYER: (Martillo. Agita la hoja). Si la defensa lo desea puede consultarla.

NICOLA: (A Thompson.) Pero yo no dije eso...

THAYER: Entenderá que no hay otra manera de comprobarlo que las actas del intérprete.

NICOLA: (Por Dios...!

THAYER: (Le he dicho que se calle! (Siéntese...! (Un tiempo.)

KATZMANN: Según el informe de la Sección Política de la policía, Usted ha participado en varias huelgas en Staughton, Boston, )Es cierto...?

NICOLA: Sí.

KATZMANN: )Participó también de aquella huelga metalúrgica en Plymouth en 1920?

NICOLA: Sí.

KATZMANN: )No fue en esa huelga que mataron a tres policías?

NICOLA: Sí. Y a siete obreros, por desgracia.

KATZMANN: )Por desgracia para los siete obreros...?

NICOLA: Por desgracia para todos. También la policía son seres humanos.

KATZMANN: (Ah... "también"! )En aquella época ya había comprado el revolver que le encontraron cuando lo arrestaron...?

NICOLA: )El 12 de enero...? Si... Creo que sí.

KATZMANN: )Y el día de la huelga la llevaba encima...?

NICOLA: (No! ()No va a decir ahora que fui yo el que mató a esos policías...?!

KATZMANN: Yo no lo he dicho. Fue usted mismo el que acaba de sugerir esa posibilidad.

THOMPSON: (Me opongo, su señoría!

KATZMANN: (Se sienta.) He terminado.

THOMPSON: Sacco tranquilícese... )Donde se encontraba usted el día, y a la hora en que ocurrió el asalto...?

NICOLA: En el Consulado Italiano de Boston.

THOMPSON: )Habló con alguien allí, alguien lo vio...?

NICOLA: El empleado de la oficina de pasaportes... Le expliqué que volvía a Italia, que tenía urgencia con los papeles... Que mi padre me necesitaba allá... Que había habido una desgracia.

THOMPSON: (A Thayer.) Con el permiso de la corte solicito que este testimonio escrito sea reconocido como válido a los efectos legales, (Le da a Thayer el documento.) y que le sea dado a conocer al jurado.

THAYER: (Examinando el documento.) La corte lo considera válido a los efectos de la ley. (Lee.) "Testimonio de Giuseppe Andrower, presentado a James M. Bowcock Vicecónsul de los Estados Unidos de América en la Ciudad de Roma, Reino de Italia, Habla el señor Andrower: El 15 de abril de 1920 llegó al Consulado Italiano de Boston el señor Nicola Sacco a presentar una fotografía para su pasaporte..."

NICOLA:(Recuerda, en tanto, la carta de su padre.) "Nicola, hijo mío: Sé que esta noticia de la muerte de tu madre te entristecerá. Antes de morir hubiera querido verte. No hablaba de otra cosa últimamente..."

THAYER: "...La fotografía era en realidad un retrato familiar, con su mujer y su hijo. Le expliqué que no era lo que le pedíamos y se la llevé al secretario del Consulado para mostrársela..."

NICOLA: "... No dejes de volver. Ahora ustedes tienen un hijo también .Y podrás entender lo que significa tener un hijo lejos por todos estos años. Quisiera verte de nuevo junto a nosotros. No veo la hora de tenerte aquí...

THAYER: "Recuerdo la fecha porque mientras hablábamos de Sacco observé un almanaque de mesa que había sobre el escritorio del secretario."

Declinan ahí las luces lentamente. Sube una vieja canción italiana sobre las últimas líneas del testimonio.

NICOLA: (Solo.) (Dante...! (Vas a ver lo florido que es Torremaggiore en verano! Hay un remanso del río donde el agua parece de vidrio. Te voy a enseñar a tirarte de la piedra... Al principio da miedo, pero después de la primera vez, uno no piensa en otra cosa que en volver a romper el agua desde ahí arriba. (Crece la luz general, se esfuma toda magia.) (Dante...! (Dante...!

UNA VOZ: 10 de julio de 1921. Declaración de Bartolomeo Vanzetti.

KATZMANN: )Dónde conoció a Sacco?

BARTOLOMEO: En México.

KATZMANN: )En qué año?

BARTOLOMEO: En 1917.

KATZMANN: )Por qué se encontraba usted en México?

BARTOLOMEO: Para no ser obligado a combatir.

KATZMANN: )Es incapacitado?

BARTOLOMEO: No. Siempre fui un hombre sano.

KATZMANN: )Entonces por qué desertó...?

BARTOLOMEO: Por mis principios políticos.

KATZMANN: )Son los mismos que los de Sacco...?

BARTOLOMEO: Sí señor.

KATZMANN: )Y a raíz de tener las mismas ideas subversivas se hicieron amigos?

BARTOLOMEO: No tenemos ideas subversivas. Somos anarquistas, y como anarquistas combatimos todo lo que violenta la libertad. En cuanto a Sacco, en la época en la que lo conocí todavía no era anarquista activo.

KATZMANN: ¿Podríamos decir que fue usted quien lo inició... El que lo indujo a tomar parte activa...?

BARTOLOMEO: El ya tenía sus ideas, pero no eran claras. Pensaba que un hombre con mujer y familia no debía ocuparse de esas cosas.

KATZMANN: )Y usted lo convenció...?

BARTOLOMEO: Sí señor.

KATZMANN: Y desde ese momento abandonó sus deberes de marido y de padre...

BARTOLOMEO: El señor Sacco jamás ha hecho una cosa así. Quiere demasiado a su familia.

KATZMANN: No obstante, participó en huelgas y manifestaciones subversivas.

BARTOLOMEO: Un anarquista y un subversivo son dos cosas diferentes.

KATZMANN: (Toma un gorro azul y se lo alcanza a Bartolomeo.) ¿Ha visto antes este gorro?

BARTOLOMEO: Tengo uno igual.

KATZMANN: )No será ese?

BARTOLOMEO: No podría decirlo. Son todos iguales...

KATZMANN: Mírelo bien... )No tiene alguna particularidad que le permita identificarlo...?

BARTOLOMEO: Este tiene un agujero, y el mío era casi nuevo. Además olía a pescado porque lo uso cuando ando vendiendo.

KATZMANN: )Y cuando se lo quita, dónde acostumbra a dejarlo...?

BARTOLOMEO: En mi negocio lo cuelgo de un clavo.

KATZMANN: Señores del jurado, aquí tienen la razón de ese agujero: El clavo donde el acusado colgaba el gorro. (A Bartolomeo.) )Sabe dónde ha sido encontrado este gorro?

BARTOLOMEO: No señor.

KATZMANN: En el lugar y el día del asalto, junto al cadáver de Berardelli.

BARTOLOMEO: Entonces no es mío. Yo no he matado a nadie.

KATZMANN: )Quiere hacer el favor de probárselo? (Bartolomeo niega.) )No...?

BARTOLOMEO: No.

KATZMANN: Debe hacerlo.

BARTOLOMEO: No voy a hacer el payaso.

THAYER: Nadie quiere faltarle el respeto señor Vanzetti. Usted no puede negarse. (Bartolomeo, tenso, se coloca el gorro que le queda evidentemente chico.)

KATZMANN: No, no... Cálcelo bien... (Bartolomeo lo intenta.) Que se lo calce bien he dicho... (Katzmann toma el gorro y forcejea. Bartolomeo se lo quita violento. Da miedo.)

BARTOLOMEO: (Seco.) Basta.

KATZMANN: (Se retira confundido.) Explíqueme por favor porqué mintió de semejante manera cuando lo interrogó la policía en Brockton.

BARTOLOMEO: Tenía miedo.

KATZMANN: )Miedo de qué?

BARTOLOMEO: (Miedo de terminar como...! (Tiempo.) Como otros compañeros

KATZMANN: Explíquese.

BARTOLOMEO: A que me... (Calla.)

KATZMANN: Explíquese...

BARTOLOMEO: (Estalla.) (A terminar como Salcedo! (Mi... nuestro compañero...! (Yo fui a reconocerlo dos días antes...! (Su cuerpo destrozado! (No puede seguir hablando. Se quiebra.) (Destrozado...! (Y voy a decir aquí su nombre para que todos lo sepan...! (Truena.) (Andrea Salcedo...! (Destrozado! (En la vereda de la oficina de policía de Nueva York...!

KATZMANN: Es solo un justificativo para sus mentiras.

BARTOLOMEO: (Es verdad mentí, pero eso no quiere decir que yo haya asesinado a nadie...!

KATZMANN: Demuestra que tenía algo que esconder.

BARTOLOMEO: Si. Que era anarquista.

KATZMANN: No, que era uno de los asesinos. Y que el auto que intentaba conseguir era para huir fuera de la ciudad con su cómplice para poner en circulación el dinero robado.

BARTOLOMEO: (Terminante.) Por más trampas que use no va a poder demostrar nada, porque de ese delito somos inocentes.

Transición.

UNA VOZ: En la mañana del 16 de julio el abogado Thompson cierra su defensa con el alegato final. En la tarde lo hace el fiscal Katzmann por la acusación.

THOMPSON: Señores de la corte, señores del jurado. Sé que en este momento sería mi deber hacer un balance de los testimonios presentados en este proceso, destacar la notoria debilidad de los testigos de la acusación y la irrefutable validez de las coartadas presentadas por esta defensa. Sé que debería invitar a la reflexión sobre la firmeza de una prueba constituida por un gorro y su agujero, que ha podido transformarse en "prueba irrebatible" de culpabilidad. Podría inclusive insistir y demostrar una vez más, que el día del asalto Sacco se encontraba en Boston y Vanzetti en Plymouth. Eso debería hacer tal vez. Pero si la evidente mala fe de los testigos, y el notorio afán de la acusación por perjudicar a estos dos inocentes no los hubieran convencido en los hechos, )Cómo habría de esperar convencerlos yo con mi palabra...? No. No voy a hablar más de este proceso. Hablaré sí del otro, del verdadero proceso que se ha juzgado en esta sala: del proceso contra Sacco y Vanzetti por el delito de anarquismo. Esta circunstancia sobre la que la acusación ha puesto su mayor énfasis no ha conseguido sin embargo hacer de ellos dos asesinos. Quiero recordarles: los acusados no están aquí para ser juzgados por sus convicciones políticas. La constitución de nuestro país, una de las más iluminadas del mundo, no deja duda al respecto: Los seres humanos deben ser juzgados independientemente de sus opiniones políticas, de su raza y religión. Señores del jurado: El día del arresto de mis defendidos, Rosa Sacco, la esposa del acusado, apenas supo de la detención de su marido, se dio a la deplorable tarea de quemar cada uno de los libros de política que Sacco conservaba en su casa. Señores, cuando un ciudadano en cualquier lugar del mundo cae en la humillación de tener que quemar los libros que prefiere y ama, es porque algo monstruoso a su alrededor está atentando contra sus ideas. Es porque algo está suprimiendo la libertad. He terminado.

(Katzmann se adelanta y hace su alegato.)

KATZMANN: Su señoría, Señores del Jurado. Antes de iniciar mi alegato deseo felicitar a la defensa por el brillante trabajo que ha desarrollado. Y esto no es una fórmula de cortesía. Pocas veces en mi carrera he tenido por adversario un colega tan hábil en su propia tarea... y en la de ayudar a la acusación. Sí señores, porque son las mismas palabras de la defensa las que me permitirán demostrar la culpabilidad de los acusados. Examinemos rápidamente un argumento al que mi colega de la defensa ha adjudicado vital importancia: Las coartadas de los imputados. Según esos testimonios, en el momento del asalto, Sacco se habría encontrado en el Consulado Italiano en Boston, y Vanzetti en Plymouth. )Pero quiénes aseguran esto?: Italianos. Todos esos testigos son italianos. Algunos son compañeros de partido de Sacco y de Vanzetti, otros son simpatizantes. Señores del jurado: Yo no tengo ningún prejuicio contra los italianos, pero por un acto elemental de objetividad no puedo callar un tema como este. Los italianos emigrantes ni aquí ni en ningún otro país han tratado jamás de fusionarse con los otros ciudadanos, sino que al contrario, se aíslan formando grupos separados del resto de la comunidad, y mantienen entre sí lazos del más inflamado nacionalismo. Un italiano que vive en América, no se transforma jamás en un americano; sigue siendo siempre un italiano que vive en América. Hay en ellos una especie de tácito desprecio por este país que los cobija, que les da de comer y les ofrece condiciones de vida que en su país de origen no han tenido jamás. Y es sabido que tras todo italiano rige férrea e inobjetada esa ley tremenda, heredada de las sociedades secretas medievales: esa ley de bandidos que se conoce como "Omertá". Omertá por la que se protege a un compatriota no importa quién sea. Omertá que prohíbe denunciar a alguien de la propia raza aunque haya cometido el peor crimen. Omertá, que significa mentira y silencio. Y ahora escuchen bien: hablo de una ley a la que obedecen ciegamente los partidos políticos de extrema izquierda, los subversivos, los partidos enemigos de América. Reflexionemos ahora. )Estamos seguros de que las coartadas de Sacco y Vanzetti no proceden justamente de esa complicidad, de un siniestro encubrimiento nacido de esas leyes de la logia? )Podemos pensar que este caso sea excepción? No señores. La defensa ha dicho que la constitución de nuestro país en su iluminado liberalismo prescribe que un hombre sea juzgado independientemente de sus ideas políticas, religiosas o de su raza. Pero cuando esas ideas políticas se transforman en actos criminales, no se puede invocar a la constitución para defenderlas, sencillamente porque se contraviene el código penal. Esos partidos se valen, es sabido, de medios criminales: atentados, raptos, robos, encubrimiento y corrupción. Nuestro país está viviendo una de las etapas más tristes y vergonzosas de su historia. Por esto, señores del jurado tengo el deber de recordarles que toda América los observa. Delante de ustedes están hombres que además de representar una amenaza para nuestro amado país, son dos criminales. La parte sana de América pretende de ustedes un veredicto que demuestre que es falso que la corrupción lo haya infectado todo, y a todos.
América los observa, Señores del Jurado, y espera oír la límpida, resonante, voz de la incorruptibilidad, del coraje, y de la justicia.

Transición. Un tiempo de espera tensa.

THAYER: Bartolomeo Vanzetti y Nicola Sacco: el jurado los reconoce culpables de homicidio en primer grado. )Tienen algo que decir antes que se pronuncie la sentencia?.

NICOLA: (Se pone de pie.) Yo no sé hablar señor, no soy orador. Mi amigo, mi compañero Vanzetti, va a hablar mejor que yo seguramente. Pero lo que sí puedo decir es que jamás supe, ni oí, ni leí, que haya existido nunca en la historia algo tan cruel como este tribunal. Usted, señor juez, conoce mi vida, sabe por qué estoy aquí y ahora me condenará. Podría contarle toda mi vida, día por día, )pero de qué serviría? Las cosas necesarias se las dirá mi amigo Bartolomeo. El es tan inocente como yo y usted lo sabe perfectamente. Jamás, ni ayer ni hoy, he sido culpable de nada. (Se sienta.)

BARTOLOMEO: (Se pone de pie.) Lo que tengo que decir es que soy inocente. No sólo soy inocente de los asesinatos de los que se me acusa, sino que en toda mi vida jamás he robado, ni matado, ni derramado una gota de sangre humana. Quiero que quede bien claro que siempre he luchado por terminar con el crimen en la tierra, no sólo el crimen que la ley y la moral oficial condenan, sino también ese otro crimen que admiten y protegen: la explotación del hombre por el hombre y el atropello contra la dignidad humana. Y si hay alguna razón por la que aquí se me juzga, si hay alguna razón por la que van a condenarme, es por esa y por ninguna otra. Usted, Juez Thayer, ha estado en contra nuestra desde antes de conocernos. Le bastó con que éramos anarquistas para convertirnos en asesinos. Permítame decirle lo que creo: No son nuestros pecados los que se han juzgado aquí. Son nuestros sueños. Nuestras esperanzas. Eso es lo que han condenado. Lo que creen que podrán matar. Y quieren hacerlo tan solo porque estos sueños nuestros les amenazan la realidad. Soñamos cambiar el odio por amor, y aquí es el odio el que tiene poder. Soñamos un hombre solidario, y esta realidad solo se mantiene con la competencia salvaje. Creemos en la verdad y la libertad y aquí solo valen la opresión y la mentira. Descubrimos que los derechos y privilegios, aquí se adquieren y se mantienen solo por la fuerza. Comprendimos que en nombre de Dios, de la ley, de la patria, se cometen los delitos mas feroces; que los pueblos se encuentran corrompidos en el corazón, los sentimientos y la mente por obra del ejemplo y la voluntad de los gobernantes. Pero también entendimos que la igualdad es la única base moral sobre la que puede regir el contrato social humano. Y que si nosotros, y la generación que nuestras mujeres llevan en sus vientres no somos capaces de modificarlo habremos fracasado todos, y la humanidad seguirá siendo cada vez mas mísera y mas infeliz. Quiero decirles una cosa señores del Jurado y créanme que lo digo con todo el corazón: Estaría feliz si me condenaran a muerte, sólo por poder gritarle a la gente: Pónganse en guardia. Todo lo que te dijeron, todo lo que te prometieron era una mentira, era un fraude, era un delito, era una ilusión, era un engaño. Nos prometieron libertad... )Dónde está la libertad...? Nos prometieron prosperidad... )Dónde está la prosperidad...? )Dónde está el progreso espiritual que nos prometieron? )Dónde está el respeto por la vida humana?. Nunca como ahora, señores del Jurado ha habido tantos crímenes, tanta corrupción como hoy. Esto es lo que quiero decir: No le desearía ni a un perro sarnoso, ni a una serpiente, ni a la criatura más miserable de la tierra, lo que yo he tenido que sufrir por delitos que no cometí. Pero hay algo que me consuela y es que también he sufrido por crímenes de los que sí soy culpable. He sufrido y sufro por ser italiano, y es cierto, lo soy. Estoy sufriendo por ser anarquista, y también lo soy. Pero estoy tan seguro de mis ideas, tan convencido de estar en lo justo, que si ustedes pudieran matarme dos veces y yo pudiera renacer otras dos, volvería a hacer exactamente lo que hice hasta ahora. (Pausa.) He hablado mucho de mí y ni siquiera he mencionado a Sacco, mi amigo. Mi compañero. (Ah, sí...! Tal vez yo hable mejor que él, pero créanme que muchas veces tuve que contener mi emoción frente a ese hombre al que ustedes llaman ladrón, al que llaman asesino y van a condenar. Lo harán, lo sé, van a condenarlo. Pero escúchenme bien lo que voy a decirles: Ustedes podrán hacer con él lo que su crueldad les permita. Ustedes pueden matarlo, pero si lo hacen, escúchenme bien... su nombre, Nicola Sacco, seguirá viviendo en el corazón de la gente cuando sus huesos señor Katzmann, y los suyos señor juez, ya estén hechos polvo por el tiempo, y sus nombres y sus leyes y sus tristes instituciones no sean más que un oscuro recuerdo. Un oscuro recuerdo de ese pasado, de este pasado, en el que el hombre era el lobo del hombre. (Una larga pausa.) Terminé. Gracias por haberme escuchado. (Se sienta. Silencio.)

THAYER: (Se para. Lee.) Bartolomeo Vanzetti y Nicola Sacco, en el día del señor de 19 de julio de 1921, esta corte los condena a la pena de muerte transmitiendo el paso de una corriente eléctrica a través de sus cuerpos. (Medeiros comienza a aullar.) Esta es la sentencia de la ley.

ROSA: (Y con ella Luigia, se desgarran en un grito.) ((Asassini...!!

MEDEIROS: (Mientras el espacio del juicio se disuelve entre sombras.) (Hijos de puta! (Suelten a los italianos...! (Culos rotos! (Esa fábrica la asalté yo...! (A esos hombres los maté yo! (Yo les vi los ojos de vidrio...! ¡Las caras blancas! ¡Yo! ¡La baba y la sangre sobre las baldosas! (Yo me llevé ese dinero! ()Y quieren saber qué hice con la puta parte...?! (Me pasé por este cascajo de vena que me queda, tanta morfina que terminó saliéndome por el culo...! ¡Doctor y la puta que te parió...! (Quiero esa jeringa ahora, o me reviento la cabeza contra las rejas...! (Quiero mi jeringa y quiero un juez... Voy a confesar el asesinato de South Braitree...!

UNA VOZ: Entre 1921 y 1927 la defensa pide en sucesivas oportunidades la revisión de la causa. Cada pedido es rechazado uno tras otro por el Juez Thayer y la suprema corte de Dedham. La defensa apela al gobernador de Massachusetts, quién nombra una comisión investigadora. La comisión ratifica la culpabilidad de Sacco y Vanzetti.

MEDEIROS: (Hijos de puta, suelten a los italianos...!

UNA VOZ: Durante seis años la justicia rechaza una apelación tras otra. La ejecución se posterga una y otra vez. Crecen en el mundo las protestas por el caso.

Crece ahora una luz sobre Nicola, en un camastro de la celda, de espaldas a Bartolomeo, que aguarda con un plato de comida en la mano.

BARTOLOMEO: Allora mangia...

NICOLA: No.

BARTOLOMEO: )No va a hablarme tampoco...? Nos dan la oportunidad, y ni siquiera va a hablarme.

NICOLA: No.

BARTOLOMEO: )Por qué...?

NICOLA: (Lo mira.) Me convence. Si habla me convence. )Vino para eso, no?

BARTOLOMEO: Sí.

NICOLA: Al menos es sincero.

BARTOLOMEO: Lleva dos semanas sin comer. )A dónde quiere llegar...?

NICOLA: )A dónde se llega sin comer?

BARTOLOMEO: A un hospital, con un tubo por la boca. )No es más humillante?. Allora mangia... (Nicola le da la espalda.) Hace seis años que estamos aquí... )Se va a rendir ahora...?

NICOLA: Ahora, antes, después... )Cuál es la diferencia?

BARTOLOMEO: Ahora de nuevo hay esperanzas.

NICOLA: (Hace seis años que vivimos de esperanzas...! )Cuántas veces creímos, ya...? Seis años que juegan con nosotros... Nos acercan a la silla y nos alejan de ella. (Basta...! (Quiero la libertad de morirme en paz!

BARTOLOMEO: Justo ahora.

NICOLA: Otra vez con el ahora.

BARTOLOMEO: Medeiros repitió la confesión. Tienen que reabrir el caso.

NICOLA: )Usted escuchó sus gritos? Día y noche desde hace meses. Ese hombre está loco, destruido por la morfina, y tiene condena en fijo también para la silla... )Quién va a creerle?

BARTOLOMEO: Lo han vuelto a interrogar. Presentaron tres recursos...

NICOLA: Esa gente ni los mirará.

BARTOLOMEO: Ya no se trata de Thayer, Nicó... La corte de Justicia es la que decide ahora. Sobran pruebas esta vez.

NICOLA: No me pida fe. Fe no me queda.

BARTOLOMEO: (Un tiempo.) No. Le pido que no me deje solo.

NICOLA: Usted me deja solo. Con el miedo me deja solo.

BARTOLOMEO: )Miedo...?

NICOLA: (Sí miedo, miedo! ¿Qué...? Miedo a tener esperanzas de nuevo. A volver a empezar. A creer otra vez que hay un poco de justicia para nosotros. )Cuántas veces creímos? )Cuántas veces nos agarramos de la vida? )Para qué? Para que una y mil veces le vuelvan a decir a uno "lo engañamos, prepárese a morir" (Basta...! Lo mejor que Dios le dio al hombre, es morirse una sola vez. Y que nadie le avise nunca el momento de la muerte. )Cuántas veces hemos muerto ya...? )Las contó? )Diez? )Treinta? )Cien? (No puede evitar el llanto.)

BARTOLOMEO: Nicó... (Quedan mirándose largamente. Se unen en un abrazo seco y breve.) Questa volta sara quella buona... (Le alarga una cucharada con comida Una per Dante... (Un tiempo. Nicola comienza a comer.) Una per Agnese... Una per Rosa...

UNA VOZ: En París, veinticinco mil personas frente a la Embajada de Estados Unidos piden la gracia para Sacco y Vanzetti

La luz los deja y crece sobre Thayer, de camisa y sombrero rancho. Una jarra y dos copas. Toma una copa y sirve en ella. A su lado, molesto, Thompson aguarda de pie.

THAYER: Refresco de limón, abogado Thompson, el gusto de las viejas cosas... Pero qué hace de pie, siéntese aquí... Esta galería es mi refugio contra el verano. A mi edad, los calores comienzan a volverse peligrosos... (Ríe. Acota.) A esta edad, en realidad, casi todo es peligroso... Decía mi abuelo, con todas las erres de su bendito irlandés: "Después de los sesenta, si un día te levantas sin dolorrr, prrreocúpate porrrque estás muerrrto.." (Ríe. Thompson se sienta y toma un trago.) Recién exprimido. Ese es el secreto de la limonada de la señora Thayer... No me canso de recomendar sus virtudes. Un minuto antes de que usted llegara, me preguntaba ella justamente si ya había estado antes usted aquí en casa...

THOMPSON: No. Es la primera vez.

THAYER: Eso descubrí. Es extraño, tantos años... Martha, le dije: tantos años y el abogado Thompson no ha probado aún tu limonada... (Ríe.)

THOMPSON: Siete años.

THAYER: Siete... Claro, todavía mi nieto jugaba a los vaqueros en ese césped, y hoy es un futuro colega. (Acota.) Bienvenido a la profesión. Nunca serán pocas las manos de la ley.

THOMPSON: Eso creo también.

THAYER: )Sabe qué, Thompson...? Siempre soñé con un país ordenado, del que la justicia tuviera que ser sólo el guardián. Pero... No tuve la suerte de llegar a verlo. Tuvimos que ser soldados, Thompson... Y de la vanguardia. (Pausa.) Eso pensaba anteayer justamente, meditando sobre el resultado de su apelación. (Thompson se inquieta.) No se impaciente. Sé que vino por la respuesta. Déjeme llegar a ella. (Pausa.) Mire a su alrededor, Thompson... )Qué me dice?

THOMPSON: Un bello lugar.

THAYER: Un vergel. Todo calma. Un refugio en medio de la tormenta. A unos kilómetros de aquí, en la ciudad, apenas se puede caminar entre la basura. )Sabe una cosa, Thompson? Hace unos años apenas -Usted llegó a conocerlo, sin duda- también esa ciudad era un paraíso. Donde antes hubo paz y entendimiento, ahora hay sólo luchas y odio.

THOMPSON: Me imagino a lo que quiere...

THAYER: Déjeme terminar. Todos los días al amanecer miro a mi alrededor, a esta Old New England con sus casas arboladas y sus jardines verdes, y sus niños de ojos azules, y me estremezco de solo pensar que todo esto que consiguieron mis padres, y mis abuelos, y los suyos claro, puede ser destruido por la espada y por el fuego. Algo ha ocurrido abogado Thompson en esta tierra nuestra: ha venido gente extraña, de pieles también extrañas. Gente que no lo mira a uno a los ojos. Que hablan solo en su propio idioma y viven en sucuchos y sólo parecen felices inquietando, sembrando el descontento, azuzando a un hermano contra el otro y susurrando por todos lados: "Más dinero..." "El patrón es un explotador.." "Es un demonio..." ")Por qué no nos repartimos sus riquezas...?" Pero usted y yo, a pesar de todo hemos seguido administrando justicia con equidad, y no hemos hecho diferencias... Y hemos tratado de olvidar que ellos odian desde el nombre de este bendito país, hasta la tradición de nuestros antepasados. Si, abogado THOMPSON: La Corte rechazó su apelación por esos anarquistas. (Thompson se para.) (Pero piense como americano, y sé que les dará también la razón...! )Si fueran ellos los que dirigieran los tribunales, qué clase de justicia habría para gente como usted o como yo...? (Con que sólo vieran un par de ojos azules, ya bailarían la danza de la muerte!

THOMPSON: (Por Dios, Juez Thayer...! (Es una... Esos hombres son inocentes!

THAYER: (Pero no comprende abogado que aquí no se trata ya de culpables o inocentes...! (Que aquí sólo importa quién gana, si ellos o nosotros! (Y nosotros no podemos ser vencidos...! (Esa sí sería una injusticia! (Una injusticia para sus hijos... Una injusticia para mis nietos!

THOMPSON: (Parándose para irse.) Apelaré al gobernador... Al presidente si es necesario. (Pediré clemencia!

THAYER: )Por qué abogado? ¿Qué tiene que ver usted con ellos...? (Sólo contésteme por qué!

THOMPSON: (Porque no me desayuno con sangre, Thayer! (Porque tengo cuarentaisiete años señor, y llegué a esta profesión a los veintitrés sólo porque sentí que la justicia hacía mejores a los hombres! (Y así lo creí siempre, hasta este caso! (Pero ya ni eso me queda! Desde hace meses, Juez Thayer, llevo conmigo mi matrícula, día y noche (La saca.) Y la saco, y la sobo, y la leo y la releo, sólo para saber quién demonios soy. Sólo para que siga gritándome mis obligaciones. (Sacco y Vanzetti van a morir, Thayer...! Y la justicia se enchastrará irremediablemente. (Ah, sí...! Mi nombre saldrá en los periódicos... Y me crecerá una módica aureola de idealismo... (Y mañana mis clientes serán justamente los que alentaron este linchamiento! No, Juez Thayer. Pienso hacer lo imposible por salvarlos, pero si esos hombres son asesinados; si la justicia es esto que hacen ustedes... Escúcheme bien: (Prefiero tirarle este papel a los cerdos!

Thayer comienza a rezar en voz baja. Crece una luz sobre Bartolomeo que observa la escena. Thompson se aleja furioso.

UNA VOZ: En Londres, Berlín, Hamburgo, Moscú, Calcuta, Bruselas, miles de personas salen a las calles a pedir la gracia para Sacco y Vanzetti.

BARTOLOMEO: )Y qué otra cosa esperaba, abogado?

THOMPSON: (Se incorpora al espacio de Bartolomeo.) Está bien. Otra vez la razón es suya. Pero nos queda el gobernador. Si lo presentamos a tiempo aún...

BARTOLOMEO: (Corta.) Ya está bien, Thompson. Hizo lo que pudo.

THOMPSON: Escuche...

BARTOLOMEO: Le digo que está bien. Se probó todo.

THOMPSON: No. La clemencia no. El gobernador no puede negarla. Ya he preparado el oficio. (Saca unos papeles.) Se aceptan los cargos y se pide ...

BARTOLOMEO: (Interrumpe.) Justicia. (Thompson lo mira.) Si algo se pidió y se seguirá pidiendo es justicia. Y si no la dan es porque no la tienen. Justicia. Hace años que no me habla de otra cosa: Su justicia. )Qué pasa ahora Thompson, dejó de creer en ella y pasó a creer en el perdón...?

THOMPSON: No... Yo...

BARTOLOMEO: El perdón lo piden los culpables. Yo soy inocente.

THOMPSON: Se trata de estrategia, Vanzetti. Deteniendo la ejecución podríamos...

BARTOLOMEO: (Interrumpe. Calmo.) Usted es un gran abogado. (Thompson lo mira sorprendido.) Quería decírselo. Y lo que ha hecho por nosotros se lo voy a agradecer hasta el último segundo. (Pausa.) Tanto tiempo hablando de leyes, de recursos, nunca había podido decírselo. Hoy se lo digo: gran abogado. Le agradezco todo lo que hizo por mi vida. Ahora lo que queda déjemelo a mí.

THOMPSON: Usted no puede abandonar ahora.

BARTOLOMEO: ¿Abandonar...? Si nunca estuve más cerca de una meta. (Pausa.) Thompson, usted sabe con cuánta obstinación defendí mi inocencia. Soy inocente. La gente lo sabe. Los que son como yo lo saben, lo creen. Yo ya no tengo nada que pedir. Son ellos los que nos deben justicia a nosotros, y quisiera que la den porque eso mostraría el fracaso de sus mentiras y la fuerza de nuestra verdad. Pero si no la dan, si no conmutan la pena: nada va a gritar con más fuerza que esta muerte, que esa justicia está podrida. Están encerrados en su propio chiquero, Thompson. No seré yo quien les abra una puerta. En el fondo, abogado, esto es nuestra victoria.

THOMPSON: ¿De qué victoria me habla...?

BARTOLOMEO: Mis ideas.

THOMPSON: (Estalla.) (Sus sueños!

BARTOLOMEO: También puede llamarlos así.

THOMPSON: Pero yo soy abogado, Vanzetti. Y para mí no hay victoria sino salvándoles la vida Y sus vidas dependen ahora de su firma en este maldito papel. Y en esa maldita decisión del gobernador del Estado. (No pienso quedarme sentado esperando un milagro! (Firme aquí y déjeme hacer!

BARTOLOMEO: Es inútil que me lo vuelva a pedir. No lo intente tampoco con Nicola. Lo hemos decidido.

THOMPSON: Y yo qué...? ()Qué cree que va a ser de mí...?! (Soy su abogado...! ()Es algo, no?!

BARTOLOMEO: Lo es. Y nosotros libertarios. También es algo.

THOMPSON: (Desbordado.) ()Quiere que le diga lo que creo...? (No, no lo es! (Un sueño no es algo! (Un sueño no es nada! (Muéstreme un lugar, un solo maldito lugar sobre la tierra donde ese sueño haya mostrado su virtud! (Una sola prueba visible y comprobable de que el mundo puede ser mejor con sus quiméricas ideas!

BARTOLOMEO: Pruebas. Claro, los abogados juzgan pruebas. )Y si fuese verdad que es un sueño...? Como si de los propios sueños no fuéramos también responsables los mortales. Abogado Thompson, usted no podría entender: Una cosa es soñar y otra es estar dormido. A nosotros, soñando, no nos hace falta despertar para ver este mundo suyo. Ustedes en cambio si no despiertan a tiempo, no lo verán nunca. (Tiempo.) No insista con la clemencia. Déjenos a nosotros con el sueño. Y que sigan los otros durmiendo sobre sus leyes.

THOMPSON: (Destruido.) Quién habla de leyes ahora, Vanzetti...? Pero si es verdad que la justicia no existe, que haya por lo menos piedad.

Con un gesto calmo Vanzetti apoya su mano en el hombro de Thompson. Thompson acepta. Un tiempo. Thompson guarda entre sus papeles el pedido de clemencia.
La luz recorta ahora a Medeiros que juega con una pelota. Hace frío. Se sopla las manos. Unos pasos más allá, Sacco lo observa.

UNA VOZ: Huelgas en Colombia, Venezuela, Chile, Brasil, Argentina. En Sudáfrica, cincuentamil obreros abandonan el trabajo y se encolumnan en las calles.

NICOLA: Medeiros... (Medeiros no le contesta. Sólo lo mira y sigue con la pelota.) Soy Sacco.

MEDEIROS: )Y...?

NICOLA: No lo conocía. Lo vi en el pabellón alguna vez, pero nunca aquí en el patio.

MEDEIROS: ¿Vas a seguir hablando mucho tiempo...?! (Grita.) (Guardia...! (Alcahuete...! (El gringo aquí busca pelea...!

NICOLA: No, pelea por qué...? Sólo quería decirle quién soy. Soy uno de los condenados que...

MEDEIROS: (Interrumpe.) ¿Qué, soy estúpido yo...? )No te conozco...? Un millón de personas gritan tu nombre allá afuera todos los días. )Soy sordo...? Ya está bien. (Grita.) (Guardia...! (Me sigue jodiendo! (Soy un hombre peligroso...! (Ríe.) (Voy a reventar a este italiano y tendrán que electrocutarme dos veces!.

NICOLA: Me pregunto por qué lo hizo.

MEDEIROS: (Sorprendido.) Que...

NICOLA: La confesión.

MEDEIROS: (Guardia... Aquí el gringo...!

NICOLA: (Interrumpe. Habla calmo. Medeiros lo escucha contenido.) Me pregunto todos los días si de verdad era el asesino, o sólo confesó porque ya estaba condenado. Porque no tenía nada que perder.

MEDEIROS: ¿Qué pasa...? ¿No te gusta...? Confesé y ya está...

NICOLA: Sea como sea fue piadoso. Usted es un hombre bueno.

MEDEIROS: ¿Qué mierda te pasa, gringo...? Confesé porque quiero... Porque tengo hígado... Porque puedo mostrarle a cualquiera qué cojones tiene Celestino Medeiros... Todas las noches una multitud grita ahí afuera por ustedes... Quieren salvarlos... ¿Y qué han conseguido con sus gritos...? No es con gritos como se consiguen las cosas. Por mí, en cambio no hay ni un perro sarnoso ahí afuera. Y si lo hubiera solo ladraría: "(Medeiros hijo de puta...! (Asesino... Basura...!" Y sin embargo esta basura hizo por ustedes más que toda esa mierda de abogados. Más que todos esos imbéciles que gritan ahí afuera. ¿Por qué...? (Porque tengo las bolas que hacen falta...! ¿Te dijeron alguna vez cuántas veces robé? Treinta y dos. (Cinco muertes sobre mi cabeza! Yo estaba ese día en el asalto de South Braintree. O no... )Qué importa eso? Yo conozco los ojos de los muertos. Los dientes reventados contra una vereda. El pegote de la sangre cuando se te seca entre los dedos. Yo sé que son inocentes. Te lo veo en esos ojos de oveja tonta.Y siendo una mierda como soy, yo te salvo la vida, y de esos afuera no hay uno solo que tenga las bolas para hacerlo. Me van a electrocutar... Cincuentamil voltios... ¿Alguien se puede imaginar lo que es eso...? Y cuando este cuerpo quede como un pedazo de carbón sobre esa silla, en los aguantaderos, en los tugurios, en los barrios de putas la gente mía dirá con el sombrero en la mano: ¡Salud a las pelotas de Celestino Medeiros!

NICOLA: Y también dirán: era un hombre bueno; entendió que en el mundo uno no está solo.

MEDEIROS: (Conteniendo la emoción a duras penas.) ¿Qué pasa...? No es domingo para que venga el cura.

NICOLA: No hablo del cielo, Medeiros. Hablo de la tierra. Entendió que la vida, que las cosas que se hacen, que hasta la muerte de uno, le pertenecen a los otros. (Hay un largo silencio.)

MEDEIROS: ¡Guardia, quiero volver a la celda! (Hace frío aquí...! (Intentando vanamente el humor.) ()Si me matan de pulmonía, qué mierda van a hacer con esa silla...?! (Intenta reír. No puede. La luz se va.)

Surge un espacio en el que Luigia y Bartolomeo se miran largamente. Más allá, aparte, Rosa espera a Nicola que va hasta ella y quedan también en silencio.

UNA VOZ: La Iglesia Católica, Anglicana, Evangelista, Ortodoxa, La Comunidad Musulmana, los Rabinos, piden al presidente de los Estados Unidos que se conceda la gracia.

LUIGIA: (A una figura imaginaria: su padre.) Época de abono, me dijo...

BARTOLOMEO: No deje de carpir en cuanto vuelva.

LUIGIA: ...de carpir en cuanto vuelva... Y pida bosta al cochero. Se acordaba del cochero todavía...

BARTOLOMEO: Amedeo. Amedeo el cochero.

LUIGIA: E brutta questa terra, papá... Cuando el barco se acercaba la vi tan... tan... (Daba miedo! (Imponente! (Ya a Bartolomeo.) Es fea... )Qué tiene que hacer aquí un italiano? Fea y triste la América.

BARTOLOMEO: )Cuándo regresa?

LUIGIA: Cuando todo termine. (Al padre.) Le dije que usted no quería que lo dejara allí. (A Bartolo.) Si todo sale bien te llevo conmigo. Si no me llevaré las cenizas a casa. (Al padre.) No dijo nada. Tiene que llegar el perdón le dije. Tiene que llegar. Por la gracia de Dios.

BARTOLOMEO: No. Por la de mis razones.

LUIGIA: Otra vez. No escribiste otra cosa en todos estos años.

BARTOLOMEO: Es mi fe.

LUIGIA: Mi fe, dijo. Y vinieron esos hombres.

Comienzan a preparar a Bartolomeo para la ejecución. En la otra celda hacen lo propio con Nicola. Rosa está a su lado.

ROSA: (A Nicola. Crispada.) (Hay que hablar con ese chico, Nicola! (A mí no me hace caso!

NICOLA: (Calmo.) Que sepa que no dejé de nombrarlo. Ni en el último segundo. Que se entere.

ROSA: (Niega conteniendo las lágrimas.) Si no es la que viene será en dos semanas, que ya tiene las vacaciones de la escuela.

NICOLA: Que lo sepa. Que lo recuerde siempre.

LUIGIA: Mi fe. Mi fe, dijo. (A Bartolomeo.) No. Tu fe es la fe en la que naciste. Es la de papá y mamá. Es la mía. Bartolomeo, por última vez: recibirás al cura.

BARTOLOMEO: Es inútil. Qué le puedo decir. Qué me diría él.

LUIGIA: La verdad: Soy inocente... (Pero qué les ha hecho esta tierra! Tampoco Nicola ha querido confesarse, y hasta ese asesino, el que grita sin parar, ha rechazado la confesión.

BARTOLOMEO: Medeiros.

LUIGIA: Pobre loco. Delira. Dice que Sacco le ha dado la absolución.

ROSA: Volveremos Nicola. En tercera. Como vinimos. Vas a salir de aquí y volveremos. Cuando lleguemos a Torremaggiore pienso subirme a la colina, mirar hacia aquí y gritarle a la América hasta quedarme ronca: (Yo te maldigo!

NICOLA: Te quiero Rosina. Te quiero.

ROSA: Vamos a gritar. Vas a gritar conmigo desde esa colina...

NICOLA: Un abrazo fuerte a los hijos. Un beso a cada uno. Estás tan hermosa.

ROSA: Hermosa me dijo. Estás tan hermosa.

NICOLA: Que no pierdan el idioma...

ROSA: Que te acuerdes la canción, Dante. Que en ella están todas las palabras que un hombre debe saber.

NICOLA: Liberta. Terra. Pace. Speranza...

ROSA: (Comienza, ahogada, a recorrer la canción.) Addio Lugano bella... O dolce terra pia... Banditi sensa terra... gli anarchici vai via...

LUIGIA: (Al padre.) "Yo no puedo rezar, Luigia...", dijo...

BARTOLOMEO: ...Las cosas son las cosas, y la única oración que tienen las cosas son los actos de cada uno. )En qué idioma sino hablaría Dios...? Su única lengua, hermana, la única que entiende es la de estos actos...

LUIGIA: ¿He actuado mal yo?, me preguntó. )He actuado poco?. Cuando esta noche camine por ese pasillo hacia la cámara, cada paso nuestro será una palabra de esa oración que estás pidiendo...

BARTOLOMEO: ...Cada paso Luigia... Después entraré allí, daré mi último grito, y si es cierto que allá arriba hay alguien oyendo, escuchará...

LUIGIA: Amen...

BARTOLOMEO: Amen...

NICOLA: Dante... Usted ha crecido y hay que hablarle como a un hombre. Las tiene que consolar y proteger. Le dejo a las dos.

ROSA: Recuerde siempre, dijo: ayude a los débiles, a los perseguidos y a las víctimas.

NICOLA: Dante, la alegría de los juegos hay que compartirla con los otros. Compañero es el que comparte el pan...

ROSA: ...Así es la idea nuestra, dijo. El fin de la vida no es el fin de la esperanza: un hombre espera también en sus hijos. Y en los hijos de sus hijos.

NICOLA: Nuestra idea llegará, Dante. En unos años o en un siglo. Con otro nombre. Con otra forma a lo mejor, pero va a llegar. Va a llegar.

LUIGIA: Te matan como a Cristo, y estás renegando de Él. (Transición.) Si esto fuera lo que Él sembró, me dijo, me avergonzaría de ser cristiano.

BARTOLOMEO: Nosotros no somos mártires, Luigia. Ni profetas. Apenas de esos que nacen para vivir como hormigas. Hormigas solamente que un día descubrimos que nuestros deberes nos daban también derechos, y levantamos la voz: "Hágannos vivir mejor..." Entonces el engranaje se puso en movimiento. Primero nos atrapó. Ahora nos tritura...

LUIGIA: Pero Bartolo, ¿Cómo puedo entender...?

BARTOLOMEO: ...Cómo podrías entender, Luigia... Si no hubiera sido por esto, qué hubiera sido de nosotros...? )Hablar por las calles a hombres indiferentes...? )Morir desconocidos...? Nunca había imaginado hacer tanto en favor de los hombres. En el fondo, hermana, esta agonía es nuestro triunfo.

LUIGIA: Entonces me lo pidió. Me puso la mano así, en la cara... "Te pido que a papá lo beses por mí..."

BARTOLOMEO: ...Que lo beses por mí.

LUIGIA: "...No le digas nada. No entendería..."

BARTOLOMEO: No entendería. Así de sonso: que lo beses por mí.

NICOLA: Querido hijo, no lo olvide nunca: No es el cuerpo de su padre el que quieren electrocutar. Son sus ideas.

UNA VOZ: 23 de agosto de 1927. El gobernador y el presidente rechazan el perdón a Sacco y Vanzetti. Luego de la ejecución de Medeiros, ambos morirán en la silla eléctrica.

Los personajes son convocados a la ejecución. En un último gesto Thompson, frente a Thayer, rompe penosamente su matrícula, y la arroja a los pies del juez.

NICOLA: Buona sera, signori. Addio Rosa. Addio figli miei. Addio agli amici. (Viva l'anarchia!

BARTOLOMEO: Solo me queda decir que nunca he cometido ningún crimen, sólo algunos pecados. Perdono a los que me han hecho mal. Gracie a tutti che mi hanno aiutato. Sonno innocente. Buona sera, signori. (Viva l'anarchia!

Nicola y Bartolomeo se unen en un abrazo macizo.
Las luces comienzan a cerrar sobre ellos.
 
 

Av Roque Sáenz Peña 943
C1035AAE Buenos Aires, Argentina
E-mail info@teatrodelpueblo.org.ar
Esta sala cuenta con el apoyo del
Instituto Nacional del Teatro
y de Proteatro