Home Page
Mensajes y comunicados de SOMI
Historia del Teatro
Carlos Somigliana
Fundación Somi
Obras estrenadas
Dramaturgia
NUEVO:
Sobrepoco, la columna de B.C.
Sobretodo,
Revista digital de crítica e investigación teatral
Textos de autores argentinos contemporáneos
Teatro Abierto
Taller En busca de la herencia... 2001
Libros y videos
Staff
Mail
 
Síganos
por Facebook
 
 
Comprar entradas en Alternativa Teatral
 
Textos de Autores Argentinos Contemporáneos
 
Pascua rea
de Patricia ZANGARO
 
PERSONAJES
El Chino Lola
Los pibes: Rocco, El turco
Camarón, El Borra
Mota y Assunta
El Ruso. Vieja Carpitta
Fray Justo Comisario
Vicenzo El Negro
Anna Cristo Gringo
Marta Coro de Fieles de Flores
Urbano


LA ACCION TRANSCURRE A ORILLAS DEL DESAPARECIDO ARROYO MALDONADO -HOY ENTUBADO DEBAJO DE LA AVENIDA JUAN B. JUSTO-, A LA ALTURA DE SEGUROLA, SOBRE EL FILO DEL AÑO 1930.


CUADRO I


ORILLA MUGRIENTA DEL ARROYO MALDONADO; VEGETACION SALVAJE: YUYOS Y SAUCES AQUI Y ALLA. SUBIENDO EL ESCARPADO BARRANCO SE PODRA LLEGAR AL CASERIO POBRETON QUE APENAS SE INSINUA EN LO ALTO.
HACIA PROSCENIO, Y A LA DERECHA DEL ESPECTADOR, PUEDE VERSE PARTE DEL PUENTE DE MADERA QUE ATRAVIESA EL ARROYO, DEBAJO DEL CUAL SE ADIVINA UNA ESPECIE DE CUEVA, AGUANTADERO DE UN CIRUJA.
ES UNA TARDE DE OTOÑO: EL CALOR TARDIO Y EL CIELO PLOMIZO AMENAZAN TORMENTA SOBRE EL ARROYO.
DESDE SU CUEVA DEBAJO DEL PUENTE ASOMA EL ROSTRO DE EL CHINO : EL PELO Y LA BARBA BLANCOS AGRISADOS POR LA ROÑA. EL CHINO SE RESTRIEGA LOS OJOS, DESLUMBRADO POR LA LUZ, COMO SI VOLVIERA DE UN PROLONGADO SUEÑO. CON PEREZA SALE DE SU CUEVA, APOYADO EN UNA LANZA ENMOHECIDA QUE LE SIRVE DE BASTON. LLEVA EN LA OTRA MANO UNA BOTELLA DE VINO. CON PASO VACILANTE DE VIEJO BORRACHO, SE ENCAMINA HACIA EL ARROYO.

EL CHINO : (CANTANDO, FESTIVO, CON LA DICCION CONFUSA POR EL ALCOHOL Y EL SUEÑO) ¡Perdón, oh Dios mío, perdón y clemencia, perdón e indulgencia, perdón y piedá...!
RIENDO ALBOROZADO, EL CHINO SE POSTRA A ORILLAS DEL ARROYO, DEJANDO A UN LADO LA LANZA Y LA BOTELLA. SUS MANOS BUSCAN EL AGUA TURBIA PARA LAVARSE LA CARA.
EL CHINO : (DEJANDO CORRER EL AGUA POR SU CARA MUGRIENTA Y ALISANDOSE LAS CRENCHAS GRISES) ¿Cómo le va, Maldonado? ¿Se echó una siesta, mi amigo? (MIRA EL CIELO, PREOCUPADO) ¡La puta con esas nubes! Andan lechuceando tormenta... Vea, Maldonado, no se me vaya a cabrear hoy... ¡A ver si me arruina la Pascua! (DESTAPA LA BOTELLA, DE LA QUE BEBE AVIDAMENTE) ¿Quiere un trago, mi amigo? (DIVERTIDO, ARROJA EL VINO AL ARROYO) ¡Chupe nomás, hombre, que no siempre se puede brindar con el mesmo Cristo! ¡Salú! (EL CHINO BEBE Y SE DEJA CAER JUNTO A SU LANZA) Aura bajan los parroquianos, y me clavan bien clavao... (EMPUÑANDO LA LANZA) ¡Ahijuna, mi china, quién te viera en el fortín, terminar lanceando Cristos! (RIE DESBOCADO DE SU OCURRENCIA) Pero el domingo me hacen resucitar, y me sientan a la mesa e'la parroquia... ¡Tuitos los años, mi amigo, sentadito a la mesa, como una autoridá!
EN LO ALTO DEL BARRANCO APARECEN LOS PIBES: ROCCO, CAMARÓN, MOTA Y EL RUSO. SALVO EL RUSO, VESTIDO CON CAMISA Y PANTALON HUMILDES PERO IMPECABLES -Y CON LA CABEZA CUBIERTA POR LA KIPA- EL RESTO DE LOS CHICOS VISTE A LO ATORRANTE. LOS CUATRO CORREN PRESUROSOS BARRANCA ABAJO, HACIA EL ARROYO. AL VERLOS, EL CHINO SE ESCONDE ENTRE LAS MALEZAS.
ROCCO : ¡De orilla a orilla! El último es culo de mono...
MOTA : ¡No vale! Vos sos más lungo, braceás más rápido...
ROCCO : (TOCANDOSE LOS GENITALES) ¡Lungo ésta! ¡Pelotas hacen falta para cruzar el arroyo!
MOTA : (TOMANDOSE A SU VEZ LOS GENITALES) ¡Pelotas tengo de sobra!
ROCCO : ¿Sí...?
CAMARÓN, QUE TODO EL TIEMPO HACE JUEGUITO CON UNA PELOTA DE TRAPO, SE HA ACERCADO, ENTUSIASMADO CON LA INMINENTE PELEA.
ROCCO : (DESAFIANDO A MOTA, SEGURO DE SI) ¡Avanti, turco! Te las quiero ver.
MOTA SE ARROJA SOBRE ROCCO Y PELEA CON VALENTIA, PERO ROCCO LO SUPERA.
CAMARÓN : (SALTA DIVERTIDO, ALENTANDO LA PELEA) ¡Rocco! ¡Rocco!
ROCCO : (APOYANDO UN PIE SOBRE EL PECHO DE MOTA, QUE SE DA POR VENCIDO) Tenés coraje, pibe. Pero aquí mando yo.
EL RUSO : (QUE SE HABIA APARTADO HASTA LA ORILLA, SEÑALA A LO LEJOS) ¡Che, miren allá, cerca del puente!
ROCCO Y MOTA INTERRUMPEN LA PELEA; CAMARÓN TAMBIEN SE VUELVE HACIA EL RUSO.
EL RUSO : ¡Un perro! ¡U perro muerto!
ROCCO, CAMARÓN Y MOTA SE ACERCAN AL RUSO, PRESUROSOS.
ROCCO : (OBSERVANDO A LO LEJOS, CON INTERES) ¡La puta! ¡Vamos! ¡Vamos a ver!
MOTA : ¿Para qué?
ROCCO : A lo mejor es un perro junado... lo sacamos del arroyo y se lo llevamos al dueño.
CAMARÓN : (CON MALICIA) Envuelto en una bolsa, como regalo de Pascua...
MOTA : ¡Salí, gallego! A ver si es tu perra la ahogada...
CAMARÓN : (ARROJANDOLE LA PELOTA, FURIOSO) ¡Mordéte la lengua, lechuza!
MOTA, OFENDIDO, SE LANZA HACIA CAMARÓN, PERO ESTE, RECULANDO, SE ESCONDE DETRAS DEL RUSO.
ROCCO : (INTERPONIENDOSE ENTRE AMBOS) ¡Ma finiscela!
MOTA : (MORDIENDOSE LA BRONCA) Es un cagón...
ROCCO : (COMO UNA ORDEN) ¡Vamos por el perro, che! Antes de que se lo lleve la corriente...
ROCCO COMIENZA A DESNUDARSE Y A COLGAR SUS ROPAS, APENAS UNOS TRAPOS QUE LO CUBREN, DE LAS RAMAS DE UN SAUCE. CAMARÓN Y MOTA LO IMITAN. EL RUSO SE QUITA LA CAMISA, LOS ZAPATOS, LAS MEDIAS Y, LUEGO DE UNA VACILACION, LA KIPA, PERO NO ASI EL PANTALON, QUE CONSERVA PUESTO, EN ACTITUD DEFENSIVA.
CAMARÓN : (PROVOCADOR) ¿Y, Ruso? ¿No te sacás los lompa?
EL RUSO : (CUBRIENDOSE INSTINTIVAMENTE LOS GENITALES, SE RUBORIZA) No, no, yo no...
CAMARÓN : (CANTURREA, SADICO) El Ruso la tiene cortada, el Ruso la tiene cortada...
EL RUSO : (ARROJANDOSE CON REPENTINA FURIA SOBRE CAMARÓN) ¿Y a vos qué mierda te importa?
ROCCO Y MOTA LOS SEPARAN. EL RUSO, MANIATADO POR MOTA, TIRA PATADAS AL AIRE. CAMARÓN BABEA ASUSTADO.
ROCCO : (EMPUJANDO CON VIOLENCIA A CAMARÓN AL SUELO) ¡Si serás pelotudo! (LO RECONVIENE, CON AUTORIDAD) ¿Dije o no dije finiscela? (SE VUELVE HACIA EL RUSO, QUE AUN RESISTE CON BRONCA EL ABRAZO DE MOTA) Y vos, Ruso...pelá tranquilo. ¡Aquí cada uno la tiene como se le canta!
ROCCO SE ARROJA AL AGUA, LUEGO DE SU SENTENCIA, Y CAMARÓN HUYE TRAS EL. MOTA SUELTA AL RUSO, QUE SE ENCOGE DE HOMBROS Y COMIENZA A SACARSE EL PANTALON.
EL RUSO : Peor sería que le moje a mame la ropa limpia del shabat...
MOTA : ¡Dále! (SE ARROJA AL AGUA Y EL RUSO TRAS EL)
LOS CUATRO PIBES HAN DESAPARECIDO DE LA VISTA DEL PUBLICO.
EL CHINO VUELVE A ASOMAR POR ENTRE LAS MALEZAS. SE ACERCA AL SAUCE, Y ARRANCA UNA A UNA LAS ROPAS DE LOS PIBES, QUE VA COLGANDO DE LA PUNTA DE SU LANZA, A MODO DE BANDERA.
EL CHINO : (RIENDO, DIVERTIDO) ¡En pelotas, gringos, como gaucho en la frontera! (APOYANDOSE EN SU LANZA, CORRE HACIA SU CUEVA, Y SE ESCONDE)
LAS CABEZAS DE LOS PIBES ASOMAN EN LA ORILLA. TRAEN EL BOTIN: UN PERRO MATUNGO, MUERTO. ROCCO LO ARROJA DEBAJO DEL SAUCE, Y LOS CUATRO LO MIRAN, ENTRE ASUSTADOS Y DIVERTIDOS.
ROCCO : ¿Lo junan?
MOTA : No... parece viejo.
CAMARÓN : (ENCOGIENDOSE DE HOMBROS) Algún perro ciruja.
EL RUSO : (A ROCCO) ¿Qué hacemos?
ROCCO NO CONTESTA; ESTA PENSANDO.
MOTA : Lo tiramos a la cueva del Chino, para que le haga compañía...
LOS TRES SE ENCOGEN DE HOMBROS, DESECHANDO LA IDEA.
CAMARÓN : Lo metemos en el conventillo de la Assunta, como el nuevo pensionista...
APENAS UNA SONRISA DE LOS DEMAS.
ROCCO : (CON AUTORIDAD) ¡No! Ya sé. Lo colgamos del sauce... ¡Crucificado!
LOS OTROS TRES SE MIRAN ASOMBRADOS.
ROCCO : ¿Es Pascua o no es Pascua, giles?
CAMARÓN ASIENTE DIVERTIDO Y SE ACERCA A ROCCO PARA CRUCIFICAR AL PERRO. MOTA Y EL RUSO PERMANECEN ALEJADOS, ENTRE SORPRENDIDOS Y ASUSTADOS POR LA HEREJIA. MIENTRAS ROCCO Y CAMARÓN CUELGAN AL PERRO DE UN SAUCE, A LO LEJOS COMIENZA A SONAR EL CANTICO QUE ANUNCIA EL PROXIMO VIA CRUCIS PARROQUIAL.
VOCES : (LEJANAS AUN, EN UNA BABEL DE LENGUAS) ¡Perdón, oh Dios mío, perdón e indulgencia, perdono e clemencia, perdono e pietá!
EL CHINO SALE DE SU ESCONDITE Y CORRE FASCINADO HACIA EL BARRANCO. ALLI SE DETIENE, MIRANDO HACIA LO ALTO, Y ESCUCHANDO CON EXULTANTE FERVOR LAS VOCES QUE PROVIENEN DEL CASERIO.
ROCCO : ¡Es el Via Crucis! ¡Ya vienen!
CAMARÓN : (BUSCANDO INFRUCTUOSAMENTE SUS ROPAS) ¿Las pilchas, che? ¿No las habíamos dejado acá?
MOTA : No están...
EL RUSO : (DESESPERADO) Mi ropa... mi ropa del shabat...
ROCCO : (ADVIRTIENDO LA PRESENCIA DEL CHINO, QUE SALUDA A LA TODAVIA INVISIBLE PROCESION AGITANDO EN EL AIRE LA LANZA CON LAS ROPAS DE LOS PIBES, COMO UNA BANDERA) ¡El Chino!
MOTA : ¡Eh, Chino!
CAMARÓN : ¡Largá las pilchas, che!
EL CHINO SE VUELVE HACIA LOS PIBES, DIVERTIDO, PERO AL DESCUBRIR EL PERRO CRUCIFICADO EN EL SAUCE, RETROCEDE IMPRESIONADO.
EL CHINO : ...Animales...
ROCCO : ¡Apuráte, que viene la procesión y estamos en pelotas!
CAMARÓN : ¡El viejo me mata si me encuentra así!
EL CHINO : (POR EL PERRO) ¡Descuélguenlo, desgraciaos!
LOS PIBES SE VUELVEN HACIA EL PERRO Y REPARAN EN LA SORPRESA DEL CHINO.
ROCCO : ¿Te gusta? Recién pescadito en el arroyo...
CAMARÓN : Como regalo de Pascua...
ROCCO : Si me das las pilchas, yo te regalo el perro.
LOS PIBES ESPERAN ANSIOSOS LA RESPUESTA DEL CHINO.
EL CHINO EMPUÑA LA LANZA, FURIOSO.
EL CHINO : ¡A joderse en pelotas, gringos!
EL RUSO : (CON LOS OJOS DESORBITADOS) ¿En pelotas?... ¿Y qué va a decir mi tate cuando vuelva a casa en pelotas? (GRITANDO DESESPERADO) ¿Vos querés que se entere de que estuve en el arroyo con los goim el mismísimo shabat?
EL CHINO, QUE NO ENTIENDE UNA PALABRA, SE ENCOGE DE HOMBROS.
EL CHINO : A joderse, he dicho.
EL RUSO : (ABANDONANDOSE, LLOROSO) ¡Cuando tate se entere!
EN LO ALTO DEL BARRANCO APARECE FINALMENTE LA PROCESION, ENCABEZADA POR FRAY JUSTO, QUE LLEVA LA CRUZ.
VOCES : (CANTANDO) ¡Perdono e clemencia, perdón y piedad!
EL CHINO : (ARRODILLANDOSE, FERVOROSO) ¡La cruz! ¡La cruz!
EL RUSO : (MIRANDO LA CRUZ CON OJOS ALUCINADOS) ¡Y encima la procesión! ¡Esta noche mi tate me vela!
ROCCO LE TAPA LA BOCA Y SE ARROJA CON EL AL ARROYO, ANTES DE SER VISTOS. CAMARÓN Y MOTA DESAPARECEN TRAS ELLOS. DESDE EL ARROYO SEGUIRáN LA ESCENA, SIN QUE LA PROCESION ADVIERTA SU PRESENCIA.
FRAY JUSTO : (FRAILE ROTOSO Y CONSUMIDO POR INSOSPECHADAS PASIONES, HABLA DESDE LO ALTO CON VOZ CAVERNOSA Y ACENTO MARCADAMENTE ESPAÑOL) En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo...
TODOS : ¡Amén!
FRAY JUSTO : ¡De pie, Chino, de pie!
EL CHINO OBEDECE, SUMISO.
FRAY JUSTO : Una vez más, la misericordiosa parroquia de Segurola otorga el honor de cargar la divina cruz de nuestro Señor Jesucristo a este viejo pecador, llamado El Chino, sobre cuyo nombre y pasado la bondad de Dios ha tendido un piadoso manto de olvido. (AL CHINO) ¡De rodillas, hombre!
EL CHINO OBEDECE.
FRAY JUSTO : Acto de contrición: "Pésame, Dios mío...
EL CHINO : (RECITANDO, A SU MANERA) "Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón por haberte ofendido. Pésame porque merecí el mesmo infierno y perdí el cielo...
UN RELAMPAGO CRUZA EL CIELO Y UN PODEROSO TRUENO AHOGA LAS PALABRAS FINALES DEL CHINO.
EL CHINO : ...y evitar tuitos los pecados"
TODOS : Amén.
FRAY JUSTO : (BAJANDO LA CRUZ) ¡Descanso! (SE SIENTA BAJO UN SAUCE Y, CALZANDOSE SUS ANTEOJILLOS, SE DISPONE A LEER CON AVIDEZ)
LOS INTEGRANTES DE LA PROCESION COMIENZAN A DESCENDER EL BARRANCO, PARA SENTARSE DEBAJO DE LOS SAUCES, DISPERSOS AQUI Y ALLA. EL PRIMERO QUE SE DESTACA ENTRE EL GRUPO ES VICENZO, EL VIENTRE PROMINENTE BAJO EL DELANTAL DE CARNICERO. AGITANDO EN EL AIRE LA CUCHILLA DE TRABAJO, VICENZO DISCUTE CON SU MUJER, ANNA, QUE, SUMISA Y ENVUELTA EN ROPAS NEGRAS, CAMINA TRAS EL. UN POCO MAS ALLA, PATETICAMENTE ELEGANTE CON SU VESTIDITO DE FABRIQUERA, MARTA, HERMANA DE ANNA, CAMINA DESGANADA.
VICENZO : (CON VOZ ESTRIDENTE) ¿Que me saque il delantal? ¿Per qué? ¿Non é elegante il delantale? ¡Me nefrega! ¡Io sono Vicenzo, il carnicero, e a mocha honra! Grazie a la carne osté e la amargada di sua sorella manyano tutto lo día. ¡Que lo sepano tutti, que lo sepa Dio questo orgullo di carnicero! (GRITA DRAMATICO AL CIELO) Questa é una inyustizia divina: que a la Pascua non manyeno carne. ¡Inyustizia a me, un uomo di lavoro, que in veche de traer la platita tengo que estar de brazo cruzado a casa viendo cóme il gallego se llena los bolsillo de oro vendiendo il pescato!
URBANO, QUE HA ESCUCHADO, LE CONTESTA COMO SI SE DIRIGIERA A LOLA, SU MUJER. LLEVA COLGADA DE UN BRAZO LA CANASTA DEL PESCADO, VACIA; DEL OTRO SE CUELGA LA LOLA, QUE SONRIE DESDENTADA.
CAMARÓN : (RESPLANDECIENTE) ¡Que se ha vendido todo, coño! ¡Los atunes me los sacaban de las manos! ¡Vamos, Lola, que no ha quedado ni para hacer empanada!
VICENZO : (VOLVIENDOSE , PROVOCADOR) Si ve que los gallego son vivo per lo negozio: vendono tutto e se quedan sin un cornalito per poner a la mesa. ¿Con qué va a chelebrar la Pascua, pescatore?
CAMARÓN : (IDEM) ¡Con la carne que te ha sobrado a ti!
LOLA FESTEJA CON UNA CARCAJADA.
VICENZO : (AGITANDO AMENAZADOR EL PUÑO) ¡Maldizione!
ANNA : (RETENIENDOLO) ¡Tengamo pache, Vicenzo! E peccato pelear un Vierne Santo...
CAMARÓN : (FANFARRON) Este año usaremos la madera para leña, Lola, y a levantar las paredes de material, como el carnicero.
VICENZO MENEA LA CABEZA DISGUSTADO. ANNA, CONCILIADORA, LO CONDUCE DEBAJO DE UN SAUCE, PARA QUE SE SIENTE. URBANO Y LOLA SE SIENTAN CERCA DE ELLOS, BAJO OTRO SAUCE.
MARTA SE PASEA DESGANADA POR LA ORILLA. EL CHINO, AUN ARRODILLADO JUNTO A SU ESCONDITE, REPARA EN ELLA Y LA CONTEMPLA FASCINADO.
EL CHINO : (SALUDANDOLA) ¡Ave María Purísima!
MARTA, OFENDIDA, SE SIENTA JUNTO A ANNA, COMO PROTEGIENDOSE DEL CHINO.
VICENZO : (A MARTA) ¿Qué le pasa a osté? Si va a la fábrica tiene cara di limone, e se tiene franco también...
MARTA : (ENCOGIENDOSE DE HOMBROS) ¡Cara de pobre!
VICENZO : (CON GESTO AMENAZADOR) ¡Pero dechente!
ANNA : (RETENIENDOLO OTRA VEZ) ¡Calma, Vicenzo, é Vierne Santo!
EN LO ALTO DEL BARRANCO APARECE EL TURCO, CON SU PARIHUELA. ESQUIVA A FRAY JUSTO, QUIEN, RECONCENTRADO EN SU LECTURA, NO ADVIERTE SU PRESENCIA, Y DESCIENDE EL BARRANCO HASTA DONDE ESTAN URBANO, VICENZO, LOLA, ANNA Y MARTA.
EL TURCO : ¡Todo a venti, todo a venti! ¡Bobre turco, gamina sempri, non gana nada! ¡Gombra barado, turco tene de todo!
CAMARÓN : (VOLVIENDOSE INDIGNADO) ¡Eh, tú, a vender a otra parte! Esta es fiesta cristiana.
VICENZO : (SOBERBIO) Mercatere del templo... ¡Eh, Fray Yusto, déle via a questo otomano pecatore!
FRAY JUSTO : (MOLESTO) ¡Dejadme leer, condenados! ¡He dicho descanso! (VUELVE A ZAMBULLIRSE EN SU LECTURA)
EL TRUCO : ¡Bobre turco, cristianos tenen fiesta, turco drabaja tudo el día! ¡Turco drabaja pir cristianos, tene velas para altar, jabún e toalla para lavar cara a Cristo, tul y gasa pir mantilla, turco tene tudo bara Bascua!
VICENZO : ¡Facha tosta!
EL TURCO : En barroquia Flores cristianos no tener odiu a turco, combrar tudo: velas pir hombres, mantillas pir mojeres, turco vende mucho a Flores...
VICENZO Y URBANO INTERCAMBIAN MIRADAS DE FASTIDIO.
LOLA : (TIMIDA) ¡Anda, Urbano, cómprame una mantilla, hoy estás salado!
CON RETICENCIA, PERO PARA MOSTRAR SU DINERO A VICENZO, URBANO LE DA UNAS MONEDAS A LOLA, QUE CORRE ENTUSIASMADA HASTA EL TURCO.
VICENZO : (A ANNA, ANTES DE QUE ESTA HABLE) Osté non compra nessuna mantilla, ¿capito?... (DRAMATICO) Suo marito é un carnicero di Cuaresma.
LOLA : (COQUETEANDO ABSURDA CON SU MANTILLA DE TUL SOBRE EL BATON ANDRAJOSO) ¡Como la Virgen de Pontevedra!
EL TURCO CUENTA SUS MONEDAS BAJO UN SAUCE.
EN LO ALTO DEL BARRANCO APARECE LA FIGURA SIMIESCA DEL BORRA; CORRE HACIA EL ARROYO AFERRANDOSE A UNA VICTROLA. LO PERSIGUE ASSUNTA, QUE CORRE TRAS EL CON EL PELO REVUELTO, COMO UNA FURIA.
ASSUNTA : ¡Borra! ¡Ladrone! ¡Me ha rubato, ladrone!
LA VIEJA CARPITTA, DIMINUTA Y NEGRA COMO UNA SOMBRA, DETIENE A ASSUNTA CON UN GESTO.
CARPITTA : Calma, figlia. (VOLVIENDOSE A FRAY JUSTO Y BESANDOLE LA MANO) Perdone questo scándalo, padre.
FRAY JUSTO : (MIRANDO CONFUNDIDO A CARPITTA) ¿Me dejaréis leer?
VICENZO : (CERRANDOLE EL PASO AL BORRA CON SU CUCHILLA DE CARNICERO) Assunta, ¿qué pasa con questo negrito compadrone?
ASSUNTA : (FUERA DE SI) ¡Se acostó a mi cama!
EL BORRA : (NEGANDO) ¡Mi patrón!
ASSUNTA : Manyó a mi mesa e se scapó del conventillo sin pagare...
EL BORRA : (ACOSADO POR LA CUCHILLA DE VICENZO) ¡Mi patrón! ¡Mi patrón!
VICENZO : (AMENAZANTE) ¿E dónde stá il suo padrone?
EL BORRA : (TEMBLANDO) ¡El 44!
VICENZO : (FURIOSO) ¿Qué diche? ¡Parla castellano!
ANNA : Vicenzo... é Vierne Santo...
EL BORRA : El 44... la gayola... Anoche cayó la cana en el garito del cruce, y se lo llevaron...
CAMARÓN : (PREOCUPADO) ¿Cerraron el garito?
VICENZO : (SOLTANDO AL BORRA, DISGUSTADO) ¡Peccato!
ASSUNTA : (ESTALLANDO EN UN LLANTO HISTERICO) ¡Oh, Dio mío, preso!
CARPITTA : Poveretta, figlia mía, poveretta...
ASSUNTA : (ALUCINADA) Vino, me miró, me parló...e me trastornó los sentido... (VOLVIENDOSE AHORA IMPLORANTE HACIA EL BORRA) Fammi sentire la sua voche compadrita... ¡Per favore!
EL BORRA : (EXTENDIENDO LA MANO) Diez centavos...
ASSUNTA : (A PUNTO DE ESCUPIRLE EN LA CARA) ¡Ladrone! (RECOMPONIENDOSE, LLEVA LA MANO AL BOLSILLO DEL DELANTAL Y LE EXTIENDE AL BORRA UNAS MONEDAS) ¡Apuráte!
EL BORRA HACE SONAR LA VICTROLA Y SE ESCUCHA LA VOZ DE GARDEL CANTANDO "MI NOCHE TRISTE". TODOS ESCUCHAN EXTASIADOS EL TANGO, QUE RESUENA MONUMENTAL EN EL ARROYO. INCLUSO MARTA, QUE HASTA AHORA PERMANECIA DISTANTE, SE ACERCA INTERESADA.
LOLA : ¡Qué voz maravillosa!
ANNA : Parece la voche di Dio...
CARPITTA : (PROFETICA DESDE LO ALTO DEL BARRANCO) E un Dio, un Dio di Buenos Aria que lasció l'asfalto per venir a cantar al Maldonado...
SE OYE A LO LEJOS EL SONIDO DE OTRA PROCESION, OTRO VIA CRUSIS, LEJANO PERO MULTITUDINARIO. LAS VOCES SE IMPONEN SOBRE LA GRABACION DE GARDEL, QUE SE EXTINGUE, FUGAZ COMO LA LETRA DE UN TANGO.
VOCES LEJANAS : (EN OTRA BABEL DE LENGUAS) ¡Perdón, oh Dios mío, perdón e indulgencia, perdono e clemencia, perdono e pietá!
FRAY JUSTO : (CERRANDO EL LIBRO E INCORPORANDOSE REPENTINAMENTE NERVIOSO) ¡Es la parroquia de Flores! ¡Centenares de fieles detrás de la cruz del Padre Anzoátegui! (DRAMATICO) Y yo aquí... ¡entre cuatro fieles famélicos que sólo se interesan en baratijas! (FUSTIGA AL TURCO Y AL BORRA, QUE OFRECEN RESPECTIVAMENTE SU PARIHUELA Y SU VICTROLA) ¿Pero dónde habéis dejado la fe? ¡A ver, tú, Vicente! ¿Dónde está tu hijo? ¿Y el tuyo, Urbano? ¿Queréis hacer de ellos hombres de Cristo, o los abandonaréis a su suerte de ovejas descarriadas?
LAS VOCES DE LOS PIBES SUENAN DEBILES DESDE EL ARROYO.
ROCCO : Estamos aquí, Fray Justo...
ANNA : (VOLVIENDOSE HACIA EL ARROYO, SORPRENDIDA) ¡Rocco!
ROCCO : (ASOMANDO LA CABEZA) Vieja...
VICENZO : ¿Qué hace osté al arroyo? Le tengo prohibido que se bañe a esa agua podrida, mascalzone. ¡Venga para acá!
ROCCO : No puedo, estoy... desnudo.
CAMARÓN : (MORALIZANTE, A ROCCO) ¡Vergüenza debierta darte! (A CAMARÓN, QUE HA ASOMADO LA CABEZA) ¡Eh, tú, Camarón, hijo, ven, ven aquí inmediatamente!
CAMARÓN : Yo... también estoy desnudo.
VICENZO Y URBANO AVANZAN AMENAZANTES HACIA SUS HIJOS.
VICENZO : ¡Schifoso!
CAMARÓN : ¡Mala entraña!
MOTA : (QUE APENAS ASOMA DESDE EL ARROYO) ¡Fue El Chino! ¡El nos robó la ropa!
TODOS SE VUELVEN HACIA EL CHINO, QUE AUN PERMANECE DE RODILLAS, EN ACTO DE CONTRICION.
FRAY JUSTO : ¡Eh, tú, Chino, de pie!
EL CHINO OBEDECE.
FRAY JUSTO : ¿Les has robado la ropa a los rapaces?
EL CHINO : Sí.
FRAY JUSTO : ¿Por qué? ¡Contesta!
EL CHINO : (ENCOGIENDOSE DE HOMBROS) Una joda.
FRAY JUSTO : ¡De rodillas! ¡Acto de contrición!
EL CHINO LO MIRA INDECISO.
FRAY JUSTO : ¿Qué esperas?
EL CHINO : (ARROJANDO LA ROPA A LOS PIBES) Ahí tienen lo suyo... y aura cumplan su palabra...
EL RUSO, QUE HABIA PERMANECIDO OCULTO EN EL ARROYO, SE ARROJA CON DESESPERACION SOBRE LA ROPA Y SE VISTE RAPIDA Y SILENCIOSAMENTE; AL VER LA KIPA, SE LA GUARDA EN EL BOLSILLO. LOS OTROS TRES SE VISTEN DIVERTIDOS, SIN PRESTARLE ATENCION AL CHINO, QUE ESPERA UNA RESPUESTA.
EL CHINO : ¡Cumplan su palabra, desgraciaos! ¡Descuélguenme el perro!
EL CHINO SEÑALA EL PERRO CRUCIFICADO Y TODOS RETROCEDEN, IMPRESIONADOS.
ANNA : ¡Ave María!
ROCCO : ¿Qué pasa? (BROMISTA) Es un Cristo perro.
MOTA : Lo encontramos muerto, en el arroyo...
CAMARÓN : Lo colgamos como regalo de Pascua, para todo el barrio...
VICENZO : ¡Mascalzoni!
FRAY JUSTO : ¡Descolgad ese animal, condenados, y volvedlo al arroyo, donde debe podrirse, como Dios manda!
LOS PIBES, DESGANADOS, SE DIRIGEN HACIA EL PERRO COLGADO DEL SAUCE.
EL RUSO : (MIENTRAS ROCCO Y CAMARÓN DESCUELGAN EL PERRO, EN UN SUSURRO) Che, Rocco, mejor me mando mudar...
ROCCO : Quedáte a ver, Ruso, yo te invito...
EL RUSO : (MIRANDO INQUIETO A SU ALREDEDOR) Pero si mi tate se entera...
ROCCO : (OFENDIDO) Yo no soy batidor.
MOTA : (IDEM) Ni yo.
CAMARÓN : (SINTIENDOSE MIRADO) Ni yo, ¡qué joder!
MOTA : (GUIÑANDOLE UN OJO AL RUSO) Vení conmigo, al "palco" de honor...
MOTA CONDUCE AL RUSO HASTA DONDE ESTA SU PADRE, EL TURCO, CON LA PARIHUELA. DESDE ALLI SEGUIRAN LA CEREMONIA, SIN PARTICIPAR ACTIVAMENTE.
ROCCO Y CAMARÓN LLEVAN AL PERRO HASTA EL ARROYO Y LO ARROJAN AL AGUA.
FRAY JUSTO : ¡Y tú, Chino, al arroyo también, a pelarte la mugre! Hemos de comenzar el Via Crucis. (A URBANO Y VICENZO) ¡Vosotros, al agua con él!
COMO EN UN RITUAL CONOCIDO, URBANO Y VICENZO DESNUDAN AL CHINO DE SUS ANDRAJOS. LAS MUJERES MIRAN PRUDENTEMENTE HACIA OTRO LADO. LOS PIBES SE RIEN DE LA DESNUDEZ DEL CHINO, Y LE ARROJAN PIEDRAS.
CAMARÓN : (A LOS PIBES) ¡Basta, bribones!
UN NUEVO RELAMPAGO ILUMINA EL CIELO Y SUENA UN TRUENO. EL CHINO ES LLEVADO EN ANDAS HASTA EL ARROYO, DONDE VICENZO Y URBANO LO BAÑAN.
FRAY JUSTO : (QUE ESPERA AL CHINO CON LAS VESTIDURAS DE CRISTO: TUNICA PURPURA Y CORONA DE ESPINAS) ¡Perdón, oh Dios mío, perdón y clemencia...
TODOS : ¡Perdón e indulgencia, perdono e pietá!
SE ESCUCHA EL GALOPE DE UN CABALLO Y EN LO ALTO DEL BARRANCO APARECE EL COMISARIO. DESMONTE, SE RETUERCE EL BIGOTE Y CON VOZ AGUARDENTOSA INTERRUMPE EL OFICIO)
COMISARIO : ¡Güenas y santas, padre!
FRAY JUSTO : (VOLVIENDOSE, MOLESTO) Comisario... ¿qué quiere!
COMISARIO : Ponerme a sus órdenes pa'el Via Crusis.
FRAY JUSTO : En paz estamos. (VUELVE AL CANTICO) Perdón, oh Dios mío, perdón y clemencia...
COMISARIO : Y digo yo...
(FRAY JUSTO SE VUELVE, ESTA VEZ FURIOSO, HACIA EL COMISARIO)
FRAY JUSTO : ¡En nombre de Dios!
COMISARIO : (INSOLENTE) ¿Lo han de usar al vago del Chino pa'cargar la cruz?
EL CHINO : ¡Yo no soy vago, padre! (HUMILDE) No he nacido pa'burro e'carga, que es otra cosa... Míremelos si no a estos gringos... (SEÑALA A MARTA)... hasta a esa flor me la hacen laburar de fabriquera...
MARTA : (HERIDA) ¿Quién le dio vela en este entierro, ciruja?
VICENZO : (TOMANDO FURIOSO A MARTA DE UN BRAZO) ¡Las muquere se callano la boca!
COMISARIO : (ACERCANDOSE AMENAZADOR AL CHINO CON EL REBENQUE EN MANO) ¿Se te ha dado por faltarle el respeto al hembraje? ¿O es que estás mamao?
EL CHINO : (REBELDE) ¡Si he chupao es cosa mía, comisario! Yo no me meto con naides...
COMISARIO : (AUTORITARIO) ¡A rebencazos te via'a cagar, guacho e'mierda!
FRAY JUSTO : ¿Puedo saber qué pasa, comisario? Me ha interrumpido el oficio...
COMISARIO : (TERMINANTE) El Chino está viejo pa'cargar la cruz. ¡No va más!
(TODOS MIRAN SORPRENDIDOS AL COMISARIO)
FRAY JUSTO : Será viejo... pero es de cueros curtidos. ¡Aún aguanta!
COMISARIO : (ESPECULADOR) ¿Sabía que en Flores cambiaron de Cristo?
FRAY JUSTO : (SORPRENDIDO) ¡Cómo! ¿Y el negro Anselmo?
COMISARIO : Lo mandaron a pedir limosna en la puerta e'la Catedral... Aura tienen un hombre joven, ¡y juerte!
FRAY JUSTO : (CON ADMIRACION) ¡Qué parroquia, Dios mío!
EL CHINO : (CON RESPETO) Padre, el Cristo soy yo. ¡Hace años que me han dao la cruz! Y yo la cargo pa'la Pascua. ¡Tuitos saben!: me llevan, me clavan, y me matan... y después viene la Resurrección... y el domingo me sientan a la mesa e'la parroquia, y me dan de comer, ¡como a una autoridá! (SE SONRIE AMARGO)... una vez al año, como un señor... ¡Yo soy el Cristo, padre! Tuitos saben. ¡No me roben la cruz!
FRAY JUSTO : (MISERICORDIOSO) Ya no estás para tundas, hijo, debes ceder la cruz a quien pueda cargar con ella. ¡Aprende del negro Anselmo! (VOLVIENDOSE A LOS FIELES) ¡A ver, vosotros! ¿Quién cargará la cruz?
CAMARÓN : Sería un honor, padre, si no fuera por este mal de huesos que apenas me deja llevar la canasta del pescado. Quizás el italiano...
VICENZO : Te agradezco il favore, gallego, ma se me clavan a la cruz, ¿quién se levanta mañana a lavorare per llevar el pan a tutta questa boca?
(TODOS SE VUELVEN AL TURCO)
EL TURCO : ¿Yo? ¡Alá castiga bobre durcu!
VICENZO : ¿E il mono?
ASSUNTA : ¡El Borra!
(TODOS SE VUELVEN HACIA EL BORRA, PERO ESTE SE HA ESCONDIDO DETRAS DE UN SAUCE)
CAMARÓN : ¡Escapa de la policía, ladrón!
VICENZO : Non é trigo limpio.
ROCCO : ¡Ahí está, detrás del sauce!
CAMARÓN : ¡Tras él!
(TODOS CORREN HASTA CERCAR AL BORRA, QUE QUEDA ATRAPADO EN MEDIO DEL GENTIO. URBANO Y VICENZO LO CONDUCEN HASTA EL COMISARIO)
EL BORRA : ¡La cruz no, comisario, por todos los santos, no!
COMISARIO : (AL BORRA, QUE, MANIATADO POR LOS FIELES, MIRA IMPLORANTE AL COMISARIO) ¡Mulato guacho! (LO ESCUPE) ¡Como pa'hacer de Cristo!
FRAY JUSTO : (MENEANDO TRISTE LA CABEZA) Aquí no hay fe... ¡Decida usted, comisario, apuremos el oficio!
(EL COMISARIO SE VUELVE CON AIRE SUFICIENTE HACIA LO ALTO DEL BARRANCO Y CHIFLA)
COMISARIO : ¡Eh, vos! ¡Vení nomá!
(EN LO ALTO DEL BARRANCO APARECE EL NEGRO, ESPOSADO. ES UNO DE LOS TANTOS IMITADORES BARRIALES DE GARDEL: TRAJE CRUZADO Y SOMBRERO DE ALA DEBAJO DEL CUAL ASOMA UNA IMPOSTADA SONRISA DE COSTADO)
EL BORRA : (CONTENTO) ¡Patrón!
ASSUNTA : (EXTASIADA) ¡Vos!
CARPITTA : Il Dio, il Dio di Buenos Aria...
(UN RELAMPAGO ILUMINA EL ROSTRO DEL NEGRO Y UN TRUENO ACALLA LAS VOCES)
COMISARIO : (RETORCIENDOSE, SOBRADOR, EL BIGOTE) ¿Y, padre? ¿Qué le parece?
FRAY JUSTO : (SATISFECHO) Pero éste... ¿no ofrece resistencias?
COMISARIO : (SE RIE Y AHOGA UN ESCUPITAJO) La cruz... ¡o la gayola! No es zonzo el hombre. ¿Qué me dice, padre?
FRAY JUSTO : Pues... (LAVANDOSE PRESUROSO LAS MANOS) ¡Decidid, vosotros, que para eso es vuestro Cristo!
COMISARIO : ¡A ustedes se les habla, gringos! ¿A quién quieren clavar? ¿Al viejo... o al Negro?
(TODOS CALLAN, INDECISOS)
EL CHINO : ¡Y hablen, carajo! ¡Díganle al padre que me quieren a mí, que hace años que me vienen crucificando!
EL NEGRO : (ZALAMERA SONRISA DE COSTADO) Si fuera por mí, hermano...
(EL COMISARIO HACE RESTALLAR SU REBENQUE, AMENAZANDO AL NEGRO)
EL CHINO : (VOLVIENDOSE DESAFIANTE AL NEGRO) ¡Pa'hacer de Cristo hay que saber los versos, mi amigo! (RECITA, A SU MODO) "Tata, tengo el ánima triste hasta la muerte; si este vaso me lo tengo que chupar, hágase nomás tu voluntá. Ha llegao la hora y el hijo e'Dios va a ser entregao a los pecadores". ¡Siga usté aura!
COMISARIO : (HACIENDO RESTALLAR NUEVAMENTE EL REBENQUE) ¡Basta de payadas, che! Y ustedes, gringos, ¡hablen de una buena vez!
ANNA : (TIMIDAMENTE) El Chino... ¡poveretto!
MARTA : ¡Es un ciruja!
ANNA : ¡Marta!
VICENZO : ¡Cállese!
MARTA : ¡Un ciruja, sí! ¡El Negro es el Cristo!
ASSUNTA : ¡El Negro!
CARPITTA : ¡Il Dio di Buenos Aria!
(RELAMPAGOS. EL TRUENO TRAE NUEVAMENTE LAS VOCES DEL VIA CRUCIS DE FLORES, ESTA VEZ MAS CERCANAS)
VOCES DE FLORES : ¡Perdón, oh, Dios mío, perdón e indulgencia, perdono e clemencia, perdono e pietá!
(A LO LEJOS, ATRAVESANDO EL ARROYO POR UN PUENTE DE MATERIAL, PUEDEN VERSE LOS FIELES DE FLORES, CON EL CRISTO Y LA CRUZ A LA CABEZA DE LA PROCESION)
CRISTO GRINGO : (EN UN GRITO LEJANO, SALUDANDO CON EL BRAZO EN ALTO) ¡Salute, fratelli di Segurola!
FRAY JUSTO : ¡Es el Via Crucis de Flores!
(TODOS SE VUELVEN HACIA EL VIA CRUCIS DE FLORES, CUYOS FIELES PROFIEREN LASTIMEROS AYES MIENTRAS SE FLAGELAN A SI MISMOS, SIN PIEDAD)
CRISTO GRINGO : ¡Sentano lo lamento de Flores! ¡Tutto lloramo e ne arrepentimo de lo nostro pecato! ¡E Dio ne perdona e ne regala la pache al corazón! ¡Lloremo a lácrima viva e sangremo la gota gorda, compagni de Flores, que questo arroyo podrido mañana ne llevará a la felichitá!
FIELES DE FLORES : (MIENTRAS SE ALEJAN HASTA DESAPARECER) ¡Ayyy!
FRAY JUSTO : (BOQUIABIERTO) ¡Qué parroquia, Dios mío!
EL CHINO : (MENEANDO TRISTE LA CABEZA) Un Cristo gringo, ¡la gran puta!
FRAY JUSTO : Y nosotros aquí, sin haber elegido Cristo siquiera...
COMISARIO : Ya escuchó al hembraje, padre. ¡Crucifíquemelo al Negro!
(EL CHINO SE HACE A UN LADO, DERRUMBADO)
FRAY JUSTO : ¡Que así sea! (FRAY JUSTO LE HACE ENTREGA AL COMISARIO DE LAS VESTIDURAS DE CRISTO) ¡Perdón, oh Dios mío, perdón e indulgencia...
TODOS : (FORMANDO UN GRUPO APRETADO JUNTO A FRAY JUSTO, MENOS EL BORRA Y EL TURCO, QUE QUEDAN REZAGADOS JUNTO A SUS MERCANCIAS, Y MOTA Y EL RUSO, QUE JUEGAN CON LA PELOTA DE TRAPO DE CAMARÓN)... perdón y clemencia, perdono e pietá!
COMISARIO : (MIENTRAS LOS FIELES CANTAN, DESATA LAS MANOS DEL NEGRO Y LE VA QUITANDO SADICAMENTE SUS ATRIBUTOS GARDELIANOS: CHAMBERGO Y TRAJE) Estás libre, che.
EL NEGRO : ¡Para que me claven en la cruz, como a un gil!
COMISARIO : Te via'a escarmentar a vos: ponerme un garito sin dar aviso a la autoridá. (GUIÑANDO UN OJO) ¿O me he diplomado de zonzo yo? (OFRECIENDOLE LA TUNICA PURPURA) ¡A ver, Gardel de Segurola, ponéte la pollerita!
(EL NEGRO SE RESISTE)
COMISARIO : ¿Andás con ganas de volver a la perrera, che?
EL NEGRO : (MORDIENDOSE LOS LABIOS, SE PONE LA TUNICA) Destino cruel...
COMISARIO : (A LOS GRITOS, PARA QUE TODOS ESCUCHEN) ¡Pero mírenmelo al cantorcito: 'tá para sacarlo a bailar!
(TODOS RIEN A CARCAJADAS MIENTRAS SIGUEN ENTONANDO EL CANTICO. FRAY JUSTO DESESPERA)
FRAY JUSTO : (INTERRUMPIENDO EL JOLGORIO) Primera estación: Jesús es condenado a muerte. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos...
TODOS : ... porque con tu santa cruz redimiste al mundo.
FRAY JUSTO : Meditamos las palabras del Santo Evangelio: "Vosotros renegasteis del Santo y del Justo e hicisteis morir al Señor de la Vida".
(EL CHINO HA RECOGIDO SUS ANDRAJOS Y, CABIZBAJO, SE RETIRA HACIA SU CUEVA, APOYANDOSE EN LA LANZA. DESDE SU ESCONDITE SEGUIRA TODO EL CURSO DE LAS ACCIONES -HASTA EL FINAL-, EXPECTANTE Y PROFETICO)
(LOS PIBES ACOMPAÑAN LA SALIDA DEL CHINO ARROJANDOLE PIEDRAS)
ROCCO : ¡Chau, Cristo!
CAMARÓN : ¡Se murió el Chino!
ROCCO : ¡Se murió el Cristo!
(LOS PIBES FESTEJAN A CARCAJADAS SUS OCURRENCIAS)
FRAY JUSTO : ¡A seguir el oficio, condenados! Respondemos a cada invocación: Señor, ten piedad de nosotros. Víctima inocente por nuestros pecados...
TODOS : Señor, ten piedad de nosotros.
(RELAMPAGO Y UN ESTRUENDOSO TRUENO QUE AHOGA LAS VOCES)


CUADRO II


UN RELAMPAGO ILUMINA LA ESCENA. LA PROCESION AVANZA A ORILLAS DEL ARROYO DETRAS DEL NEGRO, QUE ARRASTRA LA CRUZ. EL CHINO OBSERVA DESDE SU CUEVA. EN LA ALTO DEL BARRANCO, EL COMISARIO TOMA EL MATE QUE LE CEBA EL BORRA, SIEMPRE AFERRADO A SU VICTROLA. DEBAJO DE UN SAUCE, EL TURCO OBSERVA LA PROCESION AL ACECHO DE POSIBLES CLIENTES. SU HIJO MOTA SE ENTRETIENE PERSIGUIENDO GORRIONES CON LA HONDA, Y EL RUSO LO MIRA DIVERTIDO. URBANO Y VICENZO CASTIGAN AL NEGRO CON DOS REBENQUES QUE LES HA CEDIDO EL COMISARIO; ESTAN EN CUEROS, Y LLEVAN SENDOS CASCOS DE LA POLICIA; PARECEN DOS GROTESCOS SALDADOS ROMANOS.
TODOS : ¡Perdón, oh Dios mío, perdón e indulgencia, perdono e clemencia, perdono e pietá!
EL NEGRO : (VOLVIENDOSE HACIA URBANO Y VICENZO, A DURAS PENAS) ¡Aflojen con el rebenque, che!
EL TURCO : Durcu vende soga bara látigo, non lastima Cristu...
COMISARIO : (INTERRUMPIENDOLO) ¡Para cantorcitos retobaos, no hay nada mejor que un rebenque e'la polecía!
FRAY JUSTO : (DETENIENDOSE) Quinta estación. Adorámoste, Cristo, y te bendecimos...
TODOS : (DETENIENDOSE A SU VEZ) Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
FRAY JUSTO : (LEYENDO EL EVANGELIO) En su camino al Calvario, encontraron un hombre de Cirene, llamado Simón, que volvía de sus trabajos en el campo, al cual obligaron a cargar la cruz de Cristo.
EL NEGRO : (LIBERANDOSE DE LA CRUZ, Y RESOPLANDO ALIVIADO) ¡Era hora! (A VICENZO) ¡A ver, vos, guapo calabrés, vení a compadrear aquí, debajo de la cruz!
VICENZO : Io non posso... (ORGULLOSO) Sono un soldato romano.
CAMARÓN : ¡También yo!
COMISARIO : (GROSERO) Yo cuido el orden, padre, antes que se arme un despelote...
FRAY JUSTO : ¿Y el del organillo?
EL BORRA : (CORRIGIENDO) ¿Qué organito? ¡Vic-tro-la!
FRAY JUSTO : (INDIGNADO) ¡Tú, a cargar la cruz de Cristo, como Simón de Cirene!
COMISARIO : (PARSIMONIOSO, AL BORRA) Cebáme otro mate, tape... (A FRAY JUSTO) Dispense, padre, pero el Borra está a mi servicio.
(FRAY JUSTO MIRA A SU ALREDEDOR, BUSCANDO AFANOSAMENTE UN CIRENEO)
EL TURCO : (SINTIENDOSE MIRADO) ¡Durcu non poede llevar cruz, tene qui drabajar! Cristianos divierten, tenen fiesta, bobre durcu, non divierte, drabaja sempri, non gana nada...
VICENZO : ¿Ma quién te llamó? Con todo lo pecato cristiano ¿vamo también a cargare lo turco? ¡Va via!
FRAY JUSTO : (MENEANDO DESOLADO LA CABEZA) Aquí no hay fe... no hay fe. Me contaron que la Pascua pasada, en Flores, tenían diez Cireneos; tuvieron que echarlo a suertes.
ANNA : (TIMIDAMENTE) Padre... quizá nosotra...
LOLA : (UNIENDOSE A ANNA) ¡Vamos, que si es por cargar cruces!
FRAY JUSTO : (SEVERO) ¡Callad, vosotras, la cruz no es asunto de mujeres!
CAMARÓN : Padre... ¿y el Chino?
(UN RELAMPAGO CRUZA LA ESCENA. EL CHINO, ULTRAJADO, RIE DESDE SU CUEVA, Y SU RISA SE UNE AL PODEROSO TRUENO)
EL CHINO : ¡No he nacido perro, pa'que me tiren huesos, desalmaos!
(TODOS CALLAN, SORPRENDIDOS)
COMISARIO : (HACIENDO RESTALLAR SU REBENQUE) ¡Borracho e'mierda, carajo!
FRAY JUSTO : (RESIGNADO) ¿Tendré que hacer yo el Cireneo?
CARPITTA : (DETENIENDOLO, OBSECUENTE) ¡Osté! ¡Un cura di Dio cargando la croche! Ma... (MIRA A SU ALREDEDOR Y DESCUBRE A ROCCO Y CAMARÓN, QUE SE HAN UNIDO A MOTA, Y ESTAN CAZANDO PAJAROS A PURO HONDAZO, MIENTRAS EL RUSO LOS OBSERVA DIVERTIDO) ¿Y lo mocoso?
ANNA : (SORPRENDIDA) ¿Nuestro figlio?
LOLA : ¡Pero si son niños!
ROCCO : ¡Dale al gorrión ése, Camarón, que está picoteando!
CARPITTA : (SENTENCIOSA) Son la peste de Segurola.
CAMARÓN : (CORRIENDO HACIA CAMARÓN) ¡Eh, tú, mala entraña, ven aquí!
VICENZO : (CORRIENDO TRAS ROCCO) ¡A cargar la croche, mascalzone!
ROCCO : ¿Yo? (INTENTA ESCAPAR, PERO YA ES TARDE: VICENZO LO TOMA DE UNA OREJA Y LO OBLIGA A ACERCARSE A LA CRUZ) ¡Yo no, mamma, yo no!
CAMARÓN : (TAMBIEN ALCANZADO POR SU PADRE) ¡La cruz no, vieja, es muy pesada!
(ANNA Y LOLA SE VUELVEN, PARA NO CEDER ANTE EL RECLAMO DE SUS HIJOS)
(VICENZO Y URBANO OBLIGAN A LOS PIBES A CARGAR LA CRUZ)
CAMARÓN : ¡Ala, que pa'algo sois cristianos!
VICENZO : ¡Avanti, mafiosi, que entre lo do non pesa!
MOTA : (RIENDOSE JUNTO A SU PADRE DE ROCCO Y CAMARÓN) Che, Rocco, Camarón, ¿no quieren jugar a los turcos?
EL TURCO : Calla, hiju. Alá castiga.
(LA PROCESION AVANZA DETRAS DE LA CRUZ)
TODOS : ¡Perdón, oh Dios mío, perdón e indulgencia, perdono e clemencia, perdono e pietá!
ROCCO : (JADEANDO EXTENUADO) ¡Ayyy!
ANNA : (ENJUGANDOLE EL ROSTRO SUDOROSO) ¡Figlio mío!
CAMARÓN : Me muero de sed...
LOLA : (HACIENDOLE BEBER AGUA) ¡Bebe, hijo mío!
(ANNA Y LOLA LLORAN CON GRITOS DESGARRADORES MIENTRAS LA PROCESION AVANZA CANTANDO DETRAS DE LA CRUZ)
ROCCO : (SUSURRANDO AL OIDO DE FRAY JUSTO) ¡Padre! Mire que si me salen llagas el domingo no le hago el monaguillo...
CAMARÓN : (IDEM) Y yo, cuando me toque ponerle el vino en el cáliz, se lo voy a tirar a la mierda...
FRAY JUSTO : ¿Acabaréis?, ¡por Dios!
TODOS : ¡Perdón y clemencia, perdono e pietá!
ROCCO : ¡Pensar que en Flores los pibes van en un carro adornado con rosas, y los fieles meta tirarles chocolates y confites! Como chanchos cebados van...
CAMARÓN : Y el cura va diciendo: "¡No toquen a los pibes! ¡No los toquen, que de ellos es el reino de los cielos!"
VICENZO : ¡Silenzio, mafiosi, avanti!
CAMARÓN : ¡Coraje, y os haréis hombres!
TODOS : ¡Perdón y clemencia, perdono e pietá!
FRAY JUSTO : (DETENIENDOSE) Sexta estación.
CAMARÓN : ¿Ya está?
ROCCO : (DEJANDO LA CRUZ SOBRE LAS ESPALDAS DEL NEGRO Y ECHANDO A CORRER BARRANCA ARRIBA) ¡Rajemos!
(RIENDO, ROCCO Y CAMARÓN SE ALEJAN DE LA PROCESION)
ROCCO : (ANTES DE DESAPARECER) ¡La Pascua que viene tiene dos fieles menos, Fray Justo!
MOTA : (CORRIENDO DIVERTIDO TRAS ELLOS) ¡Rajen, antes que los crucifiquen! (TAMBIEN EL DESAPARECE DE LA VISTA DEL PUBLICO SEGUIDO POR EL RUSO)
VICENZO : ¡Atorrante!
CAMARÓN : (ENTREDIENTES) Hijos del diablo...
FRAY JUSTO : (PARA SI) Aquí no hay fe. (RETOMANDO LA CEREMONIA) Sexta estación. Adorámoste, Cristo, y te bendecimos...
TODOS : Que por tu santa cruz redimiste al mundo.
FRAY JUSTO : (LEYENDO EL EVANGELIO) La Verónica enjuga el rostro de Jesús.
ASSUNTA : (ADELANTANDOSE PRESUROSA CON UN PAÑUELO ENTRE LAS MANOS) ¡Yo!
ANNA : ¡Io!
LOLA : ¡También yo!
CARPITTA : Con gusto te limpio lo sudore, dio di Buenos Aria.
FRAY JUSTO : (EXULTANTE) ¡Por todos los santos, ni en Flores he visto tantas Verónicas!
MARTA : (TIMIDAMENTE) También puedo yo...
VICENZO : (DETENIENDOLA) ¡Osté es una chica soltera!
MARTA : ¿Y eso qué tiene que ver?
VICENZO : Sólo las casada e las viuda pueden tocar a Cristo.
MARTA : ¡Eso es mentira!
ASSUNTA : (ENFRENTANDO A MARTA) ¡La Verónica sono sempre io, tutto los Via Crucis!
MARTA : (INDIGNADA) La Verónica ¡y la Magdalena! ¡Se lleva los mejores papeles!
ASSUNTA : (DESAFIANTE) ¡Al Negro lo lavo io! ¡E al Negro lo lloro io! ¿Capito?
MARTA : (FIRME) Desde esta Pascua la Magdalena soy yo.
(TODOS CALLAN SORPRENDIDOS)
VICENZO : (IMPLORANTE) Fray Justo, intervenga, ¡está en joego il mio honore!
FRAY JUSTO : (SUSPIRANDO FASTIDIADO) A ver... (A MARTA) ¡Tú! ¿Has pecado ya?
(MURMULLOS PUDOROSOS DE LOS PRESENTES)
VICENZO : (ADELANTANDOSE, ORGULLOSO) E véryine.
FRAY JUSTO : (REPENTINAMENTE ACALORADO) ¿Y tienes el coraje de pedir la Magdalena? ¡A la Magdalena de Flores la trajeron de una casa de tolerancia! ¿Sabes de dónde? ¡De la Boca! ¡Y así y todo se redimió por el Señor! ¡Esas son Magdalenas! En cambio tú, ¿de qué pecado vas a arrepentirte? (SOMBRIO) Aquí no hay fe, Dios mío, no hay fe...
(ASSUNTA SE ADELANTA HACIA EL NEGRO, CON EL PAÑUELO ENTRE LAS MANOS)
(MARTA LE SOSTIENE LA MIRADA, DESAFIANTE, PERO LUEGO BAJA LOS OJOS, VENCIDA. VICENZO LA APARTA, TOMANDOLA DE UN BRAZO)
FRAY JUSTO : ¡Perdón, oh Dios mío, perdón e indulgencia...
TODOS : ... perdón y clemencia, perdono e pietá.
(ASSUNTA ENJUGA EL ROSTRO DEL NEGRO; SUS MANOS LO ACARICIAN CON CRECIENTE DESEO A MEDIDA QUE LE SECAN EL SUDOR. EL NEGRO SE DEJA HACER, SONRIENDO A LOS DEMAS CON AIRE SUFICIENTE)
FRAY JUSTO : Respondemos: Te queremos consolar, Señor. Por el pecado llegaste a ser todo desfigurado y sin hermosura, despreciado y mofado, hombre de dolores...
TODOS : Te queremos consolar, Señor.
ASSUNTA : (EXTENDIENDO FRENTE A SUS OJOS, EXTASIADA, EL PAÑUELO CON EL QUE ACABA DE ENJUGAR EL ROSTRO DEL NEGRO) ¡Ay, Negro! (SE LO LLEVA AL PECHO, Y CIERRA LOS OJOS, APASIONADA) ¡Mi Negro!
FRAY JUSTO : ¡Bien! ¡Descanso para todos! (FRAY JUSTO SE QUITA SUS ATRIBUTOS CEREMONIALES Y VUELVE A ENFRASCARSE EN LA LECTURA)
EL NEGRO : (SACANDOSE LA CRUZ DE ENCIMA) ¡La puta si será pesada! (VOLVIENDOSE A URBANO Y VICENZO) ¡Che!, muchachos, ¿nadie tiene un traguito para mojarme el garguero?
VICENZO : ¡Cómo no! ¡Anna! ¡Il vino!
(SUMISA Y RAPIDA, ANNA COMIENZA A SACAR BOTELLAS DE VINO QUE VA COLOCANDO SOBRE EL BARRANCO, EN EXPOSICION)
VICENZO : (PREGONANDO SU MERCANCIA MIENTRAS BATE PALMAS PARA LLAMAR LA ATENCION) ¡Vino! ¡Vino patero! ¡Uva de primera, pisada a casa! ¡Cinco centavos la copita!
(COMO SI HUBIERAN ESCUCHADO LA VOZ DEL MANDO, TODOS COMIENZAN A DESPLEGAR SUS RESPECTIVAS MERCANCIAS COMO SI ARMARAN UNA IMPROVISADA FERIA)
ASSUNTA : (A LOS GRITOS, MIENTRAS LA VIEJA CARPITTA ACOMODA LAS PIZZAS, QUE VA SACANDO DE UNA LATA) ¡Pizza! ¡A la pizza! ¡Pizza fatta in casa!
EL TURCO : ¡Tene vela, jabún pir lavar cara a Cristu, mantilla, turcu tene tudu bara Bascua!
EL BORRA : ¡Diez centavos el tango! ¡El Cristo que canta! ¡Diez centavos!
EL NEGRO : (A VICENZO) ¡Che, tano! Fiáme una copita... Me dejaron en pelotas, che, no tengo ni un guita...
VICENZO : Perdóname, ma con questa malaria non le fio ne a Cristo...
CAMARÓN : (DISGUSTADO, A VICENZO) ¿Tendré que pagar, coño, pa'bebernos juntos un vino?
VICENZO : La carne é pecato, ma il vino no... (SUFICIENTE) A me, ni Dio me code... (EXTENDIENDO LA MANO) Sono cinque centavo, gallego.
(DE MALA GANA, URBANO PAGA A VICENZO Y BEBEN JUNTOS)
COMISARIO : ¡Che, tana, dame esa comida pa'gringos, y vos, servíme nomás un vinito!
VICENZO : ¿Va a pagar il señor comisario?
COMISARIO : ¡Vos me vas a pagar a mí, gringo miseria: venir a ponerme una feria en medio e'la Pasión!
VICENZO : (SIRVIENDOLE UNA COPA, MALHUMORADO) Servito.
COMISARIO : ¡Habráse visto falta e'vergüenza! (APURANDO SU COPA) Y serví otra, che.
(MARTA SE ACERCA TIMIDAMENTE AL BORRA Y SACA UNAS MONEDAS DE SU CARTERITA)
MARTA : ¡Un tango, por favor!
EL BORRA : ¡Diez centavos!
(MARTA LE ENTREGA EL DINERO AL BORRA Y ESTE HACE GIRAR LA VICTROLA. SUENA LA VOZ D GARDEL CANTANDO NUEVAMENTE "MI NOCHE TRISTE". EL NEGRO SE ACERCA A LA VICTROLA Y, RITUALMENTE, COMIENZA A IMITAR A GARDEL: GESTICULA Y MUEVE LOS LABIOS DE ACUERDO CON LA LETRA DEL TANGO. TODOS INTERRUMPEN SUS TAREAS Y SE VUELVEN FASCINADOS. EL NEGRO, CAUTIVO DE SU PERSONAJE, REPARTE HALAGOS ENTRE LAS MUJERES: YA BESA LA MANO DE UNA, MIRA A LOS OJOS A OTRA, SONRIE DONJUANESCAMENTE A UNA TERCERA)
LOLA : ¡Qué voz maravillosa!
ANNA : Parece la voche de Dio...
CARPITTA : E un dio, un dio di Buenos Aria...
VICENZO : (APARTANDO A MARTA, QUE MIRA EMBELESADA AL NEGRO) ¡E qué arrastre: un verdadero terrore de las véryine!
COMISARIO : (ASOMBRADO) ¡Mirámelo al cantorcito! ¡Había sido ladino pa'amansar gringos! ¡Che, Gardel! ¿No querés que te levante un altar en el garito del cruce? (RIE DESORBITADO DE SU OCURRENCIA)
(FINALIZA "MI NOCHE TRISTE", Y TODOS APLAUDEN FERVOROSAMENTE; EL NEGRO SONRIE AGRADECIDO MIENTRAS EMPUJA CON DISIMULO AL BORRA PARA QUE PASE EL SOMBRERO. PERO ANTES DE QUE CAIGA LA PRIMERA MONEDA IRRUMPE, ESTENTOREA, LA VOZ DEL CHINO. TODOS SE VUELVEN SORPRENDIDOS)
EL CHINO : (SALTANDO DESDE SU CUEVA) ¡A chupar y a llenarse la barriga, mercachifles sinvergüenzas! Mientras estén cebaos lo mesmo da clavar a un cafishio que bajarse los pantalones frente a la autoridá. ¡A poner el orto, gringos! Yo también lo pongo, ¡pero pa'esto! (EL CHINO, DE ESPALDAS AL RESTO, SE TIRA UN SOBERANO PEDO Y RIE DESENCAJADO)
(EL COMISARIO LEVANTA EL REBENQUE PARA CASTIGAR AL CHINO PERO UN GRAN RELAMPAGO PARTE EL CIELO EN DOS Y UN PODEROSO TRUENO SE UNE AL PEDO DEL CHINO. EL COMISARIO BAJA EL REBENQUE, CONFUNDIDO)
(COMIENZA A LLOVER EN FORMA FINA E INTENSA)
VICENZO : Pecato: llueve. ¡Ne arruina la feria!
ASSUNTA : Mamma, cierra la lata, ne moja la pizza.
EL TURCO : (JUNTANDO SUS MERCANCIAS) ¡Bobre durcu! Lluvia arruina mircadería. Alá castiga pir divertir en fiesta cristiana.
(TODOS GUARDAN PRESUROSOS SUS MERCANCIAS)
FRAY JUSTO : (CERRANDO SU LIBRO E INCORPORANDOSE, APURADO) ¡Sigamos el Via Crucis, antes que nos cubra la tormenta!
(FRAY JUSTO VUELVE A PONERSE SUS ATRIBUTOS Y EL NEGRO, DE MALA GANA, VUELVE A CARGAR LA CRUZ)
(EL CHINO HA DEJADO DE REIR. EXHAUSTO, MIRA AL COMISARIO, QUE LO OBSERVA REBENQUE EN MANO)
EL CHINO : Los viernes me clavaban, y el sábado resucitaba y me sentaban a comer en la mesa e'la parroquia... una vez al año, como un señor... ya ni eso, comisario, ni eso me han dejao...


CUADRO III


RELAMPAGOS Y TRUENOS. EL CIELO SE HA OSCURECIDO. LLUEVE. A ORILLAS DEL ARROYO, EL NEGRO, ACOSTADO SOBRE LA CRUZ, PUTEA CONTRA VICENZO Y URBANO, QUE LO ESTAN ATANDO DE PIES Y MANOS AL MADERO. ARRECIA LA LLUVIA. LAS MUJERES SE CUBREN CON SUS MANTOS.
EL NEGRO : ¡Puta que los parió! Pará, gallego, de apretar la cuerda que no soy un matambre.
FRAY JUSTO : Perdón, oh Dios mío, perdón e indulgencia...
TODOS : Perdón y clemencia, perdono e pietá.
FRAY JUSTO : Undécima estación: Jesús es clavado en la cruz. Adorámoste, Cristo, y te bendecimos...
TODOS : Que por tu santa cruz redimiste al mundo.
(LOS HOMBRES LEVANTAN LA CRUZ, QUE QUEDA SUSPENDIDA A ORILLAS DEL ARROYO)
EL NEGRO : ¡Despacio, carajo!
FRAY JUSTO : Perdón, oh Dios mío, perdón e indulgencia...
TODOS : Perdón y clemencia, perdono e pietá...
(LA LLUVIA ES AHORA UN DILUVIO)
FRAY JUSTO : (SACANDOSE FASTIDIADO LA SOTANA EMPAPADA) ¡Malditos chaparrones de Segurola! ¡Seguro que en Flores tienen cielo estrellado!
(GRAN TRUENO. EN LO ALTO DEL BARRANCO APARECEN, CORRIENDO EXHAUSTOS, LOS PIBES; EL RUSO A LA RETAGUARDIA)
ROCCO : ¡El temporal! ¡Se viene el temporal!
CAMARÓN : ¡En Flores terminaron el Via Crucis! Clavaron al Cristo bajo un techo de paja, para que no se moje...
MOTA : ¡Y los cristianos rajaron para la iglesia!
(EL RUSO ASIENTE, SIN ATREVERSE A INTERVENIR)
ROCCO : (GESTICULANDO) ¡Así de gente en la iglesia, meta padrenuestro y avemaría, parece que revientan las paredes!
FRAY JUSTO : (CONSUMIDO YA POR LA ENVIDIA) ¡Qué parroquia, Dios mío!
COMISARIO : ¿Levantamos campamento, padre? ¡Se está poniendo julero!
EL TURCO : (DECEPCIONADO) ¿Ya terminó fiesta cristiana? Bobre durcu, una vez que divierte y llueve. (A MOTA) ¡Vamos, hiju!
(EL TURCO RECOGE SU PARIHUELA Y SUBE AL BARRANCO CON SU HIJO)
FRAY JUSTO : (ABANDONANDO TODA ESPERANZA) Yo me voy a la iglesia, a rezar por mi alma... ¡Vosotros, haced lo que queráis, que ya no hay padrenuestro que os salve del infierno!
ROCCO : (AL RUSO) ¿Y, Ruso? ¿Te gustó la Pasión?
EL RUSO : Sí, tano... un día de estos yo te invito al templo...
(ROCCO LE PEGA UNA PIÑA AMISTOSA Y AMBOS CORREN ENTRE RISAS BARRANCA ARRIBA, SEGUIDOS POR CAMARÓN)
ASSUNTA : (BESANDO DESORBITADA LOS PIES DEL NEGRO) ¡Yo voy a rezare per nostro amore, Negro, hasta que sa ma acalambre la lengua!
CARPITTA : (ARRASTRANDO A ASSUNTA, DE UNA MANO) Vamo, figlia.
(CARPITA Y ASSUNTA, LLOROSA, SIGUEN A FRAY JUSTO HACIA LO ALTO)
(MARTA SE DETIENE JUNTO AL NEGRO, PERO VICENZO LA OBLIGA A MARCHAR)
VICENZO : ¡Un verdadero terrore de las véryine!
FRAY JUSTO : ¡Perdón, oh Dios mío, perdón e indulgencia...
TODOS : Perdón y clemencia, perdono e pietá.
(TODOS CORREN PRESUROSOS BARRANCA ARRIBA, ESCAPANDO DE LA LLUVIA)
EL NEGRO : (VIENDOSE ABANDONADO) ¡Borra! ¡Vení a desclavarme, carajo!
COMISARIO : (DESDE LO ALTO DEL BARRANCO) El tape está a mi servicio, che, hay mucho que hacer en la comisaría...
EL NEGRO : Pero... ¿y yo?
COMISARIO : Dormí tranquilo. Mañana resucitás... y te sentamos a la mesa e'la parroquia... (REMEDANDO DIVERTIDO AL CHINO)... como a una autoridá.
(EL CHINO ESPIA DESDE SU CUEVA)
COMISARIO : (MIENTRAS DESAPARECE DE LA VISTA DEL PUBLICO TRAS LA PROCESION) ¡Venir a ponerme un garito, sin dar aviso, che! ¿O me he diplomado de zonzo yo?
EL NEGRO : (LANZANDO UN ESCUPITAJO) ¡Puta que los parió!
(UN TRUENO AHOGA LAS ULTIMAS PUTEADAS DEL NEGRO)


CUADRO IV


HA CAIDO LA NOCHE SOBRE EL ARROYO. TORMENTA. EL VIENTO HA CAMBIADO: HACE FRIO. LADRAN LOS PERROS A LO LEJOS. EL NEGRO TIRITA EN LA CRUZ, PALIDO Y DEMACRADO. ENTRE LAS SOMBRAS, ASOMA LA FIGURA PROFETICA DEL CHINO AFERRADO A SU LANZA.
EL NEGRO : (GRITANDO DISFONICO) ¡Borra! ¡Borra! (TOSE) El muy hijo de puta estará chupando ginebra con el comisario... y yo aquí, más solo que los perros... (VUELVE A GRITAR, EN UN AHOGO) ¡Borra! ¡Borra!... (TOSE NUEVAMENTE) A ver si me pesco una calentura... estos hijos de puta... ¡Más vale contar pulgas en la gayola! (TIENE UN ESCALOFRIO) ¡Quién me habrá mandado a meterme a Cristo!
(SUENAN TRUENOS LEJANOS)
EL NEGRO : ¡Qué noche perra! Con este frío me dejaron en pelotas... y al de Flores hasta un techo le levantaron... (TEMBLANDO COMO UN CHICO ASUSTADO) Si me viera la vieja... (LLAMA) ¡Vieja! ¡Viejita!... Si me viera... ¡meta fomentos en el pecho y una copita caliente!... viejita... (LLORA ARREPENTIDO) Y pensar que la dejé para rajarme al trocén; ¡me encandilaron las luces de la milonga!... viejita... ¡perdoname!
EL CHINO : (DESDE LAS SOMBRAS) ¿Tenés miedo, che?
(EL NEGRO SE VUELVE SOBRESALTADO. BUSCA INFRUCTUOSAMENTE ENTRE LAS SOMBRAS. EL CHINO SE ADELANTA Y SE DEJA VER, FANTASMAL BAJO LA LLUVIA)
EL NEGRO : (ASUSTADO) ¡Vos!... Chino...
EL CHINO : (AVANZANDO CON SU LANZA, QUE BRILLA AMENAZADORA BAJO LOS RELAMPAGOS) Parece que a los nuevos Cristos me los hacen así: cagones... ¡Son Cristos de una sola Pascua!
EL NEGRO : Si fuera por mí, hermano... ¡Te la regalo la cruz!
EL CHINO : ¿Ha visto?: no es pa'cualquiera. (SEVERO) ¡Pa'cargar la cruz hay que curtirse el lomo, mi amigo! Como me lo he curtido yo: ¡a puro rebenque! Pregúntele al arroyo si no... el viejo Maldonado me ha visto clavao una punta e'Pascuas... con sol, con tormenta, y hasta con la inundación... siempre crucificao, y mordiéndome las penas... aguantando... colgadito e'la cruz...
EL NEGRO : Y desclaváme y subíte vos, Chino... ¡Si vos sos el Cristo!
EL CHINO : (AMARGO) ¿Pa'quién? (MIRA HACIA LO ALTO DEL BARRANCO) ¿Pa'los infieles esos que me han hecho a un lao como a un perro sarnoso? Ellos lo eligieron a usté, mi amigo... (RIE DESENCAJADO) Un Cristo muerto e'miedo, ahijuna...
(UN RAYO PARTE EL CIELO EN DOS: LA LUZ PERMITE ADVERTIR A LO LEJOS LA PRESENCIA DE OTRO CRISTO CRUCIFICADO: EL CRISTO GRINGO DE FLORES. EL VIENTO TRAE SUS LASTIMEROS AYES)
CRISTO GRINGO : ¡Ayyy! ¡Aiutooo!
EL CHINO : (GRITA, PARA SER ESCUCHADO) ¡Hable en cristiano, hombre!
EL NEGRO : (IDEM) ¿De qué te quejás, che? ¡Ojalá a mí me hubieran techado!
CRISTO GRINGO : (GROTESCO BAJO SU TECHITO DE PAJA) ¡Ah, te quisiera ver al mio posto! Tengo il corpo a moretone: ¡uno per cada súplica! (CON REPENTINO ORGULLO) Perque a Flores ¡non somo conformista! Cuando le pedimo a Dio, le pedimo en serio: ¡con sangre, sudore e lácrima! E Dio ne cumple, promesa per promesa... (ENSOÑADOR) In veche de questo arroyo podrido, un canale... amplio, cristalino... ¡propio como a Venezia! (CANTA COMO UN GONDOLIERE) ¡Santa Lucía! ¡Santa Lucía! (ALUCINADO) Me parece ver a la mia mamma que me abre los brazo: "¡Figlio! ¿Sei tornato?"... ¡Sí, mamma! Agarré derechito il Maldonado e son tornato in Italia... (GRITA CADA VEZ MAS ENAJENADO) ¡L'Italia é bella! Hay lavoro e pane a la mesa. ¡Nessuno sufre frío, hambre o inyustizia! ¡Los italianos somo tutto iguale a los oco di Dio! ¡Perque ya lo ha detto la Biblia! ¡Dio stá in Italia e aspetta a tutti los hombre di buona volontá! ¡Cristiani: agarreno l'arroyo Maldonado e vengano a la terra di Dio!
(UN ESTRUENDOSO TRUENO AHOGA LAS PALABRAS FINALES DEL CRISTO GRINGO. EL CIELO SE OSCURECE REPENTINAMENTE, Y SU IMAGEN DESAPARECE)
EL NEGRO : (GRITANDO ASUSTADO) ¡Che! ¡Che, gringo! ¿Espichaste...?
EL CHINO : Se desmayó. Igual que el negro Anselmo. Le daban sin asco, pa'cumplir las Escrituras, y después lo despertaban con vino e'Misa y caricias de gringa, como a un rey... (RIE DESPECTIVO) ¡En Flores hacen buena letra, me lo quieren cebar al mesmo Dios! (MIRA HACIA LO ALTO, DEJANDO QUE LA LLUVIA LE DE DE LLENO EN LOS OJOS Y LA BOCA) Pero aquél no se deja cebar, tiene más mañas que gaucho viejo, ¡y sabe castigar a sus gurises cuando se le retoban! Mire si no el arroyo ¡cómo va creciendo lindo!... ¡Como pa'tapar cuevas de gringos! (RIE PROFETICO)
(COMIENZA A ESCUCHARSE EL MURMULLO DE LAS AGUAS, QUE CRECEN)
EL NEGRO : (CADA VEZ MAS ASUSTADO) No irá a inundarse, che...
EL CHINO : Yo... no sé si le he contao... de cuando me elegían Cristo... Me crucificaban, tuitos los viernes santos, y a la noche venía un milico, y me clavaba la lanza... (EMPUÑANADO LA LANZA, ENFERVORIZADO POR EL RECUERDO) ¡Y la china me clavaba lindo, después de haber lanceao tanto pampa!
EL NEGRO : (ATERRADO) ¡Chino! ¡Yo no soy el Cristo! ¡Sos vos, hermano! ¡Vos!
EL CHINO : (ALUCINADO, YA NO ESCUCHA AL NEGRO) Y el sábado resucitaba, y me sentaban a la mesa e'la parroquia, como un señor, y me daban pa'comer y pa'chupar... ¡a mí, que tuito me lo han quitao, como un señor!... Y aura... me han robao también la cruz... ¿Y sabe, mi amigo? (SE HABLA A SI MISMO) ¡Aura no hay mierda que me haga seguir cinchando!
(LAS AGUAS DEL ARROYO CRECEN, RUGIENDO)
EL CHINO : ¡Crezca, amigo Maldonado, crezca como la rabia que me añuda la garganta!
EL NEGRO : (GRITA DESESPERADO, PERO SU VOZ ES INAUDIBLE EN MEDIO DEL ESTRUENDO) ¡Borra! ¡Gringos! ¡Gringos!
EL CHINO : (RIENDO DESENCAJADO) ¡Eh, mercachifles desalmaos, salgan de la cueva pa'salvar a su Cristo! ¡El hombre los llama muerto e'miedo, carajo! (EMPUÑA LA LANZA, DESAFORADO) ¡Vengan antes que se me retobe la china, y se clave lindo en su Cristo e'lata!
EL NEGRO : (IMPLORANTE) ¡No, Chino! ¡Hermano, no!
EL CHINO : (CLAVANDO ALUCINADO AL NEGRO) ¡Yo soy el Cristo, carajo! ¡El Cristo de Segurola, que me sobra mugre y miseria pa'ser Cristo!
EL NEGRO : (EN UN ESTERTOR DE MUERTE) ¡Mierda!
EL CHINO : (CAYENDO EXHAUSTO A LOS PIES DEL NEGRO) Me sobra dolor... pa'ser Cristo...
(EL ARROYO RUGE, ENSORDECEDOR. EL CHINO SE INCORPORA Y RUGE COMO EL ARROYO, FIERO)
EL CHINO : (EMPUÑANDO LA LANZA ENSANGRENTADA) ¡Les he matao al Cristo, desgraciaos! ¡Ahí tienen su Cristo e'lata! ¡Pónganse de rodillas aura p'adorar la carroña!
(AL RUIDO DE LAS AGUAS SE UNE AHORA EL ESTRUENDOSO SONIDO DEL PUENTE DE MADERA QUE CRUJE Y CEDE. ES UN SONIDO SIMILAR AL DE UN BOMBARDEO)
EL CHINO : ¡Vos también te cabreaste, Maldonao! ¡Que suba la mierda nomás, hasta que se les hunda en la garganta a estos infieles! (MIRA HACIA LO ALTO DEL BARRANCO Y GRITA, FUERA DE SI) ¡Sí, clavá la puerta, gallego, hasta que el arroyo se te meta en la cueva como a una rata piojosa! ¡Cuidado, calabrés, no sea que el barro te arruine los chorizos! (RIE AFIEBRADO) ¡Ahí sube la mierda! ¡Ahí sube! ¡Inundación! ¡Inundación!
(CAOS DE RELAMPAGOS Y DERRUMBE)


FIN
 
 

Av Roque Sáenz Peña 943
C1035AAE Buenos Aires, Argentina
E-mail info@teatrodelpueblo.org.ar
Esta sala cuenta con el apoyo del
Instituto Nacional del Teatro
y de Proteatro