Home Page
Mensajes y comunicados de SOMI
Historia del Teatro
Carlos Somigliana
Fundación Somi
Obras estrenadas
Dramaturgia
NUEVO:
Sobrepoco, la columna de B.C.
Sobretodo,
Revista digital de crítica e investigación teatral
Textos de autores argentinos contemporáneos
Teatro Abierto
Taller En busca de la herencia... 2001
Libros y videos
Staff
Mail
 
Síganos
por Facebook
 
 
Comprar entradas en Alternativa Teatral
 
Textos de Autores Argentinos Contemporáneos
 
Compañía
Por Eduardo Rovner
 

PERSONAJES
ANA
OSVALDO
MAGDA

EL AMBITO ESCENICO ES EL LIVING DE LA CASA DE ANA Y OSVALDO. MUEBLES CLASICOS, ADORNOS Y FOTOS DE LOS HIJOS DAN UN CLIMA DE CUIDADO Y SOLEDAD DEL MATRIMONIO.
ES DE NOCHE. ANA, SOLA, TRABAJANDO CON UNA MAQUINA DE TEJER. BOSTEZA, SE PARA, SE DESPEREZA, MIRA SU RELOJ, DUDA DE QUE HACER, HASTA QUE SE VUELVE A SENTAR Y SIGUE TEJIENDO. SE OYE RUIDO DE LA CERRADURA, SE ABRE LA PUERTA Y ENTRA OSVALDO CON UN PAQUETE QUE DEJA, LO MAS DISIMULADAMENTE POSIBLE, EN UN COSTADO. ANA LO MIRA SORPRENDIDA. OSVALDO LLEVA UN TRAJE GRIS MUY USADO, EL CUELLO DE LA CAMISA DESABROCHADO Y LA CORBATA FLOJA.

ANA : ¿Qué hacés, viejo?... (OSVALDO SE ACERCA Y LE DA UN BESO) ¿Fuiste a jugar al billar?... (OSVALDO NIEGA) Me hubieras llamado... Estaba... aburrida, no sabía qué hacer, iba a ir a visitar a la nena, pero después pensé que en una de esas no tenías ganas de comer solo y... bueno, al final me quedé.
OSVALDO : ... No sabés lo que me pasó.
ANA : ¿Un desalojo?
OSVALDO : No... no...
ANA : ¿Comiste?... Yo ya comí, tenía hambre...
OSVALDO : No, pero no tengo hambre.
ANA : Te preparé una ensalada por las dudas...
OSVALDO : No, te dije que no quiero comer... Dejame contarte qué me pasó.
ANA : Esperá, antes que me olvide, te llamó el Secretario del Juzgado... Quería preguntarte algo. ¿Te fuiste antes?
OSVALDO : Siempre llama por pavadas... Sí, me fuí antes... Justamente te quiero contar.
ANA : Puede no ser una pavada... ¡Por eso no me fuí! Como me dijo que no estabas, pensé que ibas a llegar temprano.
OSVALDO : (IMPACIENTE) ¡Ana, dejame contarte!
ANA : ¡Bueno, no te pongas así!... Encima que me quedo...
OSVALDO : Perdoname, lo que pasa es que me sucedió algo... no sé cómo llamarlo.
ANA : ¿Bueno o malo?... (OSVALDO DUDA, SE SONRIE) ¿Pero qué? ¡Decí!
OSVALDO : No se... me parece que es algo fantástico, pero... (PAUSA)
ANA : Estaba en el Juzgado. Tres de la tarde. Al Juez se le ocurrió, de golpe, poner todo al día y estaba imposible... Gritos, nervios, papeles por todos lados. Me empecé a sentir mal.
ANA : ¿Te descompusiste?
OSVALDO : No, no... pero empecé a sentirme agobiado, harto. ¡Mal!
ANA : ¿Y qué hiciste?
OSVALDO : En un momento me paré, fuí hasta la ventana y miré para afuera.
ANA : ¿Y?
OSVALDO : Un sol radiante, una tarde hermosa... ¿Sabés qué hice?
ANA : ¿Qué?
OSVALDO : Me fuí. Le dije a Echeverry que me sentía mal y me fuí.
ANA : ¡No! ¿En serio? (OSVALDO ASIENTE) ¿Y qué te dijo?
OSVALDO : Me dijo: -¿Justo ahora, Vernet?- entonces le contesté: - ¿Y qué quiere que le haga? Me siento mal... ahora.
ANA : ¿Y te fuiste?
OSVALDO : Sí.
ANA : ¿Cómo te animaste?
OSVALDO : ¿Raro, no? El asunto es que me animé... ¿Sabés qué? Para mí, que fue el destino.
ANA : ¿Por qué?
OSVALDO : Seguro... Ahora vas a ver... Agarré el coche y me fuí a Palermo...
ANA : ¡Qué loco! ¿Estaba lindo?
OSVALDO : Maravilloso. Me senté en un banco del Rosedal y me puse a mirar los reflejos del sol en el lago. Parecía un sueño.
ANA : ¿Por qué no me viniste a buscar? Me hubiera encantado estar con vos. Yo me pasé la tarde entre el trabajo éste... (SEÑALA LA MAQUINA) y acomodando lo que se me ocurría...
OSVALDO : ¿No tenés que terminarlo para pasado mañana?
ANA : Sí, pero en todo caso llamaba a la dueña de la boutique y le decía que... no sé... cualquier excusa, pero me iba con vos seguro... debía estar hermoso. ¿Hace cuánto que no hacemos algo así?
OSVALDO : Mucho. ¿No?
ANA : ¡Muchísimo! Me podrías haber llamado, aunque sea para preguntarme.
OSVALDO : ... No se me ocurrió.
ANA : Sos ¿Eh? Yo no vi el sol... ¿Y estuviste hasta ahora ahí?
OSVALDO : No... al ratito que estoy sentado como hipnotizado, disfrutando de ese ensueño... (PAUSA)
ANA : ¿Qué pasó?
OSVALDO : ... En un momento miro para el costado y veo, sentada en otro banco, una mujer que me mira y me sonríe. (PAUSA)
ANA : ¿La conocías?
OSVALDO : No.
ANA : Una busca.
OSVALDO : No, no... Yo pensé: -¿Me conocerá de algún lado?- Pero enseguida me olvidé y seguí mirando el reflejo del agua en las hojas de los árboles, en el pasto mojado...
ANA : ¡Apareció el poeta!
OSVALDO : Tendríamos que tener un jardín, Ana.
ANA : ¿Justo ahora? Mejor conformate con las macetas del patio. ¿Y qué hiciste después? Porque no debés haber estado mirando el lago y los árboles hasta ahora.
OSVALDO : No, no... Después de un rato miré de nuevo para el costado y, otra vez, la mujer, ésa que te conté, me sonreía y me saludaba.
ANA : Insistente.
OSVALDO : Sí...
ANA : ¿Y?
OSVALDO : Y... yo ya me sentí incómodo, pero además, no quería pasar por grosero, así que la saludé y le pregunté si la conocía de algún lado.
ANA : ¿Para qué le preguntaste?
OSVALDO : ¿Y cómo no? Si a vos alguien te saluda y vos no lo conocés ¿Qué hacés?
ANA : ¿Hablás en serio? ¡Mil veces me saludaron hombres por la calle! ¿A vos te parecería bien que les dé conversación a todos? ¡Si es la manera más común de enganchar una mujer!
OSVALDO : Bueno, pero acá fue distinto... Yo no la saludé a ella.
ANA : Parecés un chico... ¿Y?
OSVALDO : ¿Y qué?
ANA : Después que le preguntaste si te conocía. ¿Qué te dijo?
OSVALDO : Que no, pero que le gustaría compartir ese momento tan agradable conmigo...
ANA : ¡Mirá vos! ¿Y vos qué le dijiste?
OSVALDO : ...Le dije que sí... ¿Qué le iba a decir?
ANA : ¿Y entonces?
OSVALDO : ...Vino y se sentó al lado mío.
(PAUSA)
ANA : ¿Es una broma?
OSVALDO : No.
ANA : ¿Seguro?
OSVALDO : No, no es una broma. ¿Por qué?
ANA : Osvaldo, no te hagas el idiota.
OSVALDO : Eramos dos personas en una tarde hermosa mirando el lago y nos sentamos juntos a compartir ese momento. ¿Qué tiene de malo?
ANA : ¿Cómo era?
OSVALDO : ...Agradable, lindos ojos... Más o menos alta como yo...
ANA : ¿Cómo te diste cuenta si estaban sentados?
OSVALDO : ...Después nos paramos.
ANA : ¿Edad?
OSVALDO : Como nosotros.
ANA : Así que sólo estuvieron compartiendo ese momento... También habrán conversado algo ¿No?
OSVALDO : Sí, claro.
ANA : Contame ¿De qué hablaron?
OSVALDO : De tantas cosas... ¡Vos sabés qué increíble! Después de charlar un rato, teníamos la impresión de conocernos de toda la vida.
ANA : ¿Ah, sí?
OSVALDO : En serio ¿viste cuando encontrás una persona que hizo una vida con todas cosas parecidas a uno mismo?... Barrios parecidos, padres parecidos, escuela y colegio parecidos, trabajos, gustos... ¡Es como si hubiésemos vivido la misma vida!
ANA : ¿Qué me estás contando, Osvaldo?
OSVALDO : (DUDA) ...Lo que me paso hoy.
ANA : ¿Me estás contando un romance?
OSVALDO : No se trata de ella y yo, Ana... Se trata de nosotros, vos incluida.
ANA : No te entiendo.
OSVALDO : Seguro... Ella podría ser vos... o yo... Le gusta bailar el tango, escribe poesías, como yo... ¡Hasta junta fotos de chicos! (SEÑALA LAS DE ELLOS)
ANA : De los hijos.
OSVALDO : No, no tiene, pero como le encantan los chicos, junta fotos... Cuando le conté que los domingos traigo a diez chicos del barrio a merendar a casa, me miró y empezó a lagrimear, tanto se emocionó... ¿Te das cuenta qué sensibilidad?
ANA : ¿Es soltera o separada?
OSVALDO : Viuda.
ANA : ...Está sola.
OSVALDO : ¿Ves? A mí me pasó lo mismo.
ANA : ¿Qué?
OSVALDO : Me enterneció... Está sola, como nosotros.
ANA : Nosotros tenemos una familia. ¿No?
OSVALDO : Si vos misma siempre te quejás de que los chicos no vienen nunca y que te pasás el día sola.
ANA : ¿Así que te enterneció?
OSVALDO : ...Sí.
ANA : ¿Y qué hiciste?
OSVALDO : ...Vos sabés que al rato que estábamos charlando... (PAUSA)
ANA : ¿Qué?
OSVALDO : ...Empezó a tocarme.
ANA : ¿Cómo que empezó a tocarte?
OSVALDO : Sí... y de pronto me encontré, no me preguntes cómo, caminando con ella, a orillas del lago... tomados de la mano.
(PAUSA)
ANA : Osvaldo.
OSVALDO : ¿Qué?
ANA : Soy Ana, tu esposa.
OSVALDO : Ya sé.
ANA : ¡No! ¡Ya sé, no! ¿Qué me estás contando?... (OSVALDO NO CONTESTA) ¡Contestame! ¿Qué me estás contando?
OSVALDO : (DUDA)... Un encuentro.
ANA : ¿Qué encuentro? ¿Te creés que soy idiota? ¡Me estás contando una aventura!
OSVALDO : Por favor, Ana, mi amor...
ANA : ¡Mi amor nada! ¡Si tuviste una aventura o un romance o lo que sea te lo guardás para vos o para tus amigos! ¿Oíste? ¡A mí no me vengas con esos cuentos! ¡Estás loco! ¿Qué te pasa? ¿Te volviste loco enserio? ¡Veinticinco años de casados! ¿Y querés tirar todo por la borda por una viudita de mierda que encima la conociste hoy?
OSVALDO : ¡No grites! No quiero tirar nada por la borda
ANA : ¿Ah, no?
OSVALDO : ¡Escuchame!
ANA : ¡Dejame tranquila! ¡No hables más!
OSVALDO : ¿Pero qué amigos tengo, los compañeros de trabajo? ¿Los del billar? ¡No son amigos, mi amor!
ANA : ¡No me digas mi amor!
OSVALDO : ¡Por favor, Ana! ¡Con ellos no puedo hablar nada importante! Sólo chistes, bromas y pavadas. ¿No te das cuenta?
ANA : ¿De qué?
OSVALDO : De que si no te lo cuento a vos... ¿Con quién lo voy a compartir?
ANA : ¡Terminala de una vez! ¿Tuviste algo con otra mujer? ¡Me la aguanto! En veinticinco años puedo entender una cana al aire. ¿Pero que me lo vengas a contar a mí, enternecido y con lujo de detalles? ¡No! ¡Te equivocás!
OSVALDO : ¿Por qué?
ANA : ¿Cómo por qué? ¡Dejá de hacerte el idiota! ¡Soy tu esposa, no una amiga!
OSVALDO : ¿Te das cuenta de lo que estás diciendo?
ANA : ¡Sí! ¡Me doy cuenta perfectamente!
OSVALDO : Pero entonces... ¿Qué clase de matrimonio somos si no podemos contarnos todo como amigos?
ANA : ¡Normales! ¡Por suerte somos normales como todos los que nos rodean! ¡Y si a vos se te ocurrió, a esta altura, tener un matrimonio diferente... anormal, es problema tuyo! ¿Oíste?
OSVALDO : Pero... ¿Por qué anormal? ¡Yo lo único que quiero es que seas mi esposa y amiga! ¿Qué tiene eso de anormal?
ANA : ¿Será posible que tenga que escuchar estas cosas?... (COMIENZA A IRSE PARA EL DORMITORIO) ¡Se acabó! ¡Por hoy se acabó!
OSVALDO : No te vayas... (LA DETIENE) Creeme, no me tiré una cana al aire.
(PAUSA)
ANA : Después de caminar junto al lago, tomados de la mano... ¿Qué hicieron?
OSVALDO : ...Fuimos a tomar un café.
ANA : ¿y después?... (OSVALDO NO CONTESTA) ¿Qué hicieron después del café?... (OSVALDO SIGUE SIN CONTESTAR) ¡Son las diez y media de la noche, Osvaldo! ¿Qué hicieron después?
OSVALDO : ...Fuimos a un hotel.
(PAUSA. ANA NO SALE DE SU ASOMBRO)
ANA : ¡Bueno, ya me contaste todo! ¡Era lo que querías! ¿No? ¡Ahora dejame tranquila!... (COMIENZA A IRSE NUEVAMENTE, PERO DE GOLPE SE DA VUELTA FURIOSA. GRITANDO) ¿Y si eso no es tirarse una cana al aire, qué es? ¡Hipócrita!
OSVALDO : No grites, que se escucha afuera.
ANA : ¿Qué me importa? ¡Qué escuchen! ¡Así, por lo menos, no van a decir que soy una cornuda estúpida!
OSVALDO : ¡Shhh! Ana, por favor.
ANA : ¡Me pasé la vida acompañándote, atendiéndote, rompiéndome el lomo al lado tuyo! ¿Para esto? ¡No señor! ¡Y encima dice que no es una cana al aire! ¿Y entonces qué es? ¡Hablá! ¿A ver, qué es? ¡Quiero saber!
OSVALDO : ...Te dije.
ANA : ¿Qué me dijiste?
OSVALDO : Que fue... un encuentro... Estábamos necesitados de compañía... y cariño... y bueno... nos lo dimos.
(PAUSA)
ANA : ¡Te enamoraste!
OSVALDO : (DUDA) No... no se...
ANA : ¡Contestame sí o no! Si te enamoraste me lo decís y listo. ¿Para qué complicarla? Si no me querés más no hay nada que hacer.
OSVALDO : Si te quiero...
ANA : ¿Y entonces?... ¿Qué te falta conmigo?
OSVALDO : Nada me falta.
ANA : ¡Pero algo debe pasar! ¿Tenés algún problema? (OSVALDO NIEGA) Por ahí hay algo que no te animás a decirme... ¿Te trato mal?... ¿Hago o digo algunas cosas que no te gustan?
OSVALDO : Para nada.
ANA : ¿Y entonces?... (OSVALDO NO CONTESTA) Otras mujeres se quejan de todo... Yo no, soy feliz al lado tuyo...Estoy orgullosa de vos, como marido y como padre. ¿Qué más? No sé... Si fallé en algo, decime... lo que te parezca.
OSVALDO : Te quiero mucho, Ana... No hay nada que te pueda decir... Pero no sé... con esta mujer se me despertó algo que hace mucho tiempo que no sentía.
ANA : Es una calentura, Osvaldo, por favor.
OSVALDO : No, no... es otra cosa... Todo me vibra, me emociona... Me siento vivir de una manera tan especial... ¿Entendés?... (ANA NO CONTESTA) ¿No entendés lo que te quiero decir? (PAUSA HASTA QUE ANA, INTEMPESTIVAMENTE, SE VA HACIA EL DORMITORIO Y, DESPUES DE UN MOMENTO COMIENZA A VERSE ENTRAR, EN EL LIVING, ARROJADA DESDE EL DORMITORIO, ROPA DE OSVALDO)
ANA : (DESDE AFUERA) ¡La valija está en la baulera!
OSVALDO : (ESQUIVANDO LA ROPA QUE VUELA DESDE AFUERA, INTENTA IR HACIA EL DORMITORIO) ¡Ana, por favor!
ANA : ¡Se acabó!
OSVALDO : ¡Ana!...
ANA : ¡Se acabó, dije!
OSVALDO : Por favor...
ANA : ¡Por favor nada! (APARECIENDO) ¡Puedo llegar a aguantarme una aventura, pero no que te enamores de otra mujer!
OSVALDO : Pero si no me...
ANA : (LO INTERRUMPE) ¿Qué querés que sea, tu muchacha? ¿Que te cocine, lave, planche y darle el amor a otra? ¡No señor! ¡Te vas!
OSVALDO : ¡No grites y escuchame!
ANA : ¿Es lo único que te importa? ¿Que no haga escándalo? ¡Andate! ¡No te quiero ver más!
OSVALDO : Ana, si yo...
ANA : ¡Te vas! ¿No escuchás?
OSVALDO : Por favor te pido. ¿Vamos a terminar así sin que podamos hablar nada?
ANA : ¡No tenemos nada más para hablar!
OSVALDO : (REACCIONANDO) ¡Yo sí tengo!
ANA : (SORPRENDIDA) ... ¿Qué tenés?
OSVALDO : Quiero que me escuches.
(PAUSA)
ANA : ¿A ver? ¡Hablá, te escucho!
OSVALDO : No, así no.
ANA : ¿Cómo así no?
OSVALDO : Nerviosos y a los gritos no... Es inútil.
ANA : ¿Y a vos te parece que yo puedo estar tranquila?
OSVALDO : No hay otra manera.
(PAUSA)
ANA : (INTENTANDO ESTAR MAS CALMA) Hablá.
OSVALDO : Soy el padre de tus hijos ¿no?... Tu compañero de muchos años... Jamás llegué a plantearte nada que te pudiese molestar... ¿Te falté el respeto alguna vez?
ANA : (DUDA) ...No...
OSVALDO : ¿Y entonces?...
ANA : ¿Entonces qué?
OSVALDO : ¿Por qué ahora no me podés comprender?
ANA : ¿Qué querés que te ...?
OSVALDO : (INTERRUMPIENDOLA) Decime: ¿Qué preferís que haga? ¿Que te mienta? ¿Que no te cuente nada de lo que me pasa? ¿Eso sería mejor? ¿Que lleve una doble vida ocultándote la mitad? ¿Eso querés que haga?... (ANA NO CONTESTA) Ana, mi amor... ¡Llevo más de treinta años viendo pasar mentirosos por el Juzgado!... ¡Son bichos! ¡Fingen ser hombres, pero son bichos!... ¡Desparraman sus porquerías y después se esconden entre esa misma basura! ¿Te das cuenta? ¡A mí... me daría asco hacer lo mismo!
ANA : Mirá vos... Así que te da asco mentir...
OSVALDO : Lo sabés bien.
ANA : Pero parece que ser infiel no. ¿No?... (OSVALDO SE SORPRENDE) ¿Y por qué? ¿Desde cuándo la traición es mejor que la mentira?
OSVALDO : ¿Cómo traición?
ANA : ¡Sí, traición! ¿O la infidelidad no es traición?... ¡Contestame! ¿Por qué mentir no y traición sí? ¿Dónde está escrito que una es mejor que la otra?
OSVALDO : (REACCIONANDO) ¿Y qué tengo que hacer, lo contrario de lo que me haga sentir bien?
ANA : ¡Hacé lo que se te dé la gana, pero no pretendas que encima me parezca bien a mí!
OSVALDO : ¿Te das cuenta que vos querés un muerto al lado tuyo?
ANA : ¿Qué estás diciendo?
OSVALDO : ¡Eso! ¡Que querés un muerto! ¡Tendría que matarme a mí mismo y ser como vos querés para que me entiendas!
ANA : ¡Escuchame muerto! ¿Qué pasaría si un día vengo yo y te cuento algo así?
OSVALDO : ¿Cómo algo así?
ANA : ...Por ejemplo, que hace tres veranos, cuando me fuí a Mar del Plata... con mi hermana... una tarde fuí al cine... Estaba esperando que empiece la película cuando, al lado mío, se sienta un tipo... Hombros anchos, ojos verdes, morocho con algunas canas, amable, sonriente... Me empieza a dar charla... Después salimos y... bueno, te podés imaginar lo demás... (PAUSA. OSVALDO NO REACCIONA) ¿Y?
OSVALDO : ¿Y qué?
ANA : ¿No te pone mal?
OSVALDO : ...Un poco sí.
ANA : ¿Cómo un poco? ¿No te pasa nada al imaginar mi cuerpo con otro que no sea el tuyo? (OSVALDO NO CONTESTA) ¿No te importa saber que me acarició, me besó todo el cuerpo, hicimos el amor?
(PAUSA)
OSVALDO : ...¿Es verdad?
(PAUSA)
ANA : ...No...
(PAUSA)
OSVALDO : Te quiero mucho.
ANA : ¿Querés que sigamos juntos?... (OSVALDO ASIENTE) Entonces... ¿Por qué no te olvidás de lo que me contaste?
(PAUSA)
OSVALDO : ...Lo quise compartir con vos.
(PAUSA)
ANA : ¿Sabés lo que me pareció en un momento?... No que lo querías compartir... sino que "la" querías compartir... ¡Lo único que faltaba era que me dijeses que querías vivir conmigo y con la otra! (PAUSA) ¿No decís nada?... ¡Dale, si ya cualquier cosa podría escucharte decir!
OSVALDO : ...¿Por qué no?
ANA : ¿Por qué no qué?
OSVALDO : ¿No podría ser?
ANA : (AZORADA) ¿Qué?
OSVALDO : ...Vivir... los tres juntos...
ANA : ¡Te volviste loco!
OSVALDO : Si continuamente te quejás de estar sola, aburrido, sin nadie con quien hablar.
ANA : ¿Como podés decir estas barbaridades?
OSVALDO : ¿Por qué barbaridades? ¡Estoy seguro de que se llevarían bien! Te conté cómo es...
ANA : ¿Es una broma?
OSVALDO : ...No...
ANA : ¡No puede ser que estés hablando en serio! ¿Tomaste algo? (OSVALDO NIEGA, ANA SE ACERCA A OLERLE LA BOCA) ¡Abrí la boca! (OSVALDO LO HACE. ANA LO HUELE) ...¡Estás delirando! (LE TOCA LA FRENTE) ¡¡La conociste hoy a la tarde!! ¿Qué idiotez es ésta?
OSVALDO : ¡No dije que fuese ya mismo!... Pero lo podemos pensar...
ANA : ¿Qué vamos a pensar, si vamos a vivir los tres juntos?
OSVALDO : ¿Qué tiene de malo? ¡Le haríamos compañía a ella y ella a nosotros!
ANA : (IRONICA) ¡Bien! ¡Muy bien! ¿Y qué tal si llamamos también a todas las solas y solos de la ciudad, eh? ¡O del país o del mundo! ¿Por qué no? ¡Seguro que nos sentiríamos bien acompañados! ¿No? ¿Qué te parece? ¿Qué importa quienes o cuántos? (INVITANDO) ¡Por favor, sin miedo y con confianza, como si estuviesen en su propia casa! ¡Adelante! (REACCIONA FURIOSA) ¿Pero qué te crees que somos, un asilo?
OSVALDO : no se trata de...
ANA : (INTERRUMPIENDOLO) ¡Y seguramente también te debés haber imaginado cómo podríamos vivir los tres juntos! ¿No?... ¿A ver, cómo sería? ¡Decí!... (OSVALDO NO SABE QUE DECIR) ¡Vamos! ¿Qué pensaste? ¡Animate! ¿Cómo sería?... ¿Por ejemplo, que yo cocine mientras la otra esté sentada sobre tus rodillas acariciándote? ¿O que yo te caliente para que después te vayas a acostar con ella? ¿A ver?... ¡O quién sabe preferís que todo lo hagamos entre las dos! ¿No? ¡Lavar, cocinar, salir, hacer el amor!... ¡Dale, hablá! ¿Qué es lo que querés? ¡Yo no puedo saber hasta donde pensás llegar!... ¿También dormiríamos en la misma cama?
OSVALDO : No te pongas así... No quiero nada de eso...
ANA : (SIGUE ENFURECIDA) ¿Sabés lo que sos vos? ¡¡Un degenerado!! ¡¡Eso sos!!
OSVALDO : ¿Yo?
ANA : ¡Sí, vos! ¡Y te vas inmediatamente de acá!
OSVALDO : ¿Por qué?
ANA : ¡Encima pregunta por qué!... ¡Buscá la valija, juntá tus cosas y andate!
OSVALDO : ¿Pero ahora qué pasa?
ANA : ¡Andate de una vez!
OSVALDO : No grites, por favor...
ANA : ¡Grito lo que se me da la gana!
OSVALDO : Van a escuchar...
ANA : ¡No me importa si escuchan! ¡Es más, quiero que me escuchen! (VA HACIA LA PUERTA)
OSVALDO : (LA SIGUE E INTENTA INTERPONERSE) No, Ana.
ANA : (TRATANDO DE ZAFARSE) ¡Dejame!
OSVALDO : Por favor...
ANA : ¡Dejame, te dije!
OSVALDO : ¿Para qué?
ANA : ¡Salí de acá! ¡Dejame pasar!
OSVALDO : ¡Te pido por favor!
(ANA LO EMPUJA Y OSVALDO TRASTABILLA. ANA LLEGA A LA PUERTA, LA ABRE DISPUESTA A GRITAR HACIA AFUERA, VE A ALGUIEN Y SE SORPRENDE. PAUSA)
ANA : ...¿Quién es usted?
MUJER : Magda.
(PAUSA)
ANA : (LO MIRA A OSVALDO, PARALIZADA DE ASOMBRO) No me digas... (OSVALDO ASIENTE) ¿Cómo puede ser?
OSVALDO : ...Le dije que espere... mientras hablaba con vos... justo hoy cumple años... y como estaba sola... le propuse festejarlo con nosotros (OSVALDO VA HACIA MAGDA, LA HACE ENTRAR Y LAS PRESENTA)... Ana... Magda...
(MAGDA TIENE LA PARTICULARIDAD DE SER APENAS TARTAMUDA Y BASTANTE INSEGURA)
MAGDA : (NERVIOSA) Mucho gusto. (LE TIENDE LA MANO A ANA, QUIEN NO LA TOMA)
OSVALDO : (TOMANDO EL PAQUETE CON QUE ENTRO) Compré una torta... y una velita (ANA MIRA ABSORTA)
MAGDA : (QUIEN PERMANECE NERVIOSA, MIRANDO LA ROPA EN EL PISO)... ¿Discutieron mucho? (OSVALDO ASIENTE) ...Claro... ¿Puedo ayudar en algo?... (SE AGACHA A JUNTAR LA ROPA) ¿Dónde la pongo?
OSVALDO : ...En el dormitorio.
ANA : En la valija... y se van.
OSVALDO : Ana...
ANA : ¡¡No quiero escuchar una sola palabra más!! ¡Vuelan ya mismo o acá va a pasar algo...!
(MAGDA Y OSVALDO SE MIRAN. DUDAN. PAUSA)
MAGDA : (A ANA) ¿No podemos hablar?
ANA : ¿Qué quiere hablar? ¡¡No hay nada para hablar!!
(PAUSA)
MAGDA : (ACERCANDOSE)...No quiero que entiendas mal todo esto.
ANA : ¡No me tutee! ¡No soy su amiga! ¡Y no hay nada que entender! ¡¡Se van!! (PAUSA. MAGDA SE LE ACERCA E INTENTA APOYARLE UNA MANO) ¿Qué hace? ¿Está loca? ¡¡No me toque!! (MAGDA RETIRA LA MANO)
MAGDA : No se ponga así.
ANA : ¡Me pongo como se me da la gana! ¡Lo único que faltaba! (MIRA A OSVALDO AZORADA)
MAGDA : No vale la pena... (NUEVAMENTE INTENTA TOCARLA)
ANA : ¡¡No se acerque!! (retrocede hacia la maquina de tejer)
MAGDA : No tiene sentido... (SE ACERCA)
ANA : ¡¡Váyase!!
MAGDA : Por favor, cálmese... (SE ACERCA NUEVAMENTE TRATANDO DE TOCARLA)
ANA : ¡¡Le dije que se vaya!! (AGARRA, DE LA MAQUINA DE TEJER, UNA AGUJA GRANDE, ES IMPORTANTE QUE LA MISMA TRASMITA SENSACION DE PELIGRO. ANA SE MIRA LA MANO, SORPRENDIDA. LUEGO, LA EXTIENDE HACIA MAGDA, AMENAZANTE. PAUSA TENSA. OSVALDO MIRA ESTUPEFACTO Y MAGDA RETROCEDE CON TEMOR)
MAGDA : Deje eso... (ANA CAMINA HACIA ELLA) ¿Qué hace?
ANA : ¿Y ahora? ¡Acercate ahora! ¿A ver?
OSVALDO : ¿Qué hacés, Ana? ¡Dejá esa aguja!
ANA : Primero se van a ir de acá.
MAGDA : Está bien, pero...
ANA : ¡Sin abrir la boca! ¡Se van!
OSVALDO : Pero, aunque sea, dejame...
ANA : (INTERRUMPIENDOLO) ¡¡Dije que se van!!
(AMENAZADOS POR ANA, MAGDA Y OSVALDO SE VAN ACERCANDO A LA PUERTA, HASTA QUE EN UN MOMENTO DADO, AL ABRIR LA PUERTA ANTES DE SALIR, EN UN DESCUIDO DE ANA, OSVALDO LE AGARRA LA MANO. ANA SUELTA LA AGUJA POR EL MOVIMIENTO CON UN GRITO Y MAGDA LA RECOGE DEL PISO)
OSVALDO : ¡No grites! (MAGDA CIERRA LA PUERTA)
ANA : (GRITANDO) ¡Soltame!
OSVALDO : Pero no grites.
ANA : ¡Bestia! ¡Soltame el brazo!
OSVALDO : ¡Tranquilizate, Ana, por favor!
ANA : (GRITANDO PARA QUE LA ESCUCHEN DE AFUERA) ¡¡Socorro!! ¡Ladrones!!
OSVALDO : ¡Callate! ¿Qué decís?
ANA : ¡¡Ladrones! ¡¡Me quieren robar!!
OSVALDO : ¡Va a venir la policía!
MAGDA : (TARTAMUDEANDO) Ponele algo en la boca.
(OSVALDO, SOSTENIENDOLA FUERTE, LA TAPA LA BOCA CON LA MANO, MIENTRAS ANA FORCEJEA, INTENTANDO LIBERARSE. LO MUERDE. OSVALDO SACA LA MANO DE LA BOCA, PERO SIGUE AFERRANDOLE LOS BRAZOS Y PARTE DEL CUERPO CON LA OTRA)
OSVALDO : ¡¡Ay!!
ANA : ¡¡Socorro!! ¡¡Asesinos!!
MAGDA : ¡Tapale la boca!
OSVALDO : ¡Me mordió!
ANA : ¡¡Socorro!!
(MAGDA TOMA UN PAÑUELO QUE TENIA, SE LO METE EN LA BOCA Y LO APRIETA, MIENTRAS ANA PATALEA DESESPERADA. OSVALDO LA SOSTIENE COMO PUEDE. MAGDA LE PONE, SOBRE LA BOCA, UN PAÑUELO DE CUELLO AJUSTANDO EL ANTERIOR. ANA LE TIRA PARADAS QUE MAGDA ESQUIVA COMO PUEDE)
OSVALDO : ¡Ana, calmate!
MAGDA : ¡Sentala en la silla! (LA INDICA) Yo traigo hilo.
(OSVALDO LO HACE, MIENTRAS MAGDA BUSCA EL HILO DONDE ESTA LA MAQUINA DE TEJER. LA ACCION SIGUE CON MAGDA ATANDOLE LAS MANOS POR DETRAS DE LA SILLA, MIENTRAS OSVALDO LA SOSTIENE Y ANA GIME Y PATALEA)
OSVALDO : Pero... ¡Pará un poco!
MAGDA : Tenele las piernas que se las ato.
(OSVALDO LO HACE Y MAGDA SE LAS ATA)
OSVALDO : ¡Mirá lo que nos hacés hacer! ¿No podés quedarte tranquila?
MAGDA : (CASI SUPLICANDO) ¡Lo único que queremos es hablar... y mirá cómo te ponés!
(ANA TIRA UNA PATADA CON LAS PIERNAS ATADAS Y MAGDA LA VUELVE A AMENAZAR CON LA AGUJA)
OSVALDO : ¿No ves? ¡Es imposible hacer nada así!
MAGDA : Además ¿Qué sentido tiene?
OSVALDO : (A ANA) Ninguno ¿No te das cuenta?... Calmate y te soltamos...
MAGDA : Vine nada más que para festejar mi cumpleaños con vos y con él...
(LOS DOS LE HABLAN A ANA)
OSVALDO : Te dije que no venía a quedarse...
MAGDA : ...Y aunque viniese a quedarme... ¿Por qué no podemos hablarlo?
OSVALDO : (DUDA) ...Seguro...
MAGDA : Si todo se puede hablar... Y si es mejor que me vaya, me voy... pero no echada. ¿No?
OSVALDO : Claro...
MAGDA : (A ANA) Lo último que quisiera es molestarte.
OSVALDO : Si incluso, cuando le dije de venir me preguntó si estaba seguro.
MAGDA : (A ANA) Es verdad, no quiero que pienses que estoy loca o que soy una atrevida... Cuando él me dijo de venir, yo pensé: -¿Estará loco? ¡La mujer lo va a matar!- (A OSVALDO) No te enojes, primero pensé eso... (A ANA) Pero después me dije: -¿Y yo qué sé qué tipo de matrimonio es?... Se ven tantas cosas-...
OSVALDO : Es cierto.
MAGDA : Pero además, con lo que me estuvo hablando de cómo sos, de las cosas que te gustan, que te sentís muy sola... Creo que nos entenderíamos bien... Y... me parece que podríamos ser tan amigas (ANA GIME DE FURIA) ¡No te pongas así!
OSVALDO : ¡Es increíble que no puedas escuchar aunque sea cinco minutos!
MAGDA : Es que no me entendés... ¡Yo no quiero irme con él!
OSVALDO : Se lo dije antes... pero es inútil.
MAGDA : ¡Ya me casé una vez y enviudé al mes! ¿Te das cuenta?... ¡Si ya llevo como treinta años sola! ¿Para qué voy a probar de nuevo?... ¡Ahora lo único que quiero es compañía! ¿Entendés?... Podríamos acompañarnos, repartirnos el trabajo... ¿No te vendría bien, por ejemplo, que te ayude con las cosas de la casa?
OSVALDO : ¿Cuántas veces me dijiste que con una ayuda podrías tejer mucho más?
MAGDA : ¡Cierto... (SEÑALANDO LA MAQUINA DE TEJER) Osvaldo me contó que hacés pullovers! ¡Mirá vos, hasta en eso puedo ayudarte! Puedo comprarte la lana... o... ¡O vender! ¡Siempre me gustó la idea de vender! (A OSVALDO) ¿Dónde los vende?
OSVALDO : ...en una boutique...
MAGDA : ¿Fabrica sólo para una boutique?
OSVALDO : (MIRA A ANA, ESPERANDO UNA RESPUESTA QUE NO LLEGA) Sí... creo que sí...
MAGDA : ¡Podrías vender diez veces lo que vendés!
OSVALDO : ¿Cuántas veces te lo dije?
MAGDA : Mirá, en la escuela donde soy maestra, hay varias compañeras que venden ropa o artículos de perfumería o de cocina a las otras maestras o a las madres de la Cooperadora... También hago masajes y además, voy a un instituto donde hago meditación y control mental... Puedo llevar una cantidad... y unos cuantos voy a vender, seguro. También puedo ir a ofrecer a negocios que vos me digas o que a mí se me ocurran... (A OSVALDO) ¿No?
OSVALDO : ¡Claro que sí!
MAGDA : (A OSVALDO) Vos también ¿No podrías llevar algunos al Juzgado?
OSVALDO : ...¿Te parece?
MAGDA : ¿Y por qué no?
OSVALDO : ...Puede ser.
MAGDA : (A ANA) ¿A cuánto vendés cada uno? (ANA GIME) ¿Cuatro mil? ¿Cinco mil?... ¡Hacé con la cabeza! ¿Seis mil? (ANA SIGUE INMOVIL) ¿Qué te cuesta contestar?
OSVALDO : ¡Contestá! ¡Es por tu bien!...
MAGDA : Está bien, suponete que los vendas a seis mil. ¿Cuántos hacés por día, uno? (ANA GIME) ... ¿dos? (ANA GIME NUEVAMENTE) No te entiendo... (A OSVALDO) ¿Sabés cuántos hace?
OSVALDO : ...Me parece que uno...
MAGDA : ¿En qué tiempo?
OSVALDO : (A ANA) ¿Dos o tres horas?
MAGDA : Quiere decir que si trabajásemos entre los tres, ocho horas cada uno... Seis mil por cuatro por tres por treinta... (INTENTA CALCULAR INFRUCTUOSAMENTE) ¡Bueno, no importa... de todas maneras, en un par de años, con lo que ganemos, más el alquiler de mi departamento... En una de ésas, no necesitamos trabajar más! (A ANA) ¿Sabés cómo podríamos vivir? ¡Imaginate!... Cualquier tarde, los tres juntos... Vos con los álbums de fotos de los chicos, que Osvaldo me contó que te encanta mirarlos... El escribiendo una poesía, yo escuchando unos tangos... ¿No te gustaría?... (PAUSA. ANA NO SE MUEVE) ¡Osvaldo, trae un álbum!
OSVALDO : ...¿Para qué?
MAGDA : Para que lo mire... traé uno... (OSVALDO BUSCA UNO QUE ESTA EN EL LIVING MISMO Y SE LO DA A MAGDA, QUIEN LO ABRE Y LO APOYA EN LAS FALDAS DE ANA PARA QUE ESTA LO MIRE) Miralo tranquila... (A OSVALDO) Vos, mientras... escribí una poesía... (OSVALDO PRIMERO DUDA Y LUEGO VA A HACERLO. MAGDA LOS MIRA A LOS DOS UNOS MOMENTOS, LUEGO VA HACIA DONDE ESTA UN GRABADOR CON UNOS CASSETTES, ELIGE UNO Y LO PONE. COMIENZA A ESCUCHARSE UN TANGO CLASICO. ESTAN, ANA SENTADA, MIRANDO, POR MOMENTOS EL ALBUM DE FOTOS Y POR MOMENTOS LA SITUACION, OSVALDO TAMBIEN, ENTRE ESCRIBIENDO EN UN CUADERNO Y OBSERVANDO A ANA Y A MAGDA, Y MAGDA MIRANDOLOS ENTERNECIDA, MIENTRAS SE ESCUCHA EL TANGO)
MAGDA : ¡Qué hermoso tango!... (PAUSA) ¿Quieren bailar?... (ANTE LAS MIRADAS CONFUNDIDAS DE ANA Y OSVALDO, MAGDA SE ACERCA A ANA, LE DESATA LAS PIERNAS Y SE PARA FRENTE A ELLA. ANA, SIN ENTENDER, PERMANECE INMOVIL. MAGDA LE ACERCA UN POCO LA AGUJA Y LE DICE SUAVEMENTE) Vamos... (ANA, AMORDAZADA Y CON LAS MANOS ATADAS, SE LEVANTA. MAGDA LE HACE UNA INDICACION A OSVALDO PARA QUE BAILE CON ANA.OSVALDO SE ACERCA, LE TOMA, CON UNA MANO, LA CINTURA Y CON LA OTRA, LAS DOS MANOS ATADAS Y COMIENZAN A BAILAR. MAGDA, CERCA DE ELLOS, LES FESTEJA LOS PASOS CON ALGUN APLAUSO O EXCLAMACION HASTA QUE SE ACERCA MAS)
MAGDA : Permiso... (MAGDA LO TOMA A OSVALDO. BAILAN MAGDA Y OSVALDO, MIENTRAS ANA LOS MIRA. DESPUES DE UNOS MOMENTOS, MAGDA SUELTA A OSVALDO, LE DEJA LA AGUJA, TOMA A ANA Y BAILAN, MIENTRAS OSVALDO SE ALEJA UNOS PASOS Y LAS MIRA) Osvaldo...
OSVALDO : ¿Sí?
MAGDA : (MIENTRAS BAILAN) ¿Por qué no nos recitás una poesía?
(PAUSA. OSVALDO, VERGONZOSO, CON LA AGUJA EN LA MANO, DUDA HASTA QUE COMIENZA)
OSVALDO : ...Jardín de barrio
Macetas, tierra y pared.
Y creciendo entre baldosas,
increíblemente hermosas...
dos rosas.

Un haz de luz
vergonzoso, las invade.
Y sus pétalos carnosos,
sensuales, maravillosos,
a recibirlo se abren.

Eclipse de risa y llanto...
música, atardecer.
Y en este jardín de barrio,
desafiando las baldosas,
las dos, adornando un tango.
(TERMINA EL TANGO. MAGDA Y ANA, FUERON DEJANDO DE BAILAR. MAGDA APLAUDE ENTUSIASMADA Y SE ACERCA A BESARLO)
MAGDA : ¡Es hermosísima!... ¿Es tuya?
OSVALDO : ...Sí.
MAGDA : Tendrías que juntarla con otras y publicarlas... (A ANA) ¿No?... (ANA PERMANECE ATONITA) Nunca escuché poesías tan lindas.
OSVALDO : ¿Te parece?
MAGDA : ¡Seguro!...
OSVALDO : ¿Y para qué las voy a publicar?...
MAGDA : Para que otros también las disfruten... (A ANA) ¿No es cierto?... Si alguien tiene algo hermoso... ¿Por qué no compartirlo? (PAUSA. EMOCIONADA, LOS MIRA A LOS DOS) ¿No sería lindísimo... vivir los tres juntos?
OSVALDO : (ASIENTE) ...Sí...
MAGDA : (A ANA) ¿A vos no te gustaría?... (ANA HACE UN MOVIMIENTO EXTRAÑO CON LA CABEZA) ¿Por qué no? Los tres juntos, tranquilos, haciendo lo que más nos guste (ANA MUEVE NUEVAMENTE LA CABEZA) ¿Te pasa algo?... (ANA GIRA LA CABEZA ALREDEDOR DEL CUELLO) ¿Qué... tenés una contractura?... (ANA HACE OTRO MOVIMIENTO) Y claro... mucha tensión... ¡Te hago unos masajes ¿Querés?... Mal no te pueden hacer... ¿Probamos un poco?... No perdés nada... Vení, sentate... (INTENTA LLEVARLA HACIA LA SILLA, PERO ANA SE RESISTE. A UNA INDICACION DE MAGDA, OSVALDO SE ACERCA CON LA AGUJA Y ANA, ENTONCES, SE DEJA LLEVAR Y SE SIENTA. MAGDA SE PONE DETRAS DE ELLA Y, A PESAR DE UNA RESISTENCIA INICIAL, COMIENZA A MASAJEARLA) ¿A ver?... ¡Seguro, el trapecio!... Es lo más común, cuando hay una tensión importante, a algunos, como a mí, se les traba la lengua, pero a la mayoría se les contrae el trapecio... Se pega a las cervicales, al omóplato y les quita movimiento... Por eso, lo que hay que hacer es despegarlo para liberar los huesos... Bueno, dentro de todo es más fácil despegar el trapecio que destrabar la lengua. ¿No?... (A OSVALDO) ¿A vos nunca te agarra tortícolis?
OSVALDO : ...Cada dos por tres.
MAGDA : Deberíamos hacer, un par de veces por semana, una sesión de masajes... Si con diez minutos a cada uno es suficiente... A mí me hacen bien acá... (SE TOCA LAS MANDIBULAS) Les enseñó cómo se hacen y nos los damos entre los tres... (ANA HACE UN MOVIMIENTO BRUSCO) Aflojate... aflojate... si no no te va a hacer efecto (LEHACE UN POCO MAS FUERTE A LA ALTURA DEL CUELLO) Así... así... Ya se está ablandando... Un poco más y ya está... Flojito... flojito... Bueno, mucho mejor... (la mira de frente) ¿Ves? Ya tenés otra cara... (A OSVALDO) ¿No?... (OSVALDO ASIENTE, NO MUY CONVENCIDO. MAGDA LA MIRA NUEVAMENTE A ANA) Lo que no tenés bien es el pelo. (SE ACERCA A ANA A TOCARLE EL CABELLO, PERO ANA CORRE LA CABEZA)Dejame tocártelo. (ANA NUEVAMENTE LA EVITA) ¡No te voy a hacer nada!... Lo tenés muy enredado, mirá... (PONE SUS MANOS ENTRE LOS PELOS DE ANA Y TRATA DE DESENREDARSELO) ¿Viste? Te da un aspecto muy descuidado... Esperá un poco... (MAGDA TOMA DE SU CARTERA UN CEPILLO, SE PONE DETRAS DE ANA Y COMIENZA A CEPILLARLE EL PELO) Es una lástima, si tenés un pelo precioso... ¿No usas cremas de enjuague? Hay unas muy buenas... de hierbas... (ANA, AZORADA, SE DEJA HACER, MIENTRAS OSVALDO LA SIGUE APUNTANDO CON LA AGUJA, SIN ENTENDER, TAMPOCO EL, LA SITUACION) después de lavarte te ponés un poco, te lo masajeás bien y te queda bárbaro... Probá, de verdad son buenas... Ahora te cepillo un poco de este costado y, aunque sea, para salir del paso estás... Vas a ver cuando te mires al espejo... Te vas a sentir mucho mejor... (A OSVALDO) Ya es otra cosa. ¿No?
OSVALDO : ... Sí.
MAGDA : ¿No está mucho más linda así?
OSVALDO : Bueno... con el pañuelo...
MAGDA : ¡Qué tonta soy! (A ANA) Si te lo saco ¿No gritás? (ANA HACE QUE NO. A OSVALDO) ¿No va a gritar?
OSVALDO : Creo que no.
MAGDA : Bueno... (LE DESANUDA EL PAÑUELO Y SE LO SACA. ANA MUEVE LA CARA TRATANDO DE ACOMODARSELA Y MAGDA APROVECHA PARA MASAJEARSELA UN POCO) ¿Estás bien?
ANA : Sí.
MAGDA : (A OSVALDO) ¿Y?
OSVALDO : ¿Qué?
MAGDA : Así, peinada. ¿No está mucho mejor?
OSVALDO : Sí...
MAGDA : (SACANDO UN ESPEJO DE LA CARTERA Y PONIENDOSELO FRENTE A LA CARA) Mirate (ANA SE MIRA) ¿Y?... ¿No te ves mejor?
ANA : Sí...
MAGDA : Además está más suave.
ANA : ...Me gustaría tocármelo.
(PAUSA)
MAGDA : (A OSVALDO) ¿La desatamos?
OSVALDO : ...Sí, creo que ya está bien.
MAGDA : Bueno...
(MAGDA APOYA EL ESPEJO EN LA FALDA DE ANA Y LE DESATA LAS MANOS. ANA ESTIRA LOS BRAZOS Y LOS PIES. LUEGO, CON UNA MANO TOMA EL ESPEJO PARA MIRARSE Y CON LA OTRA SE ACARICIA EL PELO HASTA QUE, DE GOLPE, LE PEGA UN MANOTAZO A OSVALDO, LE SACA LA AGUJA Y SE PARA, AMENAZANTE, MUY ANGUSTIADA Y CASI ENTRE SOLLOZOS)
ANA : ¿Y ahora? ¿Qué van a hacer ahora? (OSVALDO INTENTA ACERCARSE. A EL, MIENTRAS AMENAZA A MAGDA) No te muevas... ¿Te diste cuenta lo que me hiciste?... ¿Tanto odio me tenés?
OSVALDO : No. ¿Cómo?
ANA : ¿Tantos años juntos para llegar a esto?
OSVALDO : ¡Es que... te pusiste como loca!
ANA : ¿Y qué querías, que me ponga a festejar su entrada?... ¡Bestias! ¡Me amordazaron y me ataron como si fuese un animal! ¿O no?... ¡Hasta creí que podían llegar a matarme!
OSVALDO : ¿Cómo íbamos a...?
MAGDA : Nosotros queríamos...
ANA : (LA INTERRUMPE) ¡Estoy hablando con él! (LE ACERCA LA AGUJA)
MAGDA : Tenga cuidado...
ANA : ¿Con todo lo que me hiciste, yo tengo que tener cuidado?
MAGDA : ...¿Qué le hice?
ANA : ¿Cómo qué me hiciste?
MAGDA : Yo no quise...
ANA : (INTERRUMPIENDOLA) ¡Un insecto! ¿Oís? ¡Un insecto me hiciste sentir! ¡Y que en cualquier momento me podían pisar o aplastar y todo se acababa! ¿Te das cuenta ahora? ¿O todavía no?... Y cuando me acercabas esto (LE MUESTRA EL ESPEJO), trataba de mirarme para ver si todavía estaba viva... ¡Y vos hablando de mi cara y de mi pelo como si no pasase nada!
MAGDA : ...Es que... no se la veía bien..
ANA : ¿Ah, no? ¿Y vos cómo te verías si estuvieses atada, amordazada y con una aguja cerca del cuello?... (MAGDA, ATEMORIZADA, NO CONTESTA) ¡Ah, no contestás! ¿Eh? (ANA LE ACERCA LA AGUJA AL CUELLO Y EL ESPEJO A LA CARA. MAGDA RETROCEDE Y ANA SIGUE INTENTANDO ARRINCONARLA) ¿Y, cómo te ves? ¡Mirate un poco! (LE ACERCA EL ESPEJO) ¿Y?
MAGDA : ...Bien...
ANA : ¿Así que bien?... ¿Y si te digo qué tenés los pelos de punta... y los ojos desorbitados? ¿Qué me decís?... ¿Sabés qué? ¡Podrías aprovechar y preguntarle al espejito quién es la mujer con los ojos más grandes de la comarca!
OSVALDO : (HACIENDO UN MOVIMIENTO) Ana...
ANA : ¡No te muevas! (A MAGDA) ¿Y, no querés preguntarle?
(MAGDA INTENTA CORRERSE, PERO ANA LA ARRINCONA NUEVAMENTE)
MAGDA : (ATERRORIZADA) ¿Qué juego es éste?
ANA : Digamos que el de Blanca Nieves... ¿Y? ¡Vamos, yo te ayudo! Repetí: Espejito, espejito.
MAGDA : (TARTAMUDEANDO) Espejito, espejito...
ANA : ¿Cuál es la mujer con los ojos más grandes de la comarca?
MAGDA : ¿Cuál es la mujer con los ojos más grandes de la comarca?
ANA : ¿Podrás sin tartamudear?
OSVALDO : ¿Cómo podés?
ANA : ¡Vamos!
MAGDA : (CON ESFUERZO, LOGRA DECIRLO) ¿Cuál es la mujer con los ojos más grandes de la comarca?
ANA : (CON OTRA VOZ, PONIENDOSE DETRAS DEL ESPEJO) ¡Vos, sin ninguna duda!... (VUELVE A SU VOZ) Pero además ¿No ves también a la mujer más caradura, más invasora, más cruel, loca y mentirosa de la comarca?... (MAGDA NO CONTESTA) ¡Fijate bien, mirá bien el espejito y vas a ver que, aunque sea en un rinconcito la encontrarás!... ¿Y?
MAGDA : ...¿Y qué?...
ANA : ¿No la ves?
MAGDA : ...No...
ANA : No digas que no... Está... (MAGDA HACE QUE NO) ¿No la ves o me estás mintiendo?... (MAGDA HACE NUEVAMENTE QUE NO) ¿Te gusta mentir, eh?
MAGDA : ...No... ¿Cómo?
ANA : ¿Ah, no?... ¿Y entonces por qué venís con el cuento de que lo único que querés es compañía?
MAGDA : ...Es verdad...
ANA : ¡Mirá vos! ¿Y por eso te acostaste con él?
OSVALDO : ¡Ana, estoy yo aquí!
ANA : ¡Y también estoy yo, aunque no te hayas dado cuenta!
OSVALDO : Pero...
ANA : (INTERRUMPIENDOLO) ¡Pero nada! ¡Ahora te callás! (A MAGDA) ¿Y?
MAGDA : ¿Y qué?
ANA : Decime... si lo único que querés es compañía. ¿Por qué te acostaste con él?
MAGDA : ¿Cómo por qué?
ANA : ¡Sí, por qué! ¿No podés pedirle, simplemente, que querías festejar tu cumpleaños con él y su esposa? ¿O acaso todos los que quieren festejar su cumpleaños con alguien, primero se tienen que acostar con él?
MAGDA : No...
ANA : ¿Y entonces?
MAGDA : ...No sé.
ANA : ¡Ah, no sabés!...¿Lo hiciste para pagar?
MAGDA : ...¿Pagarle qué?
ANA : La compañía... Hay hombres que pagan a mujeres para que estén con ellos y hay mujeres que pagan la compañía acostándose... Vos prostituta no parecés.
(OSVALDO REACCIONA YENDO RAPIDAMENTE HACIA ANA, QUIEN LO VE Y LE ACERCA LA AGUJA AL CUELLO A MAGDA)
ANA : ¡Volvés a moverte y esta aguja hace un desastre! ¿Oíste?
OSVALDO : (SIN MOVERSE) Está bien, pero no se la tengas tan cerca.
ANA : (LA ALEJA UN POCO. IRONICA) ¿Así te parece bien?
OSVALDO : ...Sí...
ANA : (A MAGDA) Bueno ¿Le pagaste la compañía con eso?
MAGDA : No... Me gustó...
(PAUSA)
ANA : ¡Así que lo conociste hoy y como te gustó, te acostaste! ¿Qué maravilla, no? Debes vivir más en la cama que parada.
MAGDA : No... Me gustó lo que me contó... de ustedes.
ANA : (SORPRENDIDA) ¿De quiénes?
MAGDA : De ustedes dos...
ANA : ¿Qué te contó?
MAGDA : ...Como eran... y lo bien que están.
(PAUSA. ANA, CONFUNDIDA, MIRA A OSVALDO QUIEN RESPONDE LA MIRADA, TAMBIEN, SIN ENTENDER)
ANA : No entiendo... ¿Cómo te gustó lo que te contó de que estamos bien, te acostaste con él?... (MAGDA ASIENTE) ¿Me estás tomando por idiota?
MAGDA : ...No...
ANA : ¿Y entonces? ¡Hablá claro! ¿Por qué lo hiciste?
MAGDA : ...Quise estar más cerca.
ANA : ¿Más cerca de quién?
MAGDA : ...De los dos...
ANA : ¡Pero te acostaste con él, nada más! ¿Qué estás diciendo? (ACERCANDOLE MAS LA AGUJA) ¿Me querés marear, confundir... qué querés hacer?
MAGDA : (TEMEROSA) ...Nada...
(PAUSA)
ANA : Bueno... Contame cómo les fue.
MAGDA : ...¿Dónde?
ANA : En la cama.
(EN ESTA ESCENA SON PERMANENTES LAS DUDAS, INCOMODIDADES, PAUSAS Y MIRADAS ENTRE LOS TRES)
OSVALDO : ¿Cómo le preguntás eso?
ANA : ¿Por qué no? ¿Acaso ustedes no quieren compartir todo?
OSVALDO : Pero hay un límite ¿No?
ANA : ¿Y quién lo pone, vos? (SIN DEJARLO CONTESTAR) No... vos ya lo rompiste. ¡Y ahora yo quiero saber cómo les fue! (A MAGDA) Contame.
MAGDA : ...¿Qué quiere que le cuente?
ANA : Por ejemplo... ¿cómo estuvo él?
MAGDA : ...¿En qué sentido?
ANA : ¡Terminá de hacerte la idiota y contá de una vez!
MAGDA : Bueno... la primera vez... nunca es muy libre ¿No?
ANA : ¿Y?
MAGDA : Y... no sé qué más quiere saber...
ANA : ¿Cómo estuvo: nervioso, brusco, cariñoso...?
MAGDA : ...Al principio un poco nervioso...
ANA : ¿Cómo te diste cuenta?
(PAUSA. ANA JUEGA CON LA AGUJA CERCA DE MAGDA)
OSVALDO : ¿Es necesario?
ANA : (ASIENTE) ...¿Qué pasaba al principio?
(OSVALDO COMIENZA A TRATAR DE ACERCARSE A ANA SIN QUE ELLA SE DE CUENTA, CON EL OBJETIVO DE SACARLE LA AGUJA)
MAGDA : ...No podía...
ANA : ¡Pobre! ¿Y después? (ANA MIRA A OSVALDO Y ESTE DISIMULA SU INTENCION)
MAGDA : Después fue muy cariñoso.
ANA : ¿Por qué? ¿Qué te hizo? (MAGDA NO CONTESTA) ¿Te da vergüenza?
MAGDA : Sí.
ANA : ¡Pero venir acá no te dió vergüenza! ¿No?
MAGDA : Si quiere... me voy...
ANA : ¡No! Seguí contándome cómo les fue.
MAGDA : Bien... De todas maneras... nos fue bien.
ANA : (IRONICA) ¿De todas maneras les fue bien?
MAGDA : Sí, en general, sí.
ANA : ¡Mirá qué bien! ¿Y de cuántas maneras lo hicieron?
OSVALDO : ¡Ana, pará, por favor!
ANA : Antes no decías nada ¿no? ¿Por qué te preocupás tanto ahora?
OSVALDO : Porque estabas descontrolada... Si ella trataba de calmarte y vos lo único que hacías era gritar.
ANA : (A MAGDA) ¿Así que tratabas de calmarme?
MAGDA : ...Seguro...
ANA : ¿Y no hubiese sido mejor... no sé, cualquier otra cosa? ¿O vos pensás que para calmar a la gente lo mejor es atarla y ponerle una aguja al cuello?
MAGDA : ...No...
ANA : ¡Ah, ya sé!... ¿Querías hacerme cosquillas?... (LE PASA LA AGUJA POR EL CUELLO) ¿Así?
MAGDA : No, por favor...
OSVALDO : ¡Sacale la aguja!
ANA : ¡No le voy a hacer nada! ¡Quería jugar un poco!... (A MAGDA) Bueno, seguí contándome.
MAGDA : ¿Qué?
ANA : De qué manera lo hicieron.
MAGDA : No... no hablaba de eso.
ANA : Ya sé que no, pero igual quiero saber.
MAGDA : ...No sé... qué quiere saber.
ANA : ¡De qué manera lo hicieron! (MAGDA NO CONTESTA) Las posiciones... ¿Ahora entendés, o todavía no?... (MAGDA ASIENTE, PERO SIGUE SIN CONTESTAR) ¿Qué pasa, te parece raro que quiera saber esto? (IRONICA) Una tiene sus revistas, que mira de tanto en tanto y bueno..., me gusta, me produce curiosidad... Vamos además de la clásica ¿Cuál más?
MAGDA : ...Ninguna.
ANA : ¿En serio?... (MAGDA ASIENTE) No te puedo creer... Decime... ¿No te pidió que le pases la lengua por la cicatriz del apéndice?
OSVALDO : ¡Ana!
ANA : (SIN PRESTAR ATENCION A OSVALDO) ¿Y que le chupes el dedo gordo del pie?... (MAGDA NIEGA) ¿Tampoco?...
OSVALDO : ¿Podés parar de una vez?
ANA : (A OSVALDO) ¿Y para eso buscaste fuera de casa?...
OSVALDO : ¿Hasta dónde pensás llegar?
ANA : ¡Hasta dónde se me ocurra!... ¡Claro, habrás pensado que esas cosas... las podíamos hacer entre los tres! ¿No?
OSVALDO : (NO PUDIENDO CREER LO QUE ESCUCHO) ¿Cómo?
ANA : (NUEVAMENTE CAMBIANDO EL SENTIDO A LA PALABRA) ¡Ah, te gustó! ¿eh? ¡Ya querés saber "cómo" lo haríamos!... Bueno podría ser que mientras una te toca una cosa que quieras, la otra te haría otra ¿No?... O ir cambiando de lugares... (MAGDA Y OSVALDO ATONITOS. ANA LOS MIRA Y SE RIE) ¡No, de lugares entre nosotras no!... Digo de lugares donde hacerlo... Lo más común es en la cama, pero también podríamos en la alfombra... o en la mesa... En fin, todo depende de qué querramos hacer... (A MAGDA) ¿No?... (MAGDA NO CONTESTA. NUEVAMENTE A ELLA) ... ¿Vos qué preferís?
MAGDA : ...No sé.
ANA : Vamos, elegí: ¿Cama, alfombra o mesa?
OSVALDO : ¡Terminá de una vez!
ANA : ¿Qué pasa? ¡Encima que le doy a elegir! (A MAGDA) ¿Qué preferís?
(OSVALDO SE VA ACERCANDO DE A POCO A ANA, HACIENDOLE SEÑAS A MAGDA DE QUE LE DE CONVERSACION. MAGDA SE DA CUENTA E INTENTA DISTRAER A ANA)
MAGDA : ...La cama.
ANA : (SORPRENDIDA DE QUE MAGDA HAYA CONTESTADO) ¿Ah, sí? ¡Mirá vos! ¿Y cómo te gustaría que nos pongamos?
MAGDA : ...Acostados...
ANA : Más bien, no vamos a hacerlo en la cama, parados ¿No?... ¿Pero acostados, cómo?
MAGDA : Yo... en el medio...
ANA : ¿En el medio de qué?
MAGDA : ...De ustedes.
ANA : ¿Así que en el medio?... (MAGDA ASIENTE) ¿Y cuando yo tenga ganas de tocarlo o besarlo, qué tengo que hacer, pedirte permiso? (REPENTINAMENTE, FURIOSA, LE ACERCA LA AGUJA, CASI HASTA TOCARLA) Escuchame, infeliz. ¿Cómo podés ilusionarte que lo voy a compartir?... Criamos tres hijos, vivimos todos sus problemas, los acompañamos hasta que se fueron... Y ahora que estamos solos, tranquilos, que es mi única compañía y puedo disfrutarlo todo para mí ¿vos venís a meterte en el medio?... ¡¡Ahora es mío!! ¿Me escuchaste bien? ¡¡MíO!!
(OSVALDO APROVECHA LA CONCENTRACION DE ANA EN MAGDA Y, DE UN SALTO, LE ARREBATA LA AGUJA DE LA MANO)
OSVALDO : (ENERGICO) ¡Basta! (DOBLA LA AGUJA CON FUERZA) ¿Se volvieron locas?... ¡Amenazándose como si fuesen asesinas!... ¿Qué les pasa? ¿Cómo pueden transformarse así?... ¡Si me lo contasen... no lo podría creer!... ¿Qué son, nenas... peleándose por un juguete?... ¡Ojo! ¡Que el juguete no es de trapo ni de plástico, sino que soy yo! ¿O no se dieron cuenta?... ¡Y ni soy un juguete ni me voy a dejar basurear aguantándolas haciendo lo que se les ocurra! ¿Entendieron?
ANA : Yo no...
OSVALDO : (INTERRUMPIENDOLA) ¡Se acabó! ¡No quiero saber nada más!... ¿Se imaginan lo que sería... vivir con ustedes dos?... ¡Un infierno! ¡Eso sería!... ¡Nooo! ¡Esto no es para mí! (SE AGACHA A JUNTAR LA ROPA QUE QUEDO ESPARCIDA POR EL PISO)
ANA : ¿Qué vas a hacer?
OSVALDO : ¡Me voy! ¡No me quedo ni cinco minutos más!
(PAUSA)
ANA : ¡Es ridículo! ¿Cómo te vas a ir?
OSVALDO : ¿Por qué no? ¿Qué es ridículo?
ANA : ¡Esta es nuestra casa!
OSVALDO : ¿Acaso antes no querías que me vaya?
ANA : ¡Con ella, no solo!
OSVALDO : Escúchenme bien: ¡No quiero tener más nada que ver con ninguna de ustedes ¿Está claro? ¡No me quedan cincuenta años! ¡Serán más o menos veinte... y esos veinte los quiero vivir en paz! ¿Entienden? ¡Es lo único que espero para el resto de mi vida! ¡¡Paz!!... ¿Aprender a convivir, a esta altura, con dos locas como ustedes? ¡¡Nooo!! ¡Me voy... a vivir tranquilo los días que me quedan!
(PAUSA. SIGUE JUNTANDO LA ROPA, ANA MIRA A MAGDA CONFUNDIDA)
ANA : (A OSVALDO) No pensarás... que me voy a quedar con ella. ¿No?
OSVALDO : ¿Por qué no?
ANA : ¿Qué estás diciendo?
OSVALDO : ¡Si es lo que quieren! ¿Qué te hacés la sorprendida?
ANA : ¿Qué es lo que queremos?
OSVALDO : ¡Quedarse las dos solas! ¿O no?
ANA : ¿Cómo podés...?
OSVALDO : ¿Te creés que soy estúpido?... ¿O ciego y sordo? ¡Decime! ¿Qué te creés que soy?
ANA : ¿De qué hablás?
OSVALDO : ¡De ustedes dos, tocándose y acariciándose... (SEÑALA LA SILLA DONDE ESTABA ATADA ANA) Como si yo fuera... no sé, un fantasma o no existiera!
ANA : ¡Pero si estaba atada, amordazada... y ella me amenazaba con la aguja! ¿De qué hablás?
OSVALDO : ¿Y después cuándo te empezó a masajear?
ANA : Quisiera que te quedes... (ANA LE ACARICIA LA CARA) ¿Junto la ropa?... (OSVALDO ASIENTE. ANA COMIENZA A RECOGER LA ROPA DEL PISO, MIENTRAS EL LA MIRA. DESPUES DE UN MOMENTO, ANA SE YERGUE Y MIRA A OSVALDO) ...Osvaldo...
OSVALDO : ¿Qué?
(PAUSA)
ANA : Yo... ¿qué soy para vos?
OSVALDO : ...Mi compañera...
ANA : ¿Y qué más?
(PAUSA)
OSVALDO : ...Mi amor.
(ANA SE ACERCA Y LO BESA TIERNAMENTE)
ANA : Te quiero tanto...
(OSVALDO LAGRIMEA Y ELLA LE SECA LAS MEJILLAS. PAUSA)
ANA : Estás triste... (OSVALDO LEVANTA LAS CEJAS, SIN SABER QUE RESPONDER. LARGA PAUSA. SE MIRAN) ¿Justo hoy cumple años?... (OSVALDO ASIENTE) ¡Qué manera de celebrarlo! ¿No?... (OSVALDO ACOMPAÑA CON UN GESTO) ¿Nadie tiene con quien estar?
OSVALDO : Eso me dijo.
ANA : ¿Ni parientes... ni... ni una amiga?
OSVALDO : Parece que es verdad...
ANA : ¿Qué?
OSVALDO : Que está sola.
(PAUSA)
ANA : (MIRA EL PAQUETE) ¿Una torta?
OSVALDO : (ASIENTE) Elegí una que te gusta.
ANA : ¿La podrás alcanzar?
OSVALDO : (DUDA) ...¿Te parece?
ANA : (ASIENTE) Buscala... y decile que venga... (ANTE UN GESTO INTERROGANTE DE OSVALDO) Tomemos una copa... por su cumpleaños... (OSVALDO DUDA) ¿No era lo que quería?
(OSVALDO SALE. ANA VA HACIA EL LUGAR DONDE ESTA EL PAQUETE QUE TRAJO OSVALDO, LO PONE SOBRE LA MESA Y LO ABRE. PREPARA LA TORTA CON LA VELITA, PONE UNAS COPAS Y UNA BEBIDA. MIENTRAS HACE ESTAS TAREAS Y CUANDO YA LAS ESTA TERMINANDO, SE ABRE LA PUERTA Y ENTRAN MAGDA Y OSVALDO. AL VERLOS, ANA PRENDE LA VELA Y MIRA SONRIENTE A MAGDA)
ANA : (A OSVALDO, DESPACIO, CON UN GESTO) La luz... (OSVALDO APAGA LA LUZ. EL ESCENARIO QUEDA ILUMINADO SOLAMENTE POR LA VELA. MAGDA Y OSVALDO SE ACERCAN A LA MESA. A MAGDA)
Pensá tres deseos (PAUSA. MAGDA MIRA A OSVALDO Y A ANA DETENIDAMENTE. LUEGO, APAGA LA VELITA)

FIN
 
 
 

Av Roque Sáenz Peña 943
C1035AAE Buenos Aires, Argentina
E-mail info@teatrodelpueblo.org.ar
Esta sala cuenta con el apoyo del
Instituto Nacional del Teatro
y de Proteatro